Los círculos pederastas en la Doctrina Luciferina según la víctima de abuso ritual Kerth Barker

HABITACIÓN 101 23 de junio de 2020 Por Exégesis Diario
Diseño sin título (2)
Imagen ilustrativa

Kerth Barker fue víctima de abuso ritual luciferino multigeneracional. Su abuelo paterno, aquí señalado como "Senior", fue un alto adepto satanista que involucró a su nieto desde muy pequeño en las redes luciferinas de pederastia y pornografía infantil. Kerth Barker fue sometido a los más aberrantes y traumáticos abusos físicos y psicológicos. Fue involucrado en el abuso ritual con base en el trauma y su mente fue fragmentada. Es decir, fue un controlado mental, un múltiple. Bob, uno de sus controladores o "handler" principales cumplía la función paterna dentro de la sociedad iniciática, y fue, además, uno de sus principales explotadores sexuales desde su más tierna niñez. Como Kathy, Kerth Barker fue un niño travestido que participó en innumerables cintas infantiles de abusos destinados a la comercialización dentro de las logias, y socializó con algunos adeptos luciferinos del más alto nivel. Desde Exégesis Diario compartimos un fragmento de su autobiografía en donde expone cómo estos altos adeptos inicáticos perciben el mundo desde su ingénita multiplicidad.

"El satanismo es realmente un modelo de negocio. El sexo perverso en el que los satanistas se dejan enredar es una parte de ese modelo de negocio. Sirve a varios propósitos. Se utiliza para chantajear a los hombres. Se utiliza para seducir a los hombres, para entrar en un estilo de vida donde cada deseo sexual será satisfecho. Separa a los satanistas de la cultura y los valores de la sociedad en general. Una vez que un satanista rechaza los valores sociales tales como no robar, no mentir y no matar, puede actuar más eficazmente como un criminal. Esto hace más fácil para los satanistas bien organizados explotar y manipular a la gente ordinaria. Pero el sexo pederasta es también una forma de entrenar a niños para convertirlos en satanistas de alto rango cuando crezcan. Cuantas más veces me vi obligado a tener relaciones sexuales, más sociópata me volvía yo acerca de cómo me relacionaba con la gente. Esto era cierto ya sea que yo estaba siendo Kerth o Kathy. Empecé a ver a las personas más y más como objetos para ser manipulados en lugar de personas por quienes sentir empatía.

Con el tiempo me empecé a identificar con Bob y comencé a verlo como un modelo a seguir. Bob creía que el mundo estaba compuesto por dos sociedades. Estaba la sociedad cristiana que estaba compuesta por ovejas despistadas que hacían lo que les decían por parte de las figuras de autoridad en la iglesia y el gobierno. Y estaba la sociedad de Lucifer, que estaba compuesta por las personas de la élite quienes en realidad dirigían las cosas. En su visión del mundo, las personas no iniciadas que no sabían nada de las sociedades secretas luciferinas eran realmente sólo ganado humano, mientras que los miembros iniciados de las sociedades secretas luciferinas eran los controladores ocultos del ganado humano. A medida que pasaba tiempo con Bob, poco a poco me iba enseñando esta cosmovisión Luciferina.

Yo no era un iniciado Luciferino, pero como Kathy tenía relaciones con iniciados Luciferinos. No era sólo que ocasionalmente servía a hombres adultos, a veces tenía interacciones sociales normales con otros hombres y mujeres Luciferinos que eran miembros de lo que Bob llamaba La Sociedad de Lucifer. Conocí a estas personas como Kathy, siempre ataviado con ropa de niña. Bob sentía que él podría controlar mejor la separación de mi memoria de esa forma. Así que, como Kathy no sólo tuve relaciones sexuales con hombres, a veces asistí a rituales satánicos y a veces socialicé con amigos Luciferinos de Bob. Aunque él sabía que como Kerth, yo había aceptado mantener mi amistad en secreto, Bob también sentía que necesitaba tener más control sobre mi memoria cuando yo estaba participando en algunas otras actividades. Él siempre me hipnotizaba para entrar en el papel de Kathy cuando yo hacía cosas como servir sexualmente a hombres, asistir a rituales o socializar con Luciferinos. Así que la hipnosis que me convertía en la personalidad de Kathy era una manera de controlar mis recuerdos.

