El Sistema Educativo: Pilar de la democracia

LA MADRIGUERA 13 de julio de 2020 Por Exégesis Diario
ADOCTRINAMIENTO Y CONDICIONAMIENTO MENTAL

"La educación, generalmente falsa recibida a través de los padres y del perverso sistema educativo, conducirá a los resultados necesarios. La escuela sigue la sistemática de los falsos ideales regulados por el Estado; a través de sutiles trucos psicológicos, el alumno es educado para convertirse en una rueda en el automóvil del sistema político, económico y social. El hombre está sujeto al control del sistema desde la infancia para marcarlo desde una edad temprana con el sentimiento de que la sumisión a la autoridad es algo normal". En el siguiente artículo, el autor rumano, Mihail Ispan, expone las trampas de acondicionamiento mental utilizados por los sistemas educativos -a través de instituciones como la UNESCO- para amputar mental y espiritualmente a sus víctimas predilectas: los niños.

Por Mihail Ispan

"Quería leche y recibí la botella. Quería padres y tengo juguetes. Quería aprender y obtuve calificaciones. Quería amor y recibí pseudomoralidad. Quería realizarme como ser humano y conseguí un trabajo. Quería tener un sentido en la vida y obtuve una carrera. Quería felicidad y recibí dinero. Quería saber la verdad y obtuve mentiras. Quería esperanza y me asusté. Quería vivir y estaba esclavizado".

La mayoría de nosotros podemos identificarnos con este testimonio.

El carácter de los niños es maleable y muy fácil de formar o deformar. Las semillas que se siembran en la infancia germinarán y darán fruto. La educación, generalmente falsa recibida a través de los padres y del perverso sistema"educativo", conducirá a los resultados necesarios. La escuela sigue la sistemática de los falsos ideales regulados por el Estado; a través de sutiles trucos psicológicos, el alumno es educado para convertirse en una rueda en el automóvil del sistema político, económico y social. El hombre está sujeto al control del sistema desde la infancia para marcarlo desde una edad temprana con el sentimiento de que la sumisión a la autoridad es algo normal. A los niños no se les enseña en la escuela a ser críticos con el sistema.

Aprenden a sentarse en silencio en el banco, a adaptarse y no ser diferentes de la mayoría, a ser buenos y no contradecir a la autoridad. Sólo cuando se confisca la espontaneidad, la creatividad y la inteligencia natural del niño puede convertirse en un ciudadano adecuado para servir obedientemente en este sistema. Si aprende con los años a memorizar cosas sin hacer preguntas, se convertirá en un adulto que ya no podrá discernir la verdad de la mentira. Las mentiras con las que nos bombardean constantemente son el aspecto más peligroso de nuestras vidas y, en última instancia, conducen a la decadencia espiritual y material de la sociedad en la que vivimos. La sociedad, como se construye hoy, convierte a las personas en títeres del estado oligárquico.

La escuela: una fuente de adoctrinamiento, obediencia y violencia

Si intentas algo nuevo, cometerás errores. Es algo natural practicar hasta que aprendas a hacer lo correcto. Para un niño, todo es nuevo cuando nace, por lo que cometen errores, al menos desde el punto de vista de un adulto. Sin embargo, a los escolares, alumnos y estudiantes no se les dice y prácticamente no se les muestra cómo funciona esto, sino que, por el contrario, se enfrentan a la presión del tiempo, las calificaciones y los exámenes. La educación y la formación individual no existen. Esta presión artificial ejercida sobre escolares, alumnos y estudiantes, sobre las personas que están en la fase de desarrollo de su conciencia, es perjudicial para ellos porque cosas valiosas, como la formación de una conciencia libre, requieren tiempo.

