"Hay un reloj avanzando y va a detenerse pronto a la medianoche, y cuando lo haga, todo el infierno se desatará en el mundo"

REPORTAJE 02 de marzo de 2020 Por Exégesis Diario
animation (39)

Cisco Wheeler ha sido una víctima de las operaciones de control mental basado en el trauma que el gobierno estadounidense en conjunto con la CIA han llevado a cabo. Fue traumatizada desde el vientre y proviene de un importante linaje generacional luciferino. Cisco Wheleer es una superviviente de un abuso ritual tan traumático y brutal, que difícilmente su relato resulte creíble para el colectivo profano que desconoce por completo la realidad del plano y del sistema en el que habita. En esta entrevista desgrabada del programa conducido por Wayne Morris, "La Conexión Internacional", Wheeler hace una recapitulación sobre su infancia, los traumas y vejaciones a los que fue sometida y a su proceso constante de desprogramación mental. En el presente se presume que existen cerca de veinte millones de esclavos de control mental listos para ser activados.

Wayne Morris:

―Buenos días y bienvenidos a La Conexión Internacional. Estamos en la semana cuarenta en nuestras serie de radio de control mental, y hoy comenzaremos una entrevista con Cisco Wheeler, coautora de varios libros sobre control mental incluyendo a La fórmula Illuminati utilizada para crear un esclavo indetectable de control mental total. Cisco es una víctima de control mental de una de las familias Illuminati. Ella es descendiente de Ulises S. Grant y se las ha ingeniado para ganar una cierta cantidad de libertad del control de su familia. Ella está trabajando actualmente con Fritz Springmeier para ayudar a otras víctimas del control mental a sanar. Cisco raramente da entrevistas, por lo que somos afortunados en ser capaces de llevarles a ustedes este programa con ella. Me gustaría comenzar preguntándole cuál es su experiencia y cómo se involucró por primera vez en el control mental de condicionamiento basado en el trauma.

Cisco Wheeler:

―Primero estuve involucrada cuando era un bebé. Mi padre provenía de una familia satánica transgeneracional. Mi vida fue planeada de acuerdo con una estructura particular desde el principio, ya que mi padre era programador para los Illuminati y el gobierno de los Estados Unidos.

Wayne Morris:

―¿Qué conexiones políticas-militares tenía su familia de las que es consciente?

Cisco Wheeler:

―Teníamos una formación política muy sólida. Mi padre tenía conexiones políticas. Mi tío abuelo era el general Earl Grant Wheeler, descendiente directo de Ulysses Grant. El general Earl Wheeler era el jefe del ejército estadounidense en la Guerra de Vietnam. Él era el Jefe del Estado Mayor Conjunto, por lo que teníamos una sólida formación política. Mi padre también era un gran maestro dentro de los Illuminati. Trabajó en la costa oeste durante la Guerra de Vietnam con su tío que encabezaba el ejército, para llevar drogas a este país y crear una cultura de las drogas. El propósito de eso era destruir la estructura dentro de la unidad familiar. La cultura de las drogas era el verdadero propósito de la guerra de Vietnam. Mi padre también estuvo en los espectáculos de USO en el ejército porque era músico; también estuvo involucrado con la CIA; y él era un masón de grado treintaitrés. Debido a que era un Gran Maestro dentro de los Illuminati, estaba muy conectado con la estructura política de Estados Unidos. Debido a los lazos generacionales dentro de los Illuminati, desde el momento planeado de mi concepción, entré en un mundo que estaba bien estructurado y bien planeado. Y como esclavo estructurado dentro de los Illuminati, yo también me conecté con la estructura política de Estados Unidos. Cuando era pequeña, fui preparada para servir sexualmente a la llamada élite dentro de esta estructura política.

Wayne Morris:

―¿Estás hablando de personas en la Casa Blanca?

Cisco Wheeler:

―Sí. El presidente Eisenhower es el primer presidente que recuerdo. Se hizo amigo cuando yo era una niña. Me sentaba en su regazo, le cantaba, había gestos sexuales de un lado a otro. Estaba siendo entrenada. Entretenía a gobernadores, alcaldes, ministros. Fui entrenada en actividad sexual allí, y fui parte de la función Illuminati dentro de la Familia Real Británica durante las reuniones.

Wayne Morris:

―¿Qué tan joven recuerdas que eras cuando empezaste a sufrir trauma... desde el nacimiento?

Cisco Wheeler:

―Fui traumatizada desde el útero.

Wayne Morris:

―¿Cómo te diste cuenta de que tu familia estaba conectada con los Illuminati?

Cisco Wheeler:

―Si usted entiende de multiplicidad se encontrará con que existen muchas capas dentro del sistema. Debido a que hay muchas capas, parte de nosotros mismos lo sabe, y se tienen muchas memorias de ciertas cosas pasando en nuestras vidas, pero la parte frontal de nuestro sistema que enfrenta al mundo del exterior no tiene ningún tipo de perfección asociada a la programación Illuminati o con el control mental basado en el trauma. Por lo que si yo hablo por la parte frontal de mi mente, ésta sabe que no hay nada malo en absoluto, excepto el hecho de que se tuvo una infancia muy abusiva. Yo y los demás programados no supimos que nada iba mal hasta que mi padre murió. Cuando él murió, eso liberó nuestra mente y fuimos capaces de retener recuerdos, y es donde comprendimos que algo andaba mal. Comenzamos a escuchar voces y a tener flashbacks y a obtener información que estaba siendo recuperada, pero no podíamos entender cuál fue la “historia” de eso por lo que no podíamos descifrar lo que pasaba. ¿Por qué estoy pensando esto, si esa no es la forma en que yo pienso?, me decía. ¿Por qué estoy teniendo estos asuntos sexuales cuando no tengo ni siquiera la certeza de dónde proviene esto, o por qué recuerdo haber estado en un lugar con certeza y sin embargo no tengo noción de ello? Todo pasaba a segunda mano. ¿Entiende usted lo que digo?, por lo que no fue hasta que mi padre murió que comencé a romper las barreras hipnóticas dentro de la mente que me protegían de lo que había pasado. Durante un periodo de tiempo, debido a la recuperación de la memoria y a los flashbacks y el trauma que me estaba causando, yo y los demás nos volvimos extremadamente suicidas y ni siquiera creíamos en el suicidio, por lo que buscamos ayuda. Ellos fueron a un hospital por nueve semanas y comenzaron a trabajar con un terapeuta, y después de un período de tiempo se dieron cuenta de que no era normal que quisieran morir cuando mi padre murió, nos dimos cuenta que estábamos encarando un problema profundo.

Wayne Morris:

―¿Estos terapeutas iniciales con los que trabajó tenían conocimientos de control mental o de técnicas de condicionamiento basadas en trauma en ese momento?

