Aldous Huxley, el alto iniciado que dejó registro de la inminente dictadura del placer

REPORTAJE 23 de junio de 2020 Por Exégesis Diario
Diseño sin título (16)
Aldous Huxley tapándose el ojo solar (Ojo lunar revelado: sesgo de la dualidad que representa lo espiritual, lo inconsciente, lo oculto, que se está más allá de lo visible)

Aldous Huxley (1894-1963), nació en el seno de un linaje aristócrata inglés de carácter generacional ocultista. Su abuelo, Thomas Huxley fue un célebre filósofo y biólogo eugenista que financió y contribuyó en la divulgación de la doctrina teórica  -propia de luciferinos- El origen de las especies, del masón Charles Darwin. Su padre, Leonard Huxley, fue, como el mandato familiar ordenaba, biólogo, profesor y editor, mientras que su madre, Julia Arnold, fue una de las primeras mujeres en graduarse en Oxford, además de una férrea feminista que en 1902  fundó un colegio para mujeres llamado Prior's Field School. Por otro lado, su hermano mayor, Julian Huxley, biólogo evolutivo nombrado caballero británico en 1958, rigió como primer director de la Unesco, es decir, del ministerio del gobierno mundial (ONU) encargado del adoctrinamiento y programación masiva en todo lo concerniente a los regímenes educativos, científicos y culturales. La estirpe Huxley ha tenido un peso cardinal en la estructura intelectual y social británica de los últimos dos siglos, y sus descendientes, por derecho de linaje aristocrático, han tenido acceso desde muy temprano en sus vidas a los conocimientos mistéricos.

Por las razones aludidas anteriormente son que las obras de Aldous Huxley no fueron producto de una ardiente imaginación ni el resultado de una educación y mente privilegiada -como comúnmente promueven los medios de desinformación masivos- sino que fueron la lógica consecuencia de haber poseído un vasto conocimiento sobre la agenda de la denominada Gran Obra de Todas las Eras.

En el siguiente reportaje desgrabado del año 1958, el periodista Mike Wallace entrevista al alto iniciado Aldous Huxley a raíz de la salida de su nueva obra: Nueva visita a un mundo feliz. El foco de la entrevista navega entre la utilización de la propaganda como método de control social y aquellas nuevas tecnologías que podrían utilizar en el futuro cercano los enemigos invisibles de la libertad para esclavizar al nuevo mundo.

18 de mayo de 1958

Programa The Mike Wallace Interview

Mike Wallace entrevista a Aldous Huxley

WALLACE: Este es Aldous Huxley, un hombre perseguido por una visión del infierno en la tierra. Un crítico social abrasador. Huxley, hace veintisiete años escribió "Un mundo feliz", una novela que predijo que algún día el mundo entero viviría bajo una terrible dictadura. Hoy, el Sr. Huxley dice que su mundo ficticio de horror probablemente esté a la vuelta de la esquina para todos nosotros. Descubriremos por qué en un momento. Buena noches. Soy Mike Wallace, el invitado de esta noche, Aldous Huxley, es un hombre de letras tan inquietante como distinguido. Nacido en Inglaterra, ahora residente de California. El Sr. Huxley ha escrito algunas de las novelas más eléctricas y de crítica social de este siglo. Acaba de terminar una serie de ensayos llamados "Enemigos de la libertad”, en los que describe y define algunas de las amenazas a nuestra libertad en los Estados Unidos; Sr. Huxley, de buenas a primeras, déjame preguntarle esto: tal como lo ves, ¿quiénes y cuáles son los enemigos de la libertad aquí en los Estados Unidos?

HUXLEY: Bueno, no creo que se pueda decir "quiénes" en los Estados Unidos, no creo que haya personas siniestras que deliberadamente intenten robar a las personas la libertad. Pero sí creo, en primer lugar, que hay una serie de fuerzas impersonales que están empujando en la dirección de que cada vez haya menos libertad, y también creo que hay una serie de dispositivos tecnológicos que cualquiera que desee utilizar puede hacerlo para acelerar este proceso de alejarnos de la libertad, de imponer el control.