Inmediatamente después de que un niño aprende a leer y escribir, durante la fase en la que lo disfruta, recibe calificaciones y exámenes. Las buenas calificaciones son, de hecho, certificados de buena memoria y buenos modales, por lo que son indicadores de adoctrinamiento y obediencia. Entre los alumnos y estudiantes con buenas calificaciones, los ciudadanos que tienen que servir al sistema son reclutados porque el sistema sólo necesita ciudadanos bien adoctrinados y obedientes. Las calificaciones mediocres y bajas son sanciones que se aplican a los escolares y estudiantes por no ser adoctrinados y por comportarse de una manera que denote un mayor grado de libertad que el grado de libertad permitido por el sistema.

La probabilidad de que se encuentren genios entre los alumnos y estudiantes con calificaciones mediocres y bajas es muy alta, como lo demuestra la vida de los genios más grandes de la humanidad. Muchos de los genios ni siquiera estudiaron.

Las malas calificaciones y los exámenes están profundamente arraigados en la mente del niño, provocando en su mente la sensación de que no es lo suficientemente capaz de algo. Cuando se convierte en adulto, este sentimiento es utilizado por la propaganda política, económica y social, propaganda que generalmente se realiza a través de los medios de comunicación. Esta propaganda sugiere al adulto que es incapaz de encontrar soluciones a los problemas de la sociedad, que es incapaz de comprender los fenómenos económicos, que es incapaz de alimentarse, en conclusión debe ser dirigido por políticos, banqueros y "expertos en sistemas". Por lo tanto, las calificaciones y los exámenes no aportan nada bueno en el proceso educativo y deben ser abolidos.

Un error importante de la educación y la enseñanza actuales es la prohibición de la ciencia espiritual y la enseñanza de sólo ciertos conocimientos científicos, es decir, aquellos que tienen efectos beneficiosos para el sistema. La ciencia espiritual es la reina de todas las ciencias. Las afirmaciones de esta ciencia son eternamente válidas. Se desarrolló como resultado de la investigación del espíritu con la ayuda de técnicas espirituales que han sido realizadas durante miles de años por sabios, ermitaños, ascetas y, en general, por personas que han alcanzado la conciencia divina.

Las personas espirituales han estudiado a fondo las leyes de los universos material y espiritual, obteniendo así un muy buen conocimiento de las conexiones entre los fenómenos. Estudiaron las leyes cósmicas, las leyes y los elementos de la naturaleza, la vida en la tierra y las fuerzas que actúan en el universo, estudiaron las energías tanto del mundo fuera del ser humano como de los niveles espirituales. La unidad entre la materia y la energía, el nacimiento del universo y los modos de acción de las fuerzas elementales se describen y explican con gran precisión y detalle por la ciencia espiritual. Con la ayuda de la ciencia espiritual y sus técnicas, el hombre puede ser libre, no violento y consciente de sí mismo. Sin embargo, estas características no son bienvenidas por las personas del sistema actual, un sistema que se basa en la manipulación y la violencia mental, verbal y física. El hecho de que el sistema actual se basa en la violencia se puede ver en los métodos de interpretación en los libros de historia. A los niños siempre se les dice que aquellos que robaron y dejaron un reguero de víctimas en su camino salieron victoriosos, lo que sugiere que la victoria sólo se puede lograr mediante la máxima agresión.

Para ejemplificar esto, tomemos el ejemplo de Decébalo:

En los libros de historia se dice que después de las guerras dacia-romanas entre los años 101-102 y 105-106 d.C. Decébalo fue derrotado por el emperador romano Trajano. Entonces Trajano, el romano que atacó a Dacia para saquearlo, el que llevó a la muerte a muchos de sus legionarios, el que mató a muchos dacios, saldría victorioso. Pero la verdad es diferente. A través de su habilidad y coraje, Decébalo pudo defender a su país. Por lo tanto, los romanos pudieron ocupar sólo un porcentaje relativamente pequeño de Dacia, lo que provocó que los dacios libres, a través de sus sucesivos ataques contra las guarniciones romanas, finalmente expulsaran a los ladrones. A partir del año 271, el ejército y la administración romanos de Dacia son retirados y transferidos al sur del Danubio.

Si estudiamos la historia en su complejidad, llegamos a una verdad indudable, a saber, la conclusión de que Decébalo fue el verdadero vencedor. Decébalo luchó por su pueblo, por una noble causa, mientras que los ejércitos romanos fueron saqueadores y asesinos. El verdadero vencedor es siempre el que lucha por una causa noble, no el que lleva a sus propios soldados a la muerte, asesina y roba. ¡Aquí está la verdad y cómo presentar la historia a los niños en la escuela!

Para saber porqué a los escolares se les presenta el hecho de que los asesinos y los ladrones son victoriosos, debemos preguntarnos: "¿Quién es el bono (bueno)?"

La violencia siempre beneficia a los más fuertes. Si miramos la escena política mundial, lo notaremos muy bien. Los países más fuertes del mundo siempre están involucrados en la violencia, incluso si a nivel declarativo estos países predican la paz mundial. Los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU son los países más violentos del mundo. Sería lógico que estos países fueran excluidos de este consejo, y que los miembros permanentes fueran los países más pacifistas. Como vemos incluso en el escenario internacional, hay una regla clara: los más fuertes deciden.

En cada país, el Estado, que en realidad está gobernado por la oligarquía, es el más fuerte. Él es el que siempre se beneficia de la violencia. Se sabe que en caso de manifestaciones desfavorables para la oligarquía, el estado introduce provocadores entre los manifestantes para crear violencia, a fin de crear un motivo de intervención para la policía y la gendarmería. De esta manera, el estado oligárquico se deshace de las manifestaciones que le molestan.

Como observamos muy bien, el Estado oligárquico es el que tiene el interés de introducir anclas de sugestibilidad entre los jóvenes en la escuela para crear ciudadanos violentos en pensamiento, en habla y en hechos. Por lo tanto, se crean ciudadanos que aceptan que sólo los más fuertes y más violentos tendrán que decidir, y que sólo así se podrá salir victorioso. Se está creando un sistema de miedo, obediencia y violencia.

Los humanos son seres biológicos con personalidades individuales. Puedes ver esto desde su atuendo individual, su comportamiento y sus diferentes formas de pensar y sentir, aunque los principios espirituales básicos son los mismos para todos. Sin embargo, esta personalidad única dentro del ser humano no es aceptada por este sistema materialista que quiere hacer que los ciudadanos individuales sean títeres obedientes. Un general que desea dar una orden para atacar al enemigo nunca discute individualmente con cada soldado los temores, las dudas, las objeciones que tendrá el soldado. Ignorar los problemas individuales de los subordinados, sin embargo, crea insatisfacción entre los subordinados.

En las formaciones exploradoras, los niños están acostumbrados a integrarse en formaciones militares. Más tarde, cuando crezcan y sean reclutados por los militares, aceptarán este comportamiento como normal. Los niños de hoy son los consumidores del mañana. Con la ayuda de dibujos animados, películas infantiles y anuncios, sus necesidades se despiertan desde la infancia y los comportamientos típicos del consumidor quedan impresos en ellos. El problema es que los subordinados ya no pueden sentirse como personalidades con su propia voluntad y vida interior. Usar el uniforme de un soldado destruye su individualidad, destruye su personalidad individual. Por esto el soldado es manipulado. La industria usa los mismos métodos, esta forma de manipulación se llama "identidad corporativa". La política de las élites del "mainstreaming de género" impuso ropa unisex que no es más que la misma manipulación que busca destruir la personalidad individual del ser humano para liderar fácilmente a las masas:

Los empleados ya no deben tener su propia personalidad porque esto molesta a los manipuladores, deben representar a la empresa en la que trabajan y deben identificarse con los intereses y preocupaciones de las empresas.

Al realizar el paso de cadencia en el ejército, el soldado ya no es una persona con su propio nombre, su propia voluntad y sus propios objetivos, sino que es el "tercero de la izquierda" en un grupo de personas robotizadas con un propósito definido por el líder del grupo. De esta manera se rompe la voluntad del hombre. Lo mismo sucede en la escuela en donde los estudiantes tienen que sentarse en silencio en el banco y usar uniformes escolares. El niño aprende de sus propias experiencias y revela abiertamente todo lo que piensa. Algunos conocimientos resultantes de su percepción no son bienvenidos en nuestra sociedad: muchos absurdos de la clase de religión, el comportamiento de los adultos, porqué necesita completar solicitudes burocráticas, porqué no se le permite participar en actividades escolares si no tiene dinero, etc.

Estas cosas no deben ser conocidas o explicadas al estudiante y al alumnado. En tal situación, el niño tiene dos posibilidades para evitar confrontar el poder de los adultos: puede ignorar sus percepciones de sus propias experiencias y, por lo tanto, debe someterse a la autoridad del maestro, o puede pensar libremente y pretender jugar el juego absurdo que se le propone.

En el momento en que aprendimos a ignorar nuestras propias experiencias y confiar en los llamados expertos, se creó la premisa necesaria para que los manipuladores nos influyan a través de estos "expertos". Además, muchas experiencias que un niño debe tener para desarrollar su personalidad individual no son posibles en este sistema de educación y capacitación. El niño no siempre puede desempeñar el papel de "adaptado" y es por eso que debe ser capaz de ocultar sus conflictos internos hasta que tenga el poder de resolverlos y poder expresar su opinión de manera argumentativa. En la mayoría de los casos, las personas tienen que jugar este juego hasta que se conviertan en adultos para permitirse pensar libremente y liberarse de la máscara que los protegió hasta entonces.

Cuando un niño aprende una noción, generalmente no la aprende sistemáticamente, sino en una determinada coyuntura, en un determinado contexto. De esta manera establece la conexión entre esa noción y el contexto respectivo. Si recibe una explicación, no puede ser una explicación completa o no puede entenderse completamente. Por lo tanto, el niño comprende la noción individual y de manera incompleta. Otro niño tiene una definición diferente para la misma noción, para el mismo concepto, porque la aprendió en un contexto diferente y recibió una explicación diferente. Ejemplo: un niño árabe que vive en el desierto tiene una percepción diferente de la noción de "congelación del frío" que el niño esquimal.

A partir de la noción de "congelación del frío", el niño árabe comprenderá sólo la parte que corresponde a sus experiencias de vida. Por lo tanto, tiene una comprensión limitada de esta noción. Según la escuela, que es un sistema que quiere estandarizar, las nociones siempre deben tener el mismo significado.

La consecuencia de tal educación es la formación de un filtro cultural selectivo. El manipulador puede mantener, con un pequeño esfuerzo, este filtro para darle a la víctima su visión del mundo y enmascarar las imprecisiones entre la realidad y la visión ofrecida. La escuela es muy eficiente para lograr este objetivo, es decir, para formar un filtro cultural selectivo. No se le permite al niño formar su propia iniciativa para no poder imponer sus propios objetivos en la sociedad en la que vive. El que no tiene su propia iniciativa más tarde necesita un líder; un dirigente a quien se le diga qué decir y qué hacer o que se le diga qué no decir y hacer. Quien se deja llevar es fácilmente influenciado y reacciona en lugar de actuar.

Al niño se le roba no sólo su propia iniciativa, sino también su creatividad. La propia iniciativa y la creatividad son características interconectadas. No puedes ser creativo en orden, de acuerdo con el lema: "¡ahora sé creativo!". Sólo puedes ser creativo en momentos de inspiración. Pero eso significa ser capaz de tomar la iniciativa y hacer algo que otros antes no habían hecho antes, innovar algo, inventar algo, crear algo nuevo. Sin embargo, no es posible ser creativo durante la clase de matemáticas, puesto que que no se admite la creatividad.