Puede ser que a usted le hayan dicho que la gente no puede ser hipnotizada para hacer algo que va en contra de sus valores personales, pero esto no es cierto, especialmente para los niños que no tienen un claro sentido de lo que son sus valores. Los valores de los niños pueden ser manipulados más fácilmente. Los valores de mi madre y mi padre llegaron a significar menos para mí que los valores de Bob y el Barón.

Cuando yo estaba en casa con mi familia en mi personalidad de Kerth, podía recordar que Bob era mi amigo secreto, pero no podía recordar ninguna de las cosas que me ocurrieron cuando estaba en mi personalidad de Kathy. Si todo esto suena confuso, imagínese cuán conflictuado y angustiado me sentía yo cuando era niño. Esta doble vida realmente no me protegía emocionalmente. Ya sea que yo fuese Kerth o Kathy, me sentía mal la mayor parte del tiempo. Siempre supe que algo andaba mal, pero no sabía exactamente qué.

Bob me estaba preparando para que crezca hasta convertirme en un miembro de la sociedad secreta Luciferina -para ser iniciado algún día tal como él lo había sido-. Bob no era su verdadero nombre, éste se derivaba de Beelzebub (Belcebú), que es otro de los nombres para el diablo. Éste era el nombre que él había tomado en su primera iniciación. Entonces Beelzebub fue acortado a Bub, que evolucionó hasta convertirse en Bob, que se había convertido en su apodo. Y cuando él estaba en trajes sexys provocativos era llamado Bobby. Pero a veces él se vestía de forma conservadora como un personaje femenino y se llamaba Roberta. Pero él realmente no tenía tres personalidades. Bob, Bobby y Roberta compartían todos los mismos recuerdos y el cuerpo. Bobby era sólo su nombre de trabajador sexual drag-queen. Roberta era su nombre de suplantación de identidad femenina. Bob era su personaje de macho. Pero realmente él era un Luciferino las 24 horas al día y los 7 días a la semana. Él tenía tres personajes diferentes, pero ninguno de ellos era real. Él siempre ocultó su verdadera personalidad de todo el mundo. Si las cosas hubieran continuado en la forma en que iban, yo podría haberme convertido en algo como él. Pero ocurrieron una serie de cosas que modificaron la forma en que me relacionaba con Bob y cómo me sentía sobre el Luciferismo.

Una de esas cosas que sucedieron, es que la autoridad que Senior tenía sobre mis padres y yo, disminuyó con el tiempo. A medida que él se hacía más viejo se volvió cada vez más alcohólico y su salud disminuyó. Además hubo un incidente que cambió muchas cosas.

Una tarde mientras visitaba la casa de Senior, Bob me puso en estado de trance donde me convertiría en Kathy. Maquilló mi cara y me vistió de travesti, entonces me dejó con Senior mientras se fue a almorzar con un amigo. Senior me llevó a su dormitorio para que le dé servicio. Él estaba borracho. Yo estaba tratando de darle servicio, pero él fue incapaz de conseguir una erección. Esto, por supuesto, no era realmente mi culpa, yo estaba haciendo todo lo que Bob me había entrenado para hacer. Pero no iba a suceder incluso cuando intentó masturbarse él mismo, y él casi nunca se masturbaba a sí mismo. Él siempre esperaba que alguien más lo hiciese por él. Pero esta vez simplemente no pude conseguir que su soldadito de juguete se pare en posición de firmes. Así que Senior me culpó por esto y empezó a azotarme con un cinturón. Esto violaba una de las reglas de Bob que todos los hombres a quienes yo servía tenían que obedecer; que era que yo nunca debía ser golpeado. Fue una feroz paliza y yo grité de dolor.