WALLACE: Bueno, ¿cuáles son estas fuerzas y estos dispositivos, Sr. Huxley?

HUXLEY: Debo decir que hay dos fuerzas impersonales principales ... la primera de ellas no es extremadamente importante en los Estados Unidos en este momento, aunque es muy importante en otros países. Esta es la fuerza que en términos generales se puede llamar sobrepoblación, la presión creciente de la población presionando sobre los recursos existentes... Esto, por supuesto, es algo extraordinario; sucede algo que nunca antes había sucedido en la historia del mundo. Quiero decir, tomemos un simple hecho de que entre el momento del nacimiento de Cristo y el aterrizaje del Mayflower, la población de la tierra se duplicó. Se elevó de doscientos cincuenta millones a probablemente quinientos millones. Hoy, la población de la tierra está aumentando a un ritmo tal que se duplicará en medio siglo.

WALLACE: Bueno, ¿por qué la sobrepoblación podría disminuir nuestras libertades?

HUXLEY: Bueno, de varias maneras. Quiero decir, los expertos en el campo como Harrison Brown, por ejemplo, señalaron que en los países subdesarrollados, en realidad, el nivel de vida en la actualidad está cayendo. La gente tiene menos para comer y menos bienes per cápita que hace cincuenta años; y a medida que la posición de estos países, la posición económica, se vuelve cada vez más precaria, obviamente el gobierno central tiene que asumir más y más responsabilidades en pos de mantener el barco del estado en un nivel estable, y entonces, por supuesto, es probable conseguir disturbios sociales en tales condiciones con, nuevamente, una nueva intervención del gobierno central. Entonces, creo que aquí se ve un patrón que parece estar empujando con fuerza hacia un régimen totalitario. Y desafortunadamene en todos estos países subdesarrollados el único partido político altamente organizado es el partido comunista. Pareciera ser que ellos serán los herederos de este desafortunado proceso. Ellos se involucrarán en la posición de poder.

WALLACE: Bueno, irónicamente, una de las fuerzas más grandes contra el comunismo en el mundo, la Iglesia Católica -según su tesis- parece estar empujándonos directamente a las manos de los comunistas porque están en contra del control de la natalidad.

HUXLEY: Bueno, creo que esta extraña paradoja probablemente sea cierta. Es una situación extraordinaria en realidad. Quiero decir, uno tiene que mirarlo, por supuesto, desde el punto de vista biológico: toda la esencia de la vida biológica en la tierra es una cuestión de equilibrio y lo que hemos hecho es practicar el control de mortalidad de la manera más intensiva sin equilibrar esto con control de la natalidad en el otro extremo. En consecuencia, las tasas de natalidad siguen siendo tan altas como eran y las tasas de mortalidad han disminuido sustancialmente.

WALLACE: Muy bien, tanto por el momento para el tema de la sobrepoblación. ¿Qué fuerza está disminuyendo nuestras libertades?

HUXLEY: Bueno, otra fuerza que creo que es muy operativa en este país es la fuerza de lo que se puede llamar sobreorganización. A medida que la tecnología se vuelve cada vez más compleja, se hace necesario tener organizaciones cada vez más elaboradas, organizaciones más jerárquicas, que dé paso al avance de la tecnología para que vaya acompañado de un avance en la ciencia de la organización. No es posible crear organizaciones a una escala mayor de lo que era posible antes, así que tienes a más y más personas viviendo como subordinadas en estos sistemas jerárquicos controlados por las burocracias, ya sea las burocracias de las grandes empresas o las burocracias de los grandes gobierno. 

WALLACE: Ahora, los dispositivos de los que estabas hablando. ¿Existen dispositivos específicos o métodos de comunicación que disminuyan nuestras libertades además de la sobrepoblación y la sobreorganización?

HUXLEY: Bueno, ciertamente hay dispositivos que pueden usarse de esta manera. Quiero decir, tomemos una pieza de historia muy reciente y muy dolorosa como es la propaganda utilizada por Hitler, que fue increíblemente efectiva. Quiero decir, ¿cuáles fueron los métodos de Hitler? Hitler usó el terror por un lado, la fuerza bruta por otro, pero también usó una forma muy eficiente de propaganda, estaba usando todos los dispositivos modernos en ese momento. No tenía televisión, pero tenía la radio; que utilizó en toda su extensión, y pudo imponer su voluntad sobre la de una inmensa masa de personas. Quiero decir, los alemanes eran personas altamente educadas.

WALLACE: Bueno, somos conscientes de todo esto, pero ¿cómo equiparamos el uso de la propaganda por parte de Hitler con la forma en que se usa esa propaganda, si se quiere, digamos, aquí en los Estados Unidos? ¿Estás sugiriendo que hay un paralelo? 

HUXLEY: No hace falta decir que no se está utilizando de esta manera ahora, pero, el punto es, me parece, que hay métodos disponibles en la actualidad, métodos superiores en algunos aspectos a los métodos de Hitler, que podrían utilizarse con una mala situación. Quiero decir, lo que siento con mucha fuerza es que nuestra propia tecnología avanzada no debe sorprendernos. Esto ha sucedido una y otra vez en la historia con el avance de la tecnología, y esto modifica la condición social; de repente las personas se han encontrado en una situación que no previeron y haciendo todo tipo de cosas que realmente no querían hacer.

WALLACE: Y bueno, ¿qué quieres decir? Desarrollamos nuestro televisor pero no sabemos cómo usarlo correctamente, ¿es ése el punto que está haciendo? 

HUXLEY: Bueno, en este momento la televisión, pienso, se está utilizando de manera bastante inofensiva; creo que se está utilizando demasiado para distraer a todo el mundo todo el tiempo. Pero, quiero decir, imagine cuál debe ser la situación en todos los países comunistas en donde la televisión, donde exista, siempre dice lo mismo todo el tiempo; siempre está conduciendo. No está creando un amplio frente de distracción. Está creando un punto, tocando una sola idea, todo el tiempo. Obviamente es un instrumento inmensamente poderoso.

WALLACE: Entonces, estás hablando del posible mal uso del instrumento.

HUXLEY: Exactamente. Toda tecnología es en sí misma moral y neutral. Estos son sólo poderes que pueden usarse bien o mal; es lo mismo con la energía atómica, podemos usarla para hacernos explotar o podemos utilizarla como un sustituto del carbón y el petróleo que se están agotando.

WALLACE: Incluso has escrito sobre el uso de drogas bajo esta luz.

HUXLEY: Bueno, este es un tema muy interesante. Quiero decir, en este libro que mencionaste, este libro mío, "Un mundo feliz", postulé una sustancia llamada soma, que era una droga muy versátil. Haría que las personas se sintieran felices en pequeñas dosis, les haría ver visiones en dosis medias y los enviaría a dormir en grandes dosis. Bueno, no creo que tal droga exista ahora, ni creo que alguna vez existirá, pero tenemos drogas que harán algunas de estas cosas, y creo que es muy probable que tengamos drogas que profundamente cambiarán nuestros estados mentales sin hacernos daño. Quiero decir, esta es la revolución farmacológica que está teniendo lugar; que ahora tenemos poderosas drogas que cambian la mente que, fisiológicamente hablando, son casi sin costo. Quiero decir que no son como el opio o la coca… o la cocaína, que cambian el estado mental pero dejan resultados fisiológica y moralmente, terribles.

WALLACE: Sr. Huxley, en sus nuevos ensayos declara que estos diversos enemigos de la libertad nos están empujando a "Un nuevo mundo feliz" en la vida real , y dice que nos está esperando a la vuelta de la esquina. En primer lugar, ¿puedes detallarnos qué vida en este mundo nuevo y feliz temerías tanto o cómo sería la vida?