Los fuertes ven la creatividad como algo peligroso. Quien es creativo puede cambiar una situación, por ejemplo, puede cambiar las condiciones que enriquecen a los ricos y fortalecen a los fuertes. Hay una tendencia a decir: "¡No puedes hacer lo que quieres en la escuela porque ya no puedes tomar clases!". Pero, ¿por qué un niño necesita lecciones? Porque tiene que aprender algo útil. La conversación, la capacidad de hacer algo con las manos, la capacidad de caminar no se aprende en las lecciones de la escuela sino por iniciativa propia.

El profesor no tiene que dar lecciones, sino sólo coordinar la actividad. La escuela puede verse diferente de lo que es ahora: No se necesitaría mucha educación si los padres tuvieran tiempo de enseñar, al menos en parte, a sus propios hijos. Pero para eso, los padres tienen que estar en casa, por lo que no tendrían que trabajar ambos. Sin embargo, la escuela es obligatoria y por lo tanto los padres que desean educar a sus hijos en el hogar están en contra de las leyes actuales. Abolir la escolarización obligatoria es la solución para una escuela moderna. La escuela es una institución que influye en las personas a largo plazo al transmitir conocimientos selectivos o al rechazar ciertos conocimientos. Psicológicamente, hay una gran diferencia entre hacer algo por su propia voluntad o ser forzado a hacer algo. El silencio lo hace una persona que presiona a otra persona.

La persona que ejerce la coerción puede ser reconocida y atacada. Pero la obligación es una característica del deudor y parece natural a todos. Es por eso que no se llama "reclutamiento forzado" sino "el deber de realizar el servicio militar". La noción de "reclutamiento forzado" denota que las personas libres son forzadas, por lo tanto, contra su voluntad por otra persona para hacer algo. Pero "hacer el servicio militar" suena más hermoso y parece ser una actividad noble que no hace falta decir que cualquier buen ciudadano debería hacer.

Las leyes nunca hablan de coerción, sino siempre de obligación y deber. Existe la obligación de pagar impuestos, asistir a la escuela, pagar seguros y muchas otras obligaciones similares. Para el manipulador -el anclaje en la mente de la víctima de una obligación se cambió por una colocación de un ancla de sugestibilidad- es muy útil porque la víctima ya no se opone a una obligación de una manera tan fuerte como se opondría oponer si se viera obligado a hacer algo.

La escuela no enseña a los estudiantes cosas útiles, como técnicas básicas de supervivencia: encontrar comida en la naturaleza, saber plantar plantas medicinales, vegetales y árboles frutales, saber cómo hacer un refugio, saber cómo hacer fuego, saber cómo hacer para sobrevivir sin la ayuda de la tecnología y la civilización. Si no sabe cómo hacer una integral, puede documentarse o preguntarle a alguien. En caso de guerra, en caso de una catástrofe natural u otro acontecimiento, si no se conoce las técnicas de supervivencia, se morirá.


El arte de la supervivencia: Volver a la Madre Naturaleza

El llamado sistema educativo funciona en detrimento del ciudadano medio. Oculta útiles conocimientos técnicos, científicos e históricos para inocularnos con el conocimiento que es utilizado exclusivamente por el sistema, es decir, por banqueros, políticos y sus acólitos, para transformar a los jóvenes en futuros esclavos adoctrinados y obedientes. La capacidad de memorizar cosas innecesarias se confunde con inteligencia, ciencia y educación.

Los jóvenes piensan: "Estudio algo rápidamente para conseguir un buen trabajo y ganar dinero, ¡así es como lo haré bien!". Sin pensar profundamente en lo absurdo de la vida de los esclavos, las irregularidades y la inequidad social en nuestra sociedad. ¿Todavía puedes afirmar que piensan en su propia conciencia, autodesarrollo y espiritualidad? Así es como se logra el lavado de cerebro de generaciones enteras. La escolarización de los niños es básicamente un acto de confianza, confianza hacia el maestro, el director de la escuela, las autoridades escolares, los burócratas de los ministerios y los políticos. No sólo se enseña escritura, conteo y lectura en una escuela. Aquí enseñan conocimientos y habilidades, aprenden y practican actividades. En la escuela, se transmiten ideales, conceptos morales, conocimientos y opiniones.

La escuela no tiene la oportunidad de hacer frente a esa confianza, por lo que los padres se ven obligados a dar a sus hijos un sistema educativo que no tiene efectos beneficiosos para los niños o sus familias. La ley dice: el niño debe ir a la escuela sin importar el resultado final. Los padres deben decir: no somos indiferentes al resultado final, los resultados de la educación de nuestros hijos no nos son indiferentes.

Los niños no reciben apoyo y educación según sus habilidades e inclinaciones. Están más o menos sujetos al azar: la composición del profesorado, la continuidad y la discontinuidad, los compañeros de escuela y una dudosa pedagogía. Los eventos en la escuela, las regulaciones, las reglas y las disposiciones de los maestros no pueden encajar en ninguna lógica sólida. Los niños son "educados" y están marcados con anclas de sugestibilidad, anclas a las que se unirán los manipuladores. Si los padres no educan a sus propios hijos, sus hijos serán "educados" por otros. Quizás para algunos padres esto no sea un problema.

La educación y la formación necesitan una base. Sin un sistema coherente de valores y puntos de referencia, la escuela se vuelve caótica y arbitraria, en cuyo caso ya no se trata de educación sino de manipulación. El sistema de valores, inoculado en los niños durante la vida escolar, decidirá su comportamiento e identidad en el futuro. Los conceptos que se enseñan en la escuela se basan en la idea de que el hombre es la medida de todas las cosas; por lo que la responsabilidad con las leyes naturales, las leyes espirituales y divinas no tienen lugar dentro de estas concepciones. El comportamiento social tampoco está incluido en el plan escolar. En lugar de socializar, en la escuela, sólo es válido el derecho del más fuerte. Si los padres educaran a sus hijos en casa, la educación se llevaría a cabo en una atmósfera de confianza, familiaridad y con personas que tienen relaciones íntimas y amistosas con el niño. Entonces, los factores disruptivos en la escuela desaparecerían. Los niños estrían relajados y equilibrados mental y emocionalmente, lo cual es muy importante en un proceso educativo. Ya no tendrían que concentrarse en las demandas de sus maestros y colegas: Los niños pueden permitirse el lujo de ser ellos mismos y no vivir con el temor de sanciones de ningún tipo. Así pueden disfrutar el aprendizaje y éste se convierte en un proceso natural para los niños. En la escuela, los estudiantes están sujetos a todo tipo de presiones; presión para lograr un rendimiento, presión para adaptarse a ciertas condiciones, presión para memorizar en poco tiempo la materia que se enseña, etc.

Estas presiones tienen efectos mentales y físicos negativos sobre ellos. Los jóvenes siempre se ven obligados a adaptarse a estas presiones y someterse porque está en juego su reconocimiento y supervivencia en la sociedad. Las presiones no conducen a la educación y el aprendizaje de los niños. Los niños son seres muy sensibles. En esta sensibilidad reside el secreto de sus talentos, de su potencial. Las presiones ejercidas en la escuela conducen a su brutalización. Son brutalmente forzados, algunos menos, otros más, porque tienen que formar un "pelaje grueso" que los protega de todo tipo de heridas que pueden recibir de los compañeros y maestros. Dentro del equipo escolar, las diferentes necesidades de los niños no pueden tratarse individualmente. No hay espacio para la sensibilidad de los niños en la escuela.

Blog de Mihail Ispan

Más sobre el autor:

Lex Divina, Lex Naturalis, Lex Humana: Las leyes que actúan sobre la humanidad

Contenido Relacionado:

La agenda oculta de la educación: ponencia de Pilar Baselga

In Loco Parentis (En vez de los padres)

Exégesis Diario

Redacción de Exégesis Diario

Te puede interesar