Abuso Ritual multigeneracional: Archivo de 1994

HABITACIÓN 101 11 de junio de 2020 Por Exégesis Diario
Diseño sin título (9)
"Aguanta el viaje" Fiona Barnett (víctima de abuso ritual generacional)

A principios de la década de los 90, los centros de servicios sociales irlandeses comenzaron a recibir denuncias de víctimas que habían sufrido ataques sexuales organizados de los que los medios administrativos no tenían conocimiento hasta ese momento. Al comenzar a tratar a las víctimas se comenzó a destapar la olla y a descubrir esta metodología de abuso sincrético que ciertos linajes han practicado por siglos en el más absoluto secreto: el abuso ritual multigeneracional. A continuación, se ofrece un testimonio que data de 1994 del Centro de Crisis de Violación de Galway, organización que dedica sus recursos a luchar contra este tipo de abuso y a perseguir a sus perpetradores.

Archivo del Centro de Crisis de Violación de Galway de 1994.

En los últimos años, los sobrevivientes han estado revelando experiencias de abuso ritual satánico a los centros de crisis por violación, así como a trabajadores sociales, consejeros y otras agencias de cuidados, aquí, en Irlanda. En respuesta a esto, el Centro de Crisis de Violación de Galway, sintió que era algo vital que nos informáramos más y nos uniéramos a los sobrevivientes para resaltar y comenzar a romper el silencio en esta área de violencia sexual organizada.

En 1992, 1993, 1997 y 1999 invitamos a tres entrenadores de Inglaterra a realizar algunos cursos de dos días, tanto introductorios como avanzados, para aquellos que ya estaban en contacto con sobrevivientes y que hasta ese momento estaban trabajando de forma aislada. Los talleres consistieron en una capacitación basada en información. Los entrenadores trabajaron con sobrevivientes de abuso ritual con SAFE (una organización que apoya a los sobrevivientes de abuso ritual en Inglaterra) y en Manchester RCC. Una de las entrenadoras era, incluso, ella misma una superviviente de abuso ritual.

Esperamos que, con el tiempo, la sociedad en general esté lista para reconocer la incidencia de esta forma de violencia y comience a tomar medidas, tanto para apoyar a los sobrevivientes como para enfrentar el abuso ritual como el delito que es.

El siguiente extracto pertenece a un folleto de SAFE (Fuerza de Tarea de Abuso Ritual, 1994):

"El Abuso ritual sucede...

La mayor parte del abuso sexual en niños se ritualiza de alguna manera. Los abusadores usan la repetición, la rutina y el ritual para obligar a los niños a adoptar los patrones de comportamiento que ellos requieren para infundir miedo y garantizar el silencio. Las canciones de cuna, las oraciones, las horas de baño o los osos de peluche pueden ser utilizados por un padre abusador; regalos, secretos, juegos elaborados, disfraces o tomar fotografías pueden formar parte de la preparación ritual de un pederasta para preparar a la víctima. El abuso sexual de un niño nunca es un acto aleatorio de lujuria; siempre implica una planificación y preparación exhaustivas. Aunque es horrible, está bien documentado y es suficientemente creíble para la mayoría de las personas. El propósito parece claro: obtener y mantener el acceso a los niños para explotarlos sexualmente. Para la mayoría de las personas parece un largo camino, desde historias increíbles de niños llevados todas las noches a aquelarres donde son literalmente torturados, sometidos a múltiples violaciones y obligados a mirar o participar en asesinatos rituales. Sí, el propósito de todo esto es el de adorar al mal y, aparentemente, el de servir a demonios. En muchos casos son generaciones de las misma familia las que, como religión y forma de vida, practican semejantes atrocidades. Sin embargo, estos dos sistemas de abuso no están tan separados, ni de forma práctica ni ideológica.

En un nivel de delincuencia internacional, el comercio de pornografía, el tráfico de drogas y el comercio de armas están estrechamente entrelazados -sino pregúntale a INTERPOL, pregúntale a Linda Lovelace-. Y ninguna estructura de poder consiste en una docena de hombres inteligentes y malvados sentados sobre una enorme pila de dinero. La estructura de apoyo consiste en capas y capas de corrupción y coerción, en la industria del sexo, en el ejército, en organizaciones secretas casireligiosas y en familias; el Klan (Ku Klux Klan), la mafia y el satanismo organizado tienen mucho en común, incluido el asesinato ritual. En este contexto un anillo de pornografía infantil no es sólo un montón de pervertidos, así como el Klan tampoco es sólo un grupo de racistas. 

El abuso sexual infantil siempre tiene que ver con el poder y el secreto. Hace diez años, a algunos de nosotros, que no éramos víctimas ni abusadores, nos resultaba difícil creer que miles de hombres violaban a sus propios hijos regularmente. Pero los sobrevivientes hablaron y eventualmente, comenzamos a escucharlos. Los supervivientes de abuso ritual con frecuencia temen por sus vidas: sus abusadores suelen estar muy organizados y tienen mucho más que perder que sólo la custodia de la víctima o la respetabilidad.

Sin embargo, los sobrevivientes están comenzando a hablar: los niños pequeños que están a salvo en los brazos de sus madres adoptivas; mujeres que huyeron llamando a una línea de crisis por violación. Y algunos comenzamos a a escucharlos".

El Centro de Crisis de Violación de Galway fue fundado en 1984 en Galway, Irlanda, por un grupo de mujeres preocupadas por la falta de servicios para las sobrevivientes de abuso sexual y violación. La respuesta a la violencia y el abuso sexual surgió en gran medida del movimiento feminista en los años ochenta, donde las mujeres se reunieron en grupos y muchas revelaron sus experiencias traumáticas. Para más información dirigirse a su página web.

Exégesis Diario

Redacción de Exégesis Diario

Te puede interesar