HUXLEY: Bueno, para empezar, creo que este tipo de dictadura del futuro, creo que será muy diferente a las dictaduras con las que hemos estado familiarizados en el pasado inmediato. Quiero decir, tome otro libro que profetice el futuro, que fue un libro muy notable, el de 1984 de George Orwell. Bueno, este libro fue escrito en el apogeo del régimen estalinista, y justo después del régimen de Hitler, y allí previó una dictadura utilizando completamente los métodos del terror, los métodos de la violencia física. Ahora, lo que creo que va a suceder en el futuro es que los dictadores encontrarán, como dice el viejo dicho, que puedes hacer todo con bayonetas excepto sentarte en ellas. Que si quieres preservar tu poder indefinidamente, debes obtener el consentimiento de los gobernados, y esto lo conseguirán, en parte, por las drogas como preví en "En un mundo feliz”, y en parte por estas nuevas técnicas de propaganda. Lo harán evitando el lado racional del hombre y apelando a su subconsciente y a sus emociones más profundas, su fisiología incluso, haciendo que realmente amen su esclavitud. Quiero decir, creo que este es el peligro, de que las personas realmente pueden ser felices, de alguna manera, bajo el nuevo régimen, pero serán felices en situaciones en las que no deberían serlas.

WALLACE: Bueno, déjame preguntarte esto. Estás hablando de un mundo que podría tener lugar dentro de los límites de un estado totalitario. Seamos más inmediatos, más urgentes al respecto. Creemos, de todos modos, que vivimos en una democracia aquí en los Estados Unidos. ¿Crees que este “Mundo feliz” del que hablas podría, digamos, en el próximo cuarto de siglo, el próximo siglo, podría venir a nuestras costas?

HUXLEY: Creo que podría. Quiero decir, es por eso que siento tan extremadamente importante aquí y ahora, comenzar a pensar en estos problemas. No hay que dejarnos sorprender por los nuevos avances tecnológicos. Me refiero a, por ejemplo, en lo que respecta al uso de las drogas. Sabemos que ahora hay suficiente evidencia para que podamos - sobre la base de esta evidencia y usando cierta cantidad de imaginación creativa- prever el tipo de usos que podrían hacer las personas de mala voluntad con estas cosas y tratar de evitarlo, y de la misma manera, pienso que que con estos otros métodos de propaganda podemos prever y podemos hacer mucho para prevenir. Quiero decir, después de todo, el precio de la libertad es la vigilancia eterna.

WALLACE: Escribes en "Enemigos de la libertad", escribes específicamente sobre los Estados Unidos. Usted dice esto, escribiendo sobre campañas políticas estadounidenses. Usted dice: "Todo lo que se necesita es dinero y un candidato que pueda ser entrenado para parecer sincero; los principios políticos y los planes para una acción específica han perdido la mayor parte de su importancia. La personalidad del candidato, la forma en que lo proyecta el experto en publicidad, son las cosas que realmente importan".

HUXLEY: Bueno, durante la última campaña hubo una gran cantidad de este tipo de declaraciones por parte de los gerentes de publicidades en las fiestas de campaña. Esta idea de que los candidatos tenían que ser comercializados como si fueran supuestos de dos caras, y que tuvieran que depender completamente de la personalidad. Quiero decir, la personalidad es importante, pero ciertamente hay personas con una personalidad extremadamente amable, particularmente en la televisión, que no necesariamente pueden ser muy buenas en política ... posiciones de confianza política.

WALLACE: Bueno, ¿crees que hombres como Eisenhower, Stevenson, Nixon, con conocimientos previos, estaban tratando de poner la lana sobre los ojos del público estadounidense?

HUXLEY: No, pero estaban siendo asesorados por poderosas agencias de publicidad que estaban haciendo campañas de un tipo bastante diferente de lo que se había hecho antes, y creo que veremos probablemente... todo tipo de dispositivos nuevos que entren en escena. Quiero decir, por ejemplo, esta cosa que recibió mucha publicidad el otoño pasado, proyección subliminal. Quiero decir, tal como está, esta cosa, creo que no es una amenaza para nosotros en este momento, pero estaba hablando el otro día con una de las personas que ha realizado el trabajo más experimental en el laboratorio psicológico con esto, estaba diciendo precisamente esto, que no es un peligro en este momento, pero una vez que se haya establecido el principio de que algo funciona, puede estar absolutamente seguro de que la tecnología mejorará de manera constante. Y quiero decir que su punto de vista sobre el tema era que quizá lo usarían, hasta cierto punto,  en la campaña de 1960, pero que con probabilidad lo usarán bien y que será mucho mejor en la campaña de 1964 porque esta es la clase de índice a la que la tecnología avanza.

WALLACE: Y seremos persuadidos para votar por un candidato que no sabemos que estamos siendo persuadidos a votar.

HUXLEY: Exactamente. Quiero decir, esta es una imagen bastante alarmante. Estarán persuadiendo por debajo de un nivel de elección y razonamiento.

WALLACE: Con respecto a la publicidad, que mencionó hace poco, en su escrito, particularmente en "Enemigos de la libertad", ataca Madison Avenue, que controla la mayor parte de nuestra publicidad en televisión y radio, publicidad en periódicos, etc. ¿Por qué atacas constantemente a las agencias de publicidad?

HUXLEY: Bueno, no, yo creo que la publicidad juega un papel muy necesario, pero el peligro que me parece que tiene en una democracia es este… Quiero decir, ¿de qué depende una democracia? La democracia depende de que el votante individual tome una decisión inteligente y racional para lo que él considera su propio interés ilustrado, en cualquier circunstancia. Pero lo que estas personas están haciendo, quiero decir, lo que ambos hacen para sus propósitos particulares de venta de bienes y los propagandistas dictatoriales están haciendo, es tratar de evitar el lado racional del hombre y apelar directamente a estas fuerzas inconscientes debajo de la superficie. De modo que, en cierto modo, estás haciendo tonterías en todo el procedimiento democrático, que se basa en una elección consciente en un terreno racional.

WALLACE: Acabas de responder a la siguiente pregunta porque en tu ensayo escribes sobre comerciales de televisión, no sólo comerciales políticos, sino comerciales de televisión como tales y cómo lo expresas: "Los niños de hoy caminan alrededor cantando comerciales de cerveza y comerciales de pasta de dientes". Y luego vinculas este fenómeno de alguna manera con los peligros de una dictadura. Ahora, ¿podría explicar la conexión? ¿O siente que ya lo has hecho lo suficiente?

HUXLEY: Bueno, quiero decir aquí, nuevamente, toda esta cuestión de niños, pienso, es terriblemente importante porque los niños son claramente mucho más sugestionables que el adulto promedio; y de nuevo, supongamos que por una razón u otra toda la propaganda estaba en manos de una o muy pocas agencias, tendrías una fuerza extraordinariamente poderosa jugando con estos niños, que después de todo van a crecer y ser adultos. Muy pronto. No creo que esto no sea una amenaza inmediata, pero sigue siendo una posible amenaza…

WALLACE: Usted dijo algo al respecto en su ensayo de que los niños de Europa solían llamarse “carne de cañón” y aquí en los Estados Unidos son “carne de televisión y radio”.

HUXLEY: Bueno, después de todo, puedes leer en las revistas especializadas los relatos más líricos de lo necesario que es conseguir a los niños porque luego serán compradores de marcas leales más adelante. Pero quiero decir, una vez más, sólo traduce esto en términos políticos; el dictador dice que todos serán compradores de ideología cuando sean adultos.

WALLACE: Escuchamos mucho sobre lavado de cerebro y cómo lo usan los comunistas. ¿Ve algún lavado de cerebro, aparte del que acabamos de hablar, que se use aquí en los Estados Unidos, otras formas de lavado de cerebro?