Cisco Wheeler: 

―Muy vagamente. Fuimos unos de los primeros múltiples en ser diagnosticados en esta área y básicamente trabajamos con nuestra terapeuta y ella aprendió. Ella se comprometió con nosotros, y lo que no sabía, lo descubrió.

Wayne Morris:

―Tu padre fue tu principal manejador y programador, ¿y cuántos años tenías cuando murió?

Cisco Wheeler: 

―Mi padre era mi manejador y programador, y yo tenía cuarenta años cuando murió. 

Wayne Morris:

―¿Cómo lograste liberarte del control de tu familia en ese momento? ¿Han intervenido otras personas? 

Cisco Wheeler:

―Cuando el amo muere generalmente el esclavo también muere, ya que se deja insertada en la mente del esclavo “la programación del suicidio”, la cual comienza su cuenta regresiva, pero debido a nuestra determinación de pelear contra la programación, y de llegar al fondo del asunto de lo que estaba pasando con nuestra mente, fuimos capaces de pelear contra la programación suicida. Desde ahí comenzamos un viaje en comprender que éramos un múltiple estructurado; lo cual ni siquiera nosotros sabíamos qué significaba eso. Teníamos un largo camino a partir de ahí, un camino duro por recorrer.

Wayne Morris:

―¿Tuviste que viajar sola o te ayudaron otras personas?

Cisco Wheeler:

No. Tenía un equipo de soporte muy fuerte. Varias personas en mi equipo de apoyo también fueron víctimas del control mental.

Wayne Morris: 

―¿Las personas que no lo eran, entendían las técnicas de control mental?

Cisco Wheeler:

―No. Básicamente comenzamos este viaje entendiéndonos entre nosotros mismos, escuchándonos entre nosotros, confrontando dicho sistema con lo que nos estaba pasando, colocando las piezas en su lugar y diciendo: “¡Ey, tenemos nuestros recuerdos separados, nos sentimos de la misma manera, reaccionando de la misma manera!”, dando un paso adelante, puesto que hace treinta años nadie sabía nada sobre la MPD.

Wayne Morris: 

―¿Tu padre también victimizó a otras personas?

Cisco Wheeler:

―Definitivamente. Fue un amo programador.

Wayne Morris:

¿Tuviste hermanos y hermanas que también se vieron afectados?

Cisco Wheeler:

―No en la medida en que yo lo estaba. Yo fui la primogénita.

Wayne Morris:

―¿Es porque fuiste la primogénita que fuiste elegida para este tipo de victimización o hubo otras razones?

Cisco Wheeler:

―En parte. A finales de los años cuarenta los Illuminati querían infiltrarse en las iglesias porque entendían el poder de Dios dentro de la estructura de la iglesia, y tenían que encontrar una manera de infiltrarse en ella para romper esa fuerza espiritual dentro de la misma, el poder del espíritu santo que trabaja dentro de la iglesia. Ellos estaban buscando una manera de infiltrarse, por lo que querían llevar al mundo hacia las iglesias para que éstas fueran quebradas y no fueran tan fuertes espiritualmente. Eso era parte del trabajo de mi padre. En orden de hacer eso mi padre buscó casarse con mi madre, puesto que mi madre no estaba dentro de los Illuminati. Ella era muy religiosa y tenía fuertes antecedentes religiosos. Ella era el ejemplo perfecto para el mundo, la esposa perfecta para la iglesia. Cuando mi padre se casó con ella fue una forma de infiltrar a la Iglesia, a través de mi madre.

Wayne Morris:

―A lo largo de la vida de tu padre, ¿cómo se infiltró durante este proceso?

Cisco Wheeler: 

―Al formar parte de la iglesia, al ser un ministro, al ordenarse, al ingresar a los grupos juveniles, al volverse muy amigables con los ancianos y la junta directiva dentro de la congregación misma. Estas fueron las iglesias pentecostales. 

Wayne Morris: 

―Mencionaste el papel de tu padre en el tráfico de drogas dentro de la Guerra de Vietnam. ¿Puede explicar más?

Cisco Wheeler:

―Cuando los soldados que peleaban en Vietnam morían y traían sus cuerpos de vuelta, escondían drogas en las cavidades de sus cuerpos. La responsabilidad de mi padre era conseguir esas drogas de la morgue y lo que se ocultaba era una sustancia controlada en ese punto, y él era el que manejaba dicha sustancia controlada. Él no estaba activo en Vietnam, sólo era la extensión de la mano que era usada dentro de nuestro gobierno para asegurarse de que las drogas llegaran a su destino.

Wayne Morris:

―Una vez que las drogas llegaron a Norteamérica, ¿cuáles eran las conexiones de tu padre en términos de distribución en ese momento?

Cisco Wheeler:

―No lo sé. No se me permitió saber eso. No lo vi. Era demasiado joven en ese momento... bueno, no era tan joven, pero era demasiado joven para ser parte de eso. 

Wayne Morris: 

―¿Te consideras completamente libre ahora de la influencia de los Illuminati y tus antiguos perpetradores? 

Cisco Wheeler:

―No, no me considero completamente libre de la influencia del culto. Estamos continuamente acosados por amenazas externas. Recibimos muchas llamadas telefónicas, recibimos balas en nuestras ventanas, salimos corriendo de la carretera, recibimos cartas, recibimos a personas que se nos acercan en el supermercado y nos amenazan. Nos hicieron saber a su manera que saben dónde estoy, qué estoy haciendo y en qué asuntos ando, y que esto no se acaba hasta que dicen que se acabó. Tengo gente que camina antes que yo para asegurarse de que todo está bien antes de enfrentarme a algo que no pueda manejar.

Wayne Morris:

―¿Qué efectos causó el control basado en el trauma con los que tengas que lidiar en tu vida diaria?

Cisco Wheeler:

Yo continúo sufriendo debido al control mental basado en el trauma en cada aspecto de mi vida. Tengo que lidiar con el hecho de que mi padre tuvo a una hermosa niña que él no quiso amar cuando ésta nació. Tengo que lidiar con el hecho de que en lugar del amor de la pequeña niña, él quería partir su mente en millones de pedazos para estructurar cada aspecto de su vida. ¿Y después me tengo que preguntar a mí misma por qué esa niña pequeña se partió en millones de partes?, y así tengo que lidiar con cuestiones como esas. Es difícil para la mente comprender lo que se hizo con ella porque la mente instintivamente trata de protegerse a sí misma, por lo que se sufre de pequeñas “mordidas”. Pero la mente siempre está procesando material. Después tengo que lidiar con el hecho de que ellos planearon esto. Así de estructurada está la mente. La estructuración de la MPD/DID fue planeada desde el tiempo de mi concepción y estoy temerosa que eso en cierto nivel hiera mis sentimientos cuando pienso sobre ello.