Al parecer todos los sirvientes y mi abuela se reunieron en la parte inferior de las escaleras, con miedo de subir hasta el dormitorio. Finalmente el jardinero apareció y detuvo esto, dejando que Senior desquitara su ira sobre él hasta que el anciano quedó exhausto. Mi vestido estaba desgarrado y mi maquillaje estaba manchado por el llanto. Una sirviente me limpió y me vistió en mi ropa de niño. Ella me llevó abajo. El jardinero finalmente bajó con su rostro ensangrentado por la paliza que Senior le había dado por protegerme. Los otros sirvientes lo miraron con una combinación de respeto por su coraje y vergüenza por su propia cobardía. No creo que ninguno de sus sirvientes hubiera confrontado nunca antes a Senior en ninguna manera en absoluto.

Esta paliza me sacó repentinamente del estado de trance y violó la pared psicológica entre mi personalidad normal y la personalidad de Kathy. Me sentí muy confundido porque sentía un dolor intenso y aunque sabía que era Kerth -por un minuto también supe que yo era Kathy. 

Mi abuela comenzó inmediatamente la historia de encubrimiento. Lo primero que me dijo fue: "¿Por qué tú, niñito tonto?, mira lo que te hiciste cuando tropezaste y caíste por las escaleras. Oh, ya veo lo que pasó, el cordón de tu zapato estaba desatado y debiste haber tropezado con él". Entonces ella se arrodilló delante de mí y desató el cordón de mi zapato. Luego me hizo atar el cordón y empezó a hablar sobre todo el incidente como si sólo hubiera sido un accidente. Ella llamó a mi madre por teléfono y le explicó que había habido un accidente y que yo había caído por las escaleras. Después de la llamada telefónica, repasó la historia una y otra vez hasta que yo se la repetí a ella como si todo fuese cierto. Entonces hizo que uno de los sirvientes me lleve a casa. Bob no estaba allí, y mi abuela ni siquiera pensó en la necesidad de hacerme salir completamente del estado de trance. Mi abuela cooperaba con Senior y Bob, pero nunca pareció entender completamente los procesos del control mental. Ella era realmente sólo otro de los sirvientes en la casa de Senior. Ella era como el sirviente principal; Senior era el único amo.

La sirviente que me condujo a casa ese día, era una digna mujer negra que vestía bien y tenía el pelo canoso. Durante mucho tiempo no hablamos en absoluto. Finalmente se detuvo en una calle lateral y habló conmigo. Ella  me dijo: "Yo sé que no te caíste por las escaleras, pero que tienes que decirle a tus padres que sí lo hiciste. Lo que quiero que sepas es que tu abuelo solía ser un buen hombre cristiano. Crecimos juntos en Georgia y su familia era buena para mi familia. Cuando él y tu abuela dejaron Georgia me llevaron con ellos y yo estaba contenta de ir. En esos días Georgia no era un buen lugar para estar para la gente de color. Y ellos eran buenos conmigo, siempre. Pero un día en la Ciudad de Nueva York, el diablo obtuvo control sobre tu abuelo. Tiene un demonio en él. Y con los años ese demonio se ha vuelto más fuerte mientras que él se ha vuelto más débil. No era tu abuelo quien te golpeó... era ese demonio. No es tu abuelo quien te obliga a hacer esas cosas equivocadas, es ese demonio. He rezado por el alma de tu abuelo. Y he rezado para que ningún demonio obtenga control sobre ti. Si rezas a Jesús, yo sé que él te salvará de todo esto. Lamento no poder hacer más".

Fue la declaración más larga que jamás me hubiese dicho cualquiera de los sirvientes de Senior. Y lo dijo con total sinceridad. Yo sabía que había demandado gran valor por su parte el hablarme de esa manera. Y también sabía que cada palabra que ella dijo ese día era verdad.

Cuando llegué a casa conté la historia de encubrimiento de cómo me había caído por las escaleras por accidente. Mis hermanos se rieron y me llamaron torpe. Pero mi madre me hizo bajarme mi ropa interior en el baño y ella estaba impactada por la magnitud de mis moretones. Me hizo acostarme en la cama por temor a que pudiera tener una leve conmoción cerebral".

Kerth Barker, autobiografía (PDF)

Exégesis Diario

Redacción de Exégesis Diario

Te puede interesar