HUXLEY: No en la forma que se ha utilizado en China y en Rusia porque esto es, esencialmente, la aplicación de métodos de propaganda, el tipo más violento para las personas. No es un método de pistola, probablemente, el método publicitario. Es una forma de apoderarse de la persona y jugar tanto con su fisiología como con su psicología hasta que realmente se quiebre para luego puede implantar una nueva idea en su cabeza. Quiero decir que las descripciones de los métodos son realmente espeluznantes cuando las lees, y no sólo los métodos aplicados a los presos políticos, sino los métodos aplicados, por ejemplo, a la capacitación de los jóvenes administradores y misioneros comunistas. Reciben un tipo de entrenamiento increíblemente duro que hace que aproximadamente el veinticinco por ciento de ellos se quiebren o se suiciden, pero produce el setenta y cinco por ciento de fanáticos completamente puntiagudos. 

WALLACE: La pregunta, por supuesto, que siempre me viene a la mente es la siguiente: obviamente, la política en sí misma no es mala, la televisión no es en sí misma malvada, la energía atómica no es mala y, sin embargo, parece temer que se sea utilizada de una manera malvada. ¿Por qué es que las personas adecuadas, en su opinión, no los usarán? ¿Por qué las personas equivocadas usarán estos diversos dispositivos y por los motivos equivocados?

HUXLEY: Bueno, creo que una de las razones es que todos estos son instrumentos para obtener poder, y obviamente la pasión por el poder es una de las pasiones más conmovedoras que existen en el hombre; y después de todo, todas las democracias se basan en la proposición de que el poder es muy peligroso y que es extremadamente importante no permitir que ningún hombre o grupo pequeño tenga demasiado poder durante demasiado tiempo, luego de que las constituciones británica y estadounidense acepten dispositivos para limitar el poder, y todos estos nuevos dispositivos son instrumentos extremadamente eficientes para la imposición del poder por parte de grupos pequeños sobre masas más grandes.

WALLACE: Bueno, usted mismo hizo esta pregunta en "Enemigos de la libertad". Te devolveré tu propia pregunta. Usted pregunta esto: "En una era de aceleración de la sobrepoblación, aceleración de la sobreorganización y medios cada vez más eficientes de comunicación de masas, ¿cómo podemos preservar la integridad y reafirmar el valor del individuo humano?". Haces la pregunta, ahora tiene la oportunidad de responderla, Sr. Huxley.

HUXLEY: Bueno, esto es obviamente... en primer lugar, es una cuestión de educación. Creo que es terriblemente importante insistir en los valores individuales. Probablemente leas un libro de Whyte, "El hombre de la organización", un libro muy interesante y valioso, creo, donde habla sobre el nuevo tipo de moralidad grupal, la ética grupal, que habla del grupo como si el grupo fuera de alguna manera más importante que el individuo. Pero esto, en lo que a mí respecta, parece estar en contradicción con lo que sabemos sobre la composición genética de los seres humanos, de que cada ser humano es único. Y es, por supuesto, sobre esta base genética que se basa toda la idea de del valor de la libertad. Y creo que es extremadamente importante para nosotros enfatizar esto en toda nuestra vida educativa. También es muy importante enseñar a las personas a estar en guardia contra el tipo de trampas verbales a las que siempre se les conduce, para analizar el tipo de cosas que se les dice. Bueno, creo que existe todo el lado educacional… y creo que hay muchas más cosas que uno podría hacer para fortalecer a las personas y hacerlas más conscientes de lo que está siendo hecho.

WALLACE: ¿Eres un profeta de la descentralización?

HUXLEY: Bueno, sí, es factible. Es una de estas tragedias que parece ser. Quiero decir, muchas personas han estado hablando sobre la importancia de la descentralización para devolver al votante una sensación de poder directo. Quiero decir, el votante en un enorme electorado se siente bastante impotente, y su voto parece no contar para nada, lo que no es cierto donde el electorado es pequeño, y donde está tratando con un grupo que puede manejar y comprender. Si uno puede, como Jefferson después de todo lo sugirió, dividir las unidades en unidades cada vez más pequeñas, obtendrá una democracia real y autónoma.

WALLACE: Bueno, eso estuvo muy bien en los días de Jefferson, pero ¿cómo podemos renovar nuestro sistema económico, descentralizar, y al mismo tiempo enfrentar militar y económicamente el difícil desafío de un país como la Rusia soviética?

HUXLEY: Bueno, creo que la respuesta a eso es que hay esa producción… la producción industrial es de dos tipos. Quiero decir, hay algunos tipos de producción industrial que obviamente necesitan la centralización más tremendamente alta, como la fabricación de automóviles, por ejemplo. Pero hay muchos otros tipos en los que podrías descentralizar con bastante facilidad y probablemente de manera bastante económica, y que entonces tendrías este tipo de vida descentralizada. Después de todo, comienzas a verlo ahora si viajas por el sur, está la industria textil descentralizada que está surgiendo allí.

WALLACE: Sr. Huxley, déjeme preguntarle esto, en serio, ¿es necesaria la libertad?

HUXLEY: En lo que a mí respecta, lo es.

WALLACE: ¿Por qué? ¿Es necesario para una sociedad productiva?

HUXLEY: Sí, debería decir que sí. Quiero decir, en una sociedad genuinamente productiva creo que podrías producir muchos bienes sin mucha libertad, pero pienso que todo el tipo de vida creativa del hombre es en última instancia imposible sin una medida considerable de libertad individual, de iniciativa, de creación. De todas estas cosas que valoramos. Creo que el valor adecuado es imposible sin una gran medida de libertad. 

WALLACE: Bueno, Sr. Huxley, eche un vistazo nuevamente al país que está en la posición de nuestro oponente de todos modos, parece que, de todos modos, parece estar allí. La Rusia soviética. Es fuerte y cada vez más fuerte, económicamente, militarmente. Al mismo tiempo, está desarrollando sus formas de arte bastante bien… no parece innecesariamente aplacar el impulso creativo entre su gente. Y sin embargo no es una sociedad libre.

HUXLEY: No es una sociedad libre, pero hay algo muy interesante en algunos miembros de la sociedad, como los científicos; que están haciendo el trabajo creativo, tienen mucha más libertad que nadie. Quiero decir, se trata de una sociedad aristocrática, privilegiada, en la que, siempre que no se metan en los asuntos políticos, a estas personas se les otorga un gran prestigio, una considerable cantidad de libertad y mucho dinero. Este es un hecho muy interesante sobre el nuevo régimen soviético, y creo que lo que vamos a ver es un pueblo, en general, con muy poca libertad, pero con una oligarquía en la cima disfrutando de una considerable cantidad de libertad y un muy alto nivel de vida.

WALLACE: Y la gente de abajo, los “épsilones” de abajo...

HUXLEY: Disfrutando muy poco.

WALLACE: ¿Y crees que ese tipo de situación puede durar mucho?

HUXLEY: Creo que ciertamente puede durar mucho más tiempo que la situación en la que todos quedan excluidos. Quiero decir, ciertamente pueden obtener sus resultados tecnológicos y científicos sobre esta base.

WALLACE: Bueno, la próxima vez que hable contigo, tal vez deberíamos investigar más a fondo la posibilidad de establecer ese tipo de sociedad donde los drones trabajan para las abejas reina de arriba.

HUXLEY: Bueno, sí, pero debo decir que todavía creo en la democracia. Si podemos aprovechar al máximo las actividades creativas de las personas en la parte superior más las de las personas en la parte inferior, mucho mejor. 

WALLACE: Sr. Huxley, le agradezco por pasar esta media hora con nosotros, y le deseo un buen viaje.

HUXLEY: Gracias

WALLACE: Aldous Huxley se encuentra en estos días en una posición peculiar e inquietante; un cuarto de siglo después de profetizar un estado autoritario en el que las personas fueron reducidas a cifras, puede señalar a la Rusia soviética y decir "¡Te lo dije!". La pregunta crucial, como él lo ve ahora, es si el llamado Mundo Libre pronto le dará al Sr. Huxley la dudosa satisfacción de decir lo mismo sobre nosotros.

Un mundo feliz (PDF)

Las puertas de la percepción y Cielo e infierno (PDF)

Exégesis Diario

Redacción de Exégesis Diario

Te puede interesar