 Wayne Morris:

―Ellos tienen una estructura definida en términos de conocer lo queestaban haciendo cuando te estaban traumatizando, y los efectos que harían en ti… 

Cisco Wheeler:

Exactamente. Ellos sabían de la A a la Z lo que querían hacer con mi vida y cómo la iban a estructurar. Ellos querían que yo me convirtiera, y lo que sería yo a partir de eso. Eso es esclavitud. Yo tenía que lidiar con mi cuerpo, alma y espíritu porque todas las partes de mí habían sido violadas. Continuamente tenía que lidiar con recuerdos, con cuestiones espirituales; con cuestiones concernientes a mí misma, con mi programación; cómo me deshumanizaban; cómo me avergonzaban; cómo me traumatizaron al punto en el que no sabía ni quién era yo, qué era yo, dónde estaba o adónde es que iba. Yo no sabía ni siquiera que era una niña pequeña en algunos puntos de mi traumatización. Ellos se aseguraron en deshumanizarme tanto al punto en el que me convertí en una gatita para mí misma. El querer ser una niña pequeña significaba ser torturada, ser castigada, algo inaceptable. Tenía que lidiar con cuestiones espirituales porque se me decía que Dios no me quería, que él me violaba, que yo no podía tener mi nombre escrito en el Libro del Cordero de la Vida, que mi nombre había sido retirado del Libro del Cordero de la Vida, y ellos continuaban programándome con cuestiones donde hipnóticamente se me retiraba el corazón de mi cuerpo, usando drogas, por lo que yo no sabía siquiera si tenía corazón. Ellos me deshumanizaron a tal punto que ya no tenía a nadie a quien acudir a excepción de mi familia. Ningún lugar adonde ir.

Wayne Morris:

―¿Había otros perpetradores incluidos en tu familia, además de tu padre?

Cisco Wheeler:

―Oh, definitivamente. No sabría por dónde empezar. Mi programador inicial fue Dr. Green, quien era realmente el Dr. Jhosep Mengele. Mi otro programador fue Dr. Black, el cual era mi padre. 

Wayne Morris:

―¿Cuándo te diste cuenta de que Dr. Green era en realidad Jhosep Mengele?

Cisco Wheeler:

Siempre lo supe desde mis partes internas. Mis partes más profundas eran programadores y mi padre fue entrenado por Mengele; él era su segundo hombre. También fuimos entrenados para ser programadores. Esa era nuestra especialidad.

Wayne Morris:

―¿Él decía o usaba su nombre en algún punto?

Cisco Wheeler:

Sí, lo hacía. Así como también usaba el de Dr. Fairchild y Dr. Green.

Wayne Morris:

―¿Cuál es tu entendimiento sobre el envolvimiento de Mengele en el control mental a través del continente?

Cisco Wheeler:

Yo estoy segura que han infiltrado cada estado, y sé que él trabajó en Canadá.

Wayne Morris:

―¿En qué estado él trabajaba cuando a ti te estaban realizando control mental?

 Cisco Wheeler:

―La mayor parte de mi programación ocurrió en California y en Oregón. En California en la base naval de China Lake; en el presidio de San Francisco, y en el Hospital Letterman a un lado del Presidio de la base militar. En Alcatraz había programación ocurriendo con los prisioneros de ahí. Y en el Castillo de Scottys en Death Valley en California. También en Torrence en California. Y en el Hospital Mental de Salem, Oregón. Y en el gran hospital Masónico llamado Dorenbecker en Portland.

Wayne Morris:

―¿Cual fue el período de tiempo en que estuviste ahí?

Cisco Wheeler:

―1948-1949; hasta llegar a mitad de los 60s.

Wayne Morris:

―¿Cómo comenzaste el proceso de curación de ti misma en deshacerte lo más posible de la programación que se te había hecho? 

Cisco Wheeler:

―Por medio de estabilizarme. Por asegurarme de que estaba en un lugar seguro donde podía hacer mi trabajo sin estar siendo infiltrada. Por hacer el esfuerzo y tener el compromiso de estar saludable por entre todas las cosas. Por medio de trabajar diligentemente en mi programación, en mis recuerdos y ser una buscadora de la verdad. Por medio de encontrar, lo que sea que se me haya hecho, qué fue lo que pasó conmigo y qué estaban haciéndome. Si uno no sabe dónde ha estado, no sabe uno adónde va. Fue muy importante para mí ir sobre la recuperación de mi salud, porque una vez que supe qué fue lo que pasó conmigo y la profundidad de mi programación estuve dispuesta a romper con las señales de mi programación que decían: “No escuches al mal”, “no veas al mal”, “no hagas el mal”, “sé silenciosa y no hables”. Yo estaba dispuesta a luchar contra eso. Yo iba a contar. Ésa era la determinación que me ayudó a luchar contra el trauma. Saber qué era lo que tenía que aprender conmigo misma.

Wayne Morris:

―El trabajo por el que tuviste que pasar para completar ese nivel de curación, ¿qué implicaba eso en términos de tener que lidiar con tus recuerdos?

Cisco Wheeler:

―Tuve que encarar el dolor, la tortura, enfrentar mis propios miedos de lo desconocido, enfrentar el hecho de que mi padre no me amaba, enfrentar el hecho de que la unión por medio del traumatismo no es amor y no importa lo que se diga sobre ello en nombre del amor, no hay amor involucrado en esto. Tuve que mirar muy profundamente dentro de mí misma y encontrar la chispa de la vida que me faltaba porque te deshumanizan tanto mediante la programación que te conviertes en su esclavo, tanto que para algunos la luz se les apaga y no hay esperanzas. Pero yo fui afortunada. Hay alguna esperanza y hay luz, y esa luz me dio la energía, la fuerza y el coraje que necesitaba para recuperar la salud.

Wayne Morris:

―¿Cómo es que la gente de alrededor tuyo te ayudó en esto?

Cisco Wheeler:

―Mi equipo de ayuda fue muy servicial. Consistía de tres mujeres además de mí. Fuimos programadas por el mismo tiempo y por los mismos programadores. Mi padre ejerció una influencia muy fuerte en sus vidas porque él fue su programador. Eso nos unió a todas nosotras emocionalmente. Las cuatro hicimos el compromiso de que íbamos a salir de esto y de que íbamos a recuperar la salud. Nos salimos de eso e hicimos una amistad basada en la confianza y en la unión. Éramos muy unidas por todo lo que compartimos, nos reconfortábamos la una a la otra, estábamos ahí la una para la otra, siempre teníamos un oído dispuesto a escuchar; aprendimos cómo documentar nuestros recuerdos, para estar ahí no importando qué hora del día fuese durante los primeros cinco años. Dos de las tres damas tienen licenciatura universitaria, la otra es maestra. Todas fuimos libres porque nos apoyábamos las unas con las otras. En nuestro proceso de sanación la primera cosa que tuvimos que hacer fue asimilar que sufríamos de DID, de MPD, y que proveníamos de familias satanistas generacionales. Sí, nosotras practicamos el satanismo y sí, nosotras estábamos dentro de los linajes Illuminati y sí, hubo mucha suciedad en nuestras vidas, la cual no queremos mirar. Era muy doloroso de observar. Pero llegó un tiempo en el que quisimos salir de nuestra negación y yo pienso que eso fue lo más importante del proceso de sanación; cuando miro hacia atrás. Tuvimos el coraje de mirar nuestras vidas y de afrontar la realidad de lo que estaba pasando. Fuimos programadas para ser programadores, y eso nos dio la habilidad de entender a otros así como a nosotras mismas, y pudimos trabajar juntas como un grupo, y ganamos mucha fuerza contando las unas con las otras. Pero también llamábamos a una espada "una espada", no podíamos mirar a otro lado. Eso nos dio la fuerza, eso nos dio el coraje para seguir luchando. Nos dimos cuenta de que sí, efectivamente sufríamos de control mental, y de que sí, éramos esclavas de los Illuminati. Nos desagradaba mucho la esclavitud en la que habíamos nacido. Nos desagradaba también la idea de que no se nos daban opciones a lo que nos estaba pasando. Queríamos ser agentes libres pero nosotras simplemente no sabíamos cómo ser agentes libres. Teníamos que luchar por ello. No iba a ser fácil. Las noches estaban llenas de trauma. Los días estaban llenos de trauma y dolor. El cuerpo, alma y espíritu estaban en una guerra continua mientras buscábamos la salud. Simplemente no quería dejar ir el conocimiento secreto de lo que se había hecho con nosotras, todo lo que se nos hizo a nosotras fue en secreto. Los programas no querían revelarse y el irlo desenredándolo resultaba muy, muy doloroso.

Wayne Morris:

―¿Fue la habilidad para ti y para los otros sobrevivientes el ser capaces de encontrar un lugar seguro, el irse adaptando con ustedes mismas y con otros, un factor significativo en ser capaces de romper dicho control?

Cisco Wheeler: 

―Oh, definitivamente. Incluso en el punto en el que íbamos a visitar a nuestro terapeuta, nuestros controladores se quedaban en las escaleras del edificio en el que íbamos a entrar para hacernos saber de que si decíamos algo que pudiera echar abajo a la familia o exponer a la familia, pagaríamos por ello después. Ellos estarían esperándonos. En otras palabras, pásenla bien, disfruten de su terapeuta, pero estaremos aquí esperando cuando ustedes salgan. La tortura que viene; es tenerlos que encarar cada vez que íbamos a ver a nuestro terapeuta, teníamos que afrontar el hecho de que estarían esperándonos al doblar la esquina o incluso en el camino. Ellos son capaces de quemar tu casa, o quizá poner una bala en la cabeza de uno de tus hijos o a través de la ventana de tu recámara, o vendrán por ti de alguna u otra manera. Tienes que aprender a lidiar con amenazas, mentiras. Así fue como el inicio de nuestra terapia comenzó. El sólo afrontar el trauma que surge de la amenaza hace que muchas personas se queden en casa. Pero lo que hicimos fue que nos enojamos tanto, que decidimos pelear por nosotras y otros sobrevivientes, incluso hasta la muerte, porque no se acaba hasta que Dios dice que se acaba. Cuando él dice: “Bueno, se acabó”. Está bien, estaremos listos para volver a casa. Nosotras vamos a luchar esta pelea. Nosotras vamos a ganar. Antes, cuando estábamos bajo control mental y nos quitaban los recuerdos, no teníamos otra opción. No teníamos voz en lo que nos hicieron. Pero esta vez es diferente. Tenemos algo que decir. Podríamos entrar a la oficina del terapeuta o podríamos elegir no hacerlo. Pero para tener la capacidad de decir: “Incluso hasta la muerte voy a ir a terapia, voy a continuar este viaje”, hubo mucha fuerza que vino con eso, porque cada vez que dábamos un paso en la dirección correcta nos dio el poder que necesitábamos.

Wayne Morris:

―Entonces encontraron mucha fuerza en la ira.

Cisco Wheeler:

―Inclusive cuando ellos nos estaban reteniendo los primeros cinco años de nuestra terapia, y ellos lograban retenernos, y nos torturaban, inclusive nos aplicaban electroshocks, nos drogaban y nos violaban, una y otra vez. Continuaron estas cosas durante los primeros cinco años. Incluso después del trauma, valió la pena. Porque fue la primera vez que supimos que éramos humanos. Nos volvimos tan deshumanizados debido al trauma del control mental que logramos obtener una chispa de humanismo para realmente obtener la realidad; “No soy una gatita, soy una niña, soy una mujer, una vez fui una niña”. “Todo era mentira”. Valía la pena morir por la verdad. 

Wayne Morris:

―Tú mencionaste acerca de la vinculación del esclavo del trauma. ¿Puedes explicarles a nuestros escuchas qué significa eso y qué significó en tu caso para ti?

Cisco Wheeler:

―Sí. Por ejemplo, Dr. Green. Él solía ponernos en jaulas calientes en el desierto. Había tanques de sudor. Él llegaba ahí, después de que no teníamos ni agua ni comida por un buen número de horas (que parecían días para nosotros). Se nos decía que eran días, pero el sentido común nos indicaba que eran horas. Estas jaulas estaban hechas para que pudiéramos ver fuera de ellas (como animales enjaulados). Recuerdo que a mi izquierda había otras jaulas…. con niñas pequeños de dos, tres, cuatro años de edad. Green venía y traía una flor en su mano y caminaba sobre esa área, y mientras estábamos en esos tanques de retención y se aproximaba a mí, decía: “Te quiero, no te quiero, te quiero, no te quiero…”. Si él terminaba diciendo: “No te quiero”, sabía que eso significaba un gran problema debido a que él ya había establecido un ejemplo para mí, por medio de caminar a las jaulas de la izquierda, y les decía a las niñas que él no las quería al mismo tiempo que se le acababa el último pétalo de su flor. En ese punto, la pequeña niña era sacada fuera y era asesinada enfrente de mí. En otras palabras, su vida era terminada en ese punto; para demostrar su poder y su control, y lo que pasaba si Dr. Green dejaba de quererte. Lo que yo no podía asimilar cuando era niña, con la mente de una niña, es que todo esto estaba preparado. El asesinato era real pero la cuestión era que los que se asesinaban eran niños de los llamados “desechables”. En lo que respecta a mí, yo era Illuminati, por lo que no iban a eliminarme debido a que ellos tenían un propósito para mí, ellos tenían mi vida ya planeada. Parte de la cuestión es el preparar el escenario. El guion era realizado cuando Dr. Green eliminaba al niño de la jaula. Se suponía que yo debía de ver todo eso, porque era su jugada de poder. Eso era esclavitud traumática, se nos indicaba pensar: “Te amo Dr. Green, te amo mucho, mucho, porque podrías haber dicho que no me querías y podrías haberme eliminado”. “Él me amaba porque respetaba mi vida”, pero también me demostraba el poder que tenía. Trata de trasladar toda esta cuestión a la mente de una niña de cinco años.

Wayne Morris:

―¿Crees tú que el factor de lo imprevisible del trauma era un factor clave en la esclavitud del trauma?

Cisco Wheeler:

―Definitivamente. Tú nunca sabes cuándo vas a ser amado y cuándo vas a dejar de ser amado. En cualquier punto podría haber un cambio de dirección. Cuando mi padre era gentil como mi programador, él era muy gentil, pero cuando era rudo, era rudo hasta la médula. No había humanismo. Él se convirtió en una especie de animal en sí mismo. No había nada que él no hiciera para lograr su cometido. Tenemos partes en nosotros mismos que lo quieren hasta el día de hoy, que siempre lo querrán, que ven por él.

Wayne Morris:

―¿Cuántos otros niños están envueltos en esto, de los que tenías conocimiento en ese momento?

Cisco Wheeler:

―Yo sé que para 1968 había cerca de dos millones de MK Ultras. Desde ese entonces yo no estoy al tanto ni tengo el conocimiento porque no puedo ver el registro ni los archivos que me digan cuántos hay. Si pudiera suponer, diría que diez millones.

Wayne Morris:

―¿Cómo sabes que había dos millones en ese entonces?

Cisco Wheeler:

―Porque era programadora y veía documentación al respecto.

Wayne Morris:

―Entonces ellos han logrado ser capaces de programar víctimas para que programen a otras víctimas… ¿cómo les va haciendo eso?

Cisco Wheeler:

―Ellos te entrenan para el trabajo. Te tienes que dar cuenta que en la estructura Illuminati hay muchos niveles en el sistema. Mis madres fueron programadas en programación. Eso a un nivel Illuminati. 

Wayne Morris:

―¿Te entrenan en técnicas de programación?

Cisco Wheeler:

Sí.

Wayne Morris:

―¿En qué tipo de personas te hicieron realizar este tipo de programación?, ¿eran otros miembros de familias Illuminati?

Cisco Wheeler:

―Todos ellos eran niños Illuminati. Nosotros no trabajamos fuera de la estructura Illuminati. 

Wayne Morris:

―Como miembro de una familia Illuminati, ¿qué tenían en mente para ti, por qué querían programarte? 

Cisco Wheeler:

―El sólo propósito; en la capa más profunda del sistema, yacen las madres. Ellas son la fundación. Tú tienes tres madres quienes están en un pedestal, su propósito esencial es el de gobernar y reinar junto al anticristo como sus reinas cuando éste tome su trono. Como Dios tiene una novia, lucifer también tiene una novia, y esa novia son las Madres de la Oscuridad. Ése es el propósito principal.

Wayne Morris:

―¿Quién será esta figura del anticriso?, he escuchado el nombre de “Lord Maitreya”, es éste un candidato?

Cisco Wheeler:

―Él es uno de los precursores, un discípulo. Tú tienes que comprender el sistema de creencias luciferiano y la forma de la estructura con la que los Illuminati la presentan. La presentan de acuerdo a la palabra de Dios, para que pueda ser presentable y se pueda realizar, pero a la vez es blasfema de lo que Dios es. Cuando Dios envió a su hijo a la tierra, tenía doce discípulos que lo seguían. El anticristo tendrá como tres en uno, y tendrá también doce precursores o discípulos, aquí es donde entra Maitreya. Él es un precursor, así como Juan el Bautista fue un precursor de Cristo. 

Wayne Morris:

―¿Tienes alguna información de cómo planean hacer todo esto?

Cisco Wheeler:

―Ellos ya lo han logrado… por medio de quitarnos nuestros derechos constitucionales… por medio de tener un gobierno dentro de un gobierno; como una caja dentro de una caja. Por medio de crear hambrunas, por medio de tener guerras y rumores de guerra, por medio de que las personas canadienses y americanas no tengan más las libertades que una vez tuvieron. 

Wayne Morris:

―En un sentido global, ¿cómo está esto enlazado con lo que se conoce el Nuevo Orden Mundial?

Cisco Wheeler:

―El Nuevo Orden Mundial es un grupo de personas dentro de los Illuminati; trece linajes dominantes que gobiernan el mundo y preparan el escenario. Ellos ejecutan el guion, y habrá un cumplimiento completo de lo que ellos han planeado para las personas americanas, canadienses y el mundo. No hay ninguna duda sobre esto. 

Wayne Morris:

―¿Qué tipo de cosas esperas que ocurran en el futuro que estén relacionadas con esto?

Cisco Wheeler:

―Yo creo que las personas del mundo se levantarán algún día, muy pronto y se darán cuenta de que el mercado bursátil ha colapsado, que financieramente el mundo está acabado. Ellos se darán cuenta de que la comida y los granos han sido contaminados, que el campo médico ha sido invadido por la fuerza médica de los Illuminati porque los Illuminati se han infiltrado en cada aspecto de nuestras vidas. Ellos se darán cuenta de que no tenemos ni siquiera la libertad de hablar por nuestros niños, que el gobierno tiene más que decir sobre nuestros niños que nosotros mismos, que ellos pueden asumir su control en cualquier punto. Nos daremos cuenta de que las iglesias no son lo que parece que son y han sido, de que las iglesias han sido infiltradas desde hace mucho tiempo. No queda ya nada. No hay nada que no haya sido tocado por los Illuminati y sus familias.

Wayne Morris:

―¿Hay algún tiempo en el que todo esto será implementado en términos de un Nuevo Mundo y un gobierno militar? 

Cisco Wheeler:

―Definitivamente.

Wayne Morris:

―¿Qué tipo de cosas crees que estos grupos de poder pertenecientes a los Illuminati trataran de implementar en términos de controlar la ira de las personas y sus reacciones sobre lo que tienen planeado hacer y cuáles serán las represalias?

Cisco Wheeler:

―El eliminar a las personas como un todo. Todo aquel que no esté bajo la sumisión del Nuevo Orden Mundial será eliminado.

Wayne Morris:

―¿Tú crees que utilizarán a las víctimas de control mental en orden de lograr implementar esto?

Cisco Wheeler:

―Sí. En su mayoría, definitivamente.

Wayne Morris:

―¿Cómo crees que eso va a ocurrir?

Cisco Wheeler:

―Ellos pueden utilizar a cualquier esclavo que haya estado bajo control mental para completar cualquier meta establecida mediante el código de acceso del esclavo. En este sentido, ellos pueden volar un puente, asesinar a cualquier líder; un gobernador, un alcalde, un pastor, cualquiera que se atraviese en el camino de los Illuminati, que no se someta o se deje controlar por la estructura Illuminati. Ellos tienen esclavos en sus fuerzas que simplemente irán y los eliminarán. Cualquier cosa que se necesite, está ahí. Te garantizo que está ahí. 

Wayne Morris:

―Ha habido un buen número de sobrevivientes de control mental hablando acerca de programaciones sobre el final de los tiempos en lo que ellos saben que van a ser activados para hacer algo. ¿Está esto relacionado con lo que estamos hablando?

Cisco Wheeler:

―Sí, lo está. Definitivamente lo está. Hay un reloj avanzando y va a detenerse pronto a la medianoche, y cuando lo haga, todo el infierno se desatará en el mundo. 

Wayne Morris:

―¿Tienes idea de la fecha?

Cisco Wheeler:

 ―Yo no doy fechas. No soy Dios y las cosas pueden cambiar siempre. Las tablas del tiempo pueden cambiar debido a circunstancias que rodean lo que ellos tratan de completar. Puede que las cosas se aceleren mucho o el tiempo puede detenerse porque todo tiene que trabajar como un reloj haciendo tic-tac. Todo tiene que estar en su lugar para que el Nuevo Orden Mundial pueda surgir. Todo tiene que estar en su lugar.

Wayne Morris:

―¿Qué piensas que la gente puede hacer allá afuera para tratar de impedir esto o para prepararse para esto?

Cisco Wheeler:

―Creo que la gente tiene que entender que hay un tiempo para llorar y que hay un tiempo para la guerra. Cada hombre y mujer tiene la intuición dentro de sí mismos para contestarse a ellos mismos. Cuando ellos miran a su alrededor, si son honestos consigo mismos, se darán cuenta de que el mundo se está cayendo a pedazos, de que algo grande se está viniendo abajo. Ellos necesitan mirarse a sí mismos, escucharse a sí mismos. Mirar, escuchar y razonar sobre qué está pasando alrededor de ellos. Ellos necesitan prepararse para lo peor, porque lo peor está llegando. Ellos deben estar en un lugar y en un estado mental determinado para que cuando los soldados militares estén tocando a sus puertas y vengan por sus niños para llevárselos, ellos digan: “No a mí, no a mí, no a mi casa”. Estamos en una guerra. Hay un tiempo para luchar.

Wayne Morris:

―Parte de tu fortaleza, como tú dices, ha sido a partir de la ira en tratar de exponer lo que te han hecho. ¿Qué es lo que has estado haciendo para liberarte en un cierto grado en términos de exponer lo que te han hecho?, ¿cómo has logrado hacerle llegar tu palabra al público?

Cisco Wheeler:

―Yo he sido coautora de tres libros con Fritz Springmeier y por medio de ser coautora de esos libros hemos logrado sacar nuestra información interna de lo que nos ha acontecido a los que fuimos víctimas en nuestra propia experiencia con los Illuminati, y lo hemos puesto en páginas. En otras palabras, lo hemos escrito. Debido a que somos programadores, entendemos el latido mismo del corazón de satanás. Porque el control mental y los Illuminati no son más que el mismísimo latir del corazón de lucifer para acabar con el pueblo de Dios, y el mundo en general como un todo.

Wayne Morris:

―¿Qué más crees que debe pasar en términos de exponer la información a un público en general?

Cisco Wheeler:

―Yo pienso que comprender qué es lo que está pasando en el mismísimo latir del corazón de los Illuminati. Que debes de entender qué son los Illuminati, quiénes son ellos, cómo funcionan y qué es lo que han hecho. Para entender eso tú necesitas una buena visión sobre ello. Sin tener visión premonitoria andarás caminando en la oscuridad, y pensarás que tú sabes, pero realmente no sabes nada hasta que te pones en contacto con el asunto. Y lo hemos puesto en las páginas. Está ahí, está escrito. Ya sea si soy yo o Fritz o alguna otra persona, de todas formas, existe material escrito sobre control mental y la gente necesita saber qué es lo que se ha hecho. Si ellos no saben qué es lo que se ha hecho, ellos no sabrán lo que se les puede hacer a su familia o a sus hijos. 

Wayne Morris:

―¿Entonces qué elementos en términos del sistema de creencias Illuminati y de lo que han estado haciendo son importantes que la gente conozca?

Cisco Wheeler:

―Ellos necesitan saber que los Illuminati son satanistas y que no hay nada que ellos no hicieran. Ellos se consideran a sí mismos Dioses. Ellos piensan que son Dioses y ellos solamente están sirviendo a lucifer. Ellos le han hecho juramentos a lucifer para servirle como a su príncipe, como el padre de la luz. Ellos han hecho juramentos de sangre para ver esto, para ver todo esto realizado, para ver la totalidad completa de los tiempos finales terminada, para ver al anticristo tomar su trono. Llevan haciendo esto por siglos. 

Wayne Morris:

―¿Crees que es importante que el público en general comprenda los aspectos del control mental y cómo han logrado completar los procesos del control mental? 

Cisco Wheeler:

―Definitivamente. Si ellos no comprenden el control mental, ellos no van a entender qué es lo que está pasando en su patio trasero, o en sus escuelas, o en sus iglesias o en la política. Ellos deben de comprender cómo han sido totalmente controlados desde la cuna, y que casi todo lo que les han dicho han sido puras mentiras.  

Wayne Morris:

―¿Qué tan importante en términos de los linajes Illuminati es el control mental dentro de sus propias familias?, ¿qué parte juega esto en completar sus metas?

Cisco Wheeler:

―Los Illuminati son muy leales entre ellos mismos. Ellos son Dioses. Ellos se ven a sí mismos como Dioses, y ellos se quedan dentro de la estructura Illuminati, dentro de los linajes reales, dentro de las trece familias dominantes. Si tú no eres generacional, tú no puedes ser capaz de estar dentro de los Illuminati, porque esto se pasa de generación en generación, de padres a hijos, de padres a… toca a todos en la familia por generaciones y generaciones. Esto no es algo que solamente pasó. 

Wayne Morris:

―Parece haber algo más ocurriendo aquí que simples alianzas familiares al respecto de que ellos han controlado mentalmente y traumatizado a sus propios miembros familiares. Yo pienso que eso forma una parte importante en el aspecto de cumplir con sus metas, ¿cierto?

Cisco Wheeler:

―Eso es verdad, porque su alianza es con lucifer al que de ahora en adelante llamaré satán, ése es quien es él. Ellos creen en la adoctrinación del satanismo, y creen que ellos gobernarán como Dioses junto a él si es que son obedientes a su llamado; el cual es que lucifer puede llamar por sus vidas porque ellos le hicieron juramentos de sangre, de que ellos gobernarían en el infierno junto a él. Ellos no le temen al infierno. Ellos no tienen ningún miedo al infierno. Ellos sólo creen que si hacen lo que satán les pide, ellos reinarán en el infierno con él y someterán a las personas del mundo. Ellos se convertirán en Dioses junto con él. Eso es una gran mentira. Ellos creen en esto. ¿Qué más puedo decir?, esa es la esencia de su doctrina. Ellos creen que serán Dioses en el infierno. Y todo lo que ellos quieren es ser Dioses porque se ven a sí mismos como Dioses. Como Dioses, ellos no se someten a ninguna autoridad a excepción de la autoridad de satán. Lucifer lo es todo para ellos. Él les dice exactamente qué hacer y ellos lo hacen. 

Wayne Morris:

―¿Crees que esto está motivado por el vértigo del poder y por la seducción del poder?, ¿es eso lo que yace bajo su motivación?

Cisco Wheeler:

―Tiene que ver con dinero, honor, poder y gloria. Tiene que ver con entidades demoníacas, con espíritus generacionales. 

Wayne Morris:

―Entonces ellos se han alineado con…

Cisco Wheeler:

―Con lucifer y sus entidades demoníacas, sí, ellos están muy poseídos por los demonios.

Wayne Morris:

―Ambos, tanto tú como Fritz Springmeier han ayudado a otras víctimas de trauma basado en el control mental. ¿Cómo es que tu entendimiento de las técnicas de programación han ayudado a socorrer a otros?

Cisco Wheeler:

―Yo he sido capaz de ayudar a otras víctimas de trauma basado en el control mental debido a la situación caótica por la que pasé. Así mismo, he sido coautora de tres libros junto con Fritz y tengo la información disponible si alguien quiere hablar conmigo sobre el material contenido en los libros debido a que están pasando por el mismo problema que está escrito. Algunas veces ellos sólo necesitan un oído dispuesto a escuchar. También trabajando con víctimas de control mental puedo entenderlos en la complejidad de sus problemas acerca de quiénes son ellos y lo que les han hecho, sin juzgarlos. Cuando ellos me dicen que son MK ULTRA y Dr. Green, o Dr. Black o Dr. Star o quien quiera que haya sido su programador; ellos tienen memorias de esto. Inmediatamente mi corazón se convierte en uno con ellos porque yo también he estado ahí. Yo he caminado con sus zapatos, y sé por lo que están pasando. Quiero escuchar lo que tienen que decir. Me importa. Yo veo su viaje, y cualquier cosa que diga será necesaria para darles la fuerza que necesitan para continuar. Eso es muy importante para mí.

Wayne Morris:

―Yo me pregunto, ¿cuándo estás trabajando con otras víctimas, el acto de recordar el trauma de su acondicionamiento, ayuda a deshacer la programación y su acondicionamiento?

Cisco Wheeler:

―Cuando alguien más puede caminar donde tú ya has caminado, o decir, sí, me acuerdo aún de eso, es una confirmación. Necesitamos de una confirmación. Porque las atrocidades que se han cometido con nosotros en orden de esclavizarnos al grado en el que fuimos esclavos de control mental total, que ni siquiera sabíamos si estábamos vivos y bien en el planeta tierra sin permiso. ¿Sabes lo que estoy diciendo? Cuando alguien me llama y dice: “Yo recuerdo tal y tal”, y yo le digo: “Estás en el camino correcto, tu mente jamás te miente, puedo confirmar lo que estás diciendo, estas cosas sÍ pasan y sí, el programa me es muy familiar”. No les contaré sobre la programación porque eso es muy peligroso hacerlo, pero les dejaré que me digan lo que saben. Después les doy la confirmación de quiénes son ellos. 

Wayne Morris:

―¿Qué otros tipos de cosas se puede hacer para ayudar a las víctimas en términos de su propia curación y de que su memoria trabaje? ¿Qué otras cosas recomiendas para ellos?

Cisco Wheeler:

―Yo pienso que una de las cosas más importantes para recordar es que todos somos esclavos. Fuimos gobernados y controlados por la mano más macabra de la maestría. Fuimos controlados por individuos muy sádicos y fuimos terrible, terriblemente tratados. Usted no trataría a un animal en la forma en la que nosotros fuimos tratados. Usted no lo haría. Es importante ser sensitivos a ello porque es muy doloroso. El cuerpo se siente violado, la mente se siente violada, el espíritu se siente violado. Y necesitamos de alguien que diga: “Tú sabes que no he caminado por donde tú has caminado, por lo que no puedo comprender en su totalidad lo que me estás diciendo, pero estoy escuchando, y realmente creo que lo que te pasó a ti, te pasó”. Esto debido a que hemos sido programados para creer que si le decimos al mundo, el mundo dirá que somos mentirosos, y que se levantarán contra nosotros, probablemente nos dispararán o nos pondrán en prisión por los crímenes que se han realizado o que nadie creerá en las atrocidades de cualquier manera. ¿Alguien creía lo del holocausto?, el mundo no quería escuchar sobre ello. No querían creerlo. Tuvieron que pasar varios años, y la gente aún no quiere creer que el holocausto ocurrió realmente. Y lo que nos pasó a nosotros no es menos de lo que pasó en los campos de concentración. 

Wayne Morris:

―¿Tú sientes que ellos han hecho varios tipos particulares de trauma y de condicionamiento que los han llevado a ustedes a creer que el público no va a creer en su palabra?

Cisco Wheeler:

―Oh. Definitivamente. Cuando alguien como yo o el señor Springmeier te empieza a contar cosas acerca del abuso ritual y las festividades satánicas y si, ellos hacen esto, y ellos hacen A, B, C y D, entonces nuestra mente dice: “Uh, uh, me voy a apagar, acabas de golpear un bloque aquí, no quiero escucharlo”. El escuchar esto significa que todo lo que te han contado en tu vida, de repente, han sido puras mentiras. Estas cosas sí pasan. Hemos sido programados con los guiones de cuentos de hadas, etc. y eso nos ayuda. 

Wayne Morris:

―He hablado con Fritz acerca de cierta cultura: historias, películas, libros que son usados… el Mago de Oz, por ejemplo. 

Cisco Wheeler:

―Alicia en el País de las Maravillas. Blanca Nieves. (El nombre de Blanca Nieves o Snow White en inglés, hace alusión a la cocaína con la que los esclavos MK Ultra son puestos a dormir).

Wayne Morris:

―Entonces esto se hace por un par de propósitos, ambos debido a la prevalencia de este tipo de material en nuestro mundo “cultural”; esto refuerza la programación.

Cisco Wheeler:

―Y aún si tú no has tenido el trauma causado por el control mental, tú sigues en un mundo de apariencias y de creencias porque estás condenado a un mundo de creencias arraigadas por medio de los cuentos de hadas. No hay ninguna realidad en ese punto, pero la mente siempre quiere volver adonde está segura.

Wayne Morris:

―Parece que algunos de estos programadores también han hecho cosas deliberadamente para desacreditar cualquier cuenta que venga, luego, en términos de las víctimas, como si se vistieran como Santa Claus, simplemente siendo ridículos… 

Cisco Wheeler:

―Ellos hacen esto para invalidarte. Hay ciertos programas en los que si recuerdas esto o lo otro, y no quiero decirlo por teléfono porque ciertamente no quiero ser responsable de activar a alguien allá afuera; pero si tú recuerdas cierta información, tu mente inmediatamente se coloca en estado de demencia. Estos estados de demencia son puestos en un nivel muy profundo por medio de drogas e hipnosis, y cuando se golpea a uno, si no tienes al equipo de apoyo que necesitas, te volverás loco y terminarás en una institución mental. ¿Quién le creería a alguien que pasó seis meses en una institución mental?

Wayne Morris:

―En un sentido general, me pregunto si puedes dar alguna información a nuestros escuchas para sensibilizarlos sobre qué tipo de cosas fueron hechas, ¿qué tipo de técnicas fueron usadas para los propósitos de control mental? Usted mencionó hipnosis, drogas, trauma.

Cisco Wheeler:

―Sí, y electroshocks también. Yo siempre hablo por mí, y me remonto a los dieciocho meses de vida cuando querían asegurarse de dividirme la mente. Mi padre fue mi programador principal, pero él era también mi padre. Cuando nací fui aislada con mi padre en un pequeño cuarto dentro del ambiente de mi propia casa, donde mi padre se convirtió en mi principal proveedor de cuidados. Miraba yo a mi padre. Para el tiempo en el que cumplí diociocho meses, debido a que mi padre era programador, él podía controlar mi hígado, mis riñones, mi ritmo cardiaco, mi pulso, mi respiración.

Wayne Morris:

―¿Cómo logró hacer eso?

Cisco Wheeler:

―A través de la hipnosis; estuve muy traumatizada debido a eso. Mi supervivencia dependía totalmente de él. Yo no era expuesta al mundo exterior. Él era mi controlador en toda la extensión de la palabra. Él me daba de comer y me bañaba. También fui prematura cuando nací, lo que es muy importante de mencionar, ya que era una niña muy débil cuando vine al mundo, pesaba dos libras y una onza. Él me condicionaba por medio de su voz. Siempre me decía que él podía controlarme. Él me amaba hasta el punto en que, incluso en mi infancia, como niña recién nacida, dependía totalmente de él con mi vida. Cuando tuve dieciocho meses fui separada de él, lo que fue un shock para mí porque nunca había sido separada de él. Mi primer trauma vino cuando fui violada por mi padre. Cuando él terminó de violarme, tuve que tener cirugía reconstructiva para reparar el daño. Ése es el trauma que divide a la mente en un millón de pedazos. No debería de decir “millones”, pero se sintieron como millones para mí, en lugar de cientos de piezas.

Wayne Morris:

―¿Qué tipos de cosas fuiste condicionada para hacer?, mencionaste la esclavitud sexual, ¿que otros trabajos u operaciones te programaron para hacer?

 Cisco Wheeler:

―Tuve alters Beta y Delta; los cuales son alters para espionaje, se especializan en artes marciales. Son alters que son utilizados para chantajear a políticos, ministros, o a cualquier otro que se requiera ser chantajeado en orden de ponerlo bajo la sumisión de los Illuminati.

Wayne Morris:

―¿Cómo ocurriría este chantaje?

Cisco Wheeler:

―Usualmente a través de un acto sexual. Usualmente habrá un escenario donde se tendrá sexo con esa persona y esa persona, durante el acto sexual, será traumatizada al punto en el que la persona morirá y entonces se le chantajeará de que cometió asesinato, cuando en realidad no lo hizo. Hay muchas formas diferentes de establecer un chantaje. El responsable será grabado y será obra del esclavo sexual el hacer eso, para inculpar al individuo. 

Wayne Morris:

―¿Quiénes serán las personas detrás del chantaje?

Cisco Wheeler:

―Los Illuminati, la familia, los que quieren la sumisión de esa persona bajo sus reglas de ese día en adelante. Los Deltas son alters de asesinato para cualquiera que no quiera seguir las órdenes de los Illuminati. Cualquiera que quiera sentir que son más grandes, o mejores, o poderosos, y puedan estar fuera de la autoridad de los Illuminati y vivir, serán eliminados. Nosotros también lavamos dinero de las drogas, pero usted debe entender que estos alters particulares no viven fuera del mundo, ellos viven dentro de la mente, dentro de la construcción de la mente. Cuando son requeridos, se llega a ellos por medio de códigos de acceso específicos, ellos son traídos entonces al frente de la mente. Se les da entonces el programa sobre lo que ellos tienen que ser, lo que se supone que deben hacer, y entonces, cuando han hecho el trabajo son traumatizados de nuevo con shocks eléctricos. Esa memoria es dividida después en la mente y después son puestos a dormir hasta la próxima vez. Ellos no tienen consciencia de lo que está pasando en el mundo de afuera, o de que hay siquiera otro mundo fuera excepto el mundo en el que ellos están programados para funcionar. 

Wayne Morris:

―¿El electroshock sirve para borrar la memoria de lo que pasó en la operación?

Cisco Wheeler:

―Mientras lo hagas en las primeras 48 horas.

Wayne Morris:

―Tú y Fritz han hecho pública esta información. Tengo entendido que has salido en ciertos shows de radio, has escrito libros y la gente te ha contactado acerca de esto. ¿Qué tipo de respuesta has obtenido por parte del público con la información que has venido presentando?

Cisco Wheeler:

―Hemos tenido respuestas muy positivas por parte de terapeutas, psicólogos, psiquiatras, ministros, personas dentro de nuestro gobierno. Nos han dicho hace dos semanas que hay dos congresistas que han leído los libros y que están complacidos con la información presentada, porque saben que la información escrita es real y que es positivo que se esté dando a conocer al público. Nos han dicho que a un lado de la palabra de Dios, este libro debe estar en cada casa, en cada estante, en cada librería… Por supuesto, ha destrozado muchos de sus sueños y la estructuración fundamental que han tenido dentro de su propio entorno, ya sea en el hogar, la escuela o la iglesia, porque las cosas no son lo que parecen. Las personas que buscan la verdad están dispuestas a pagar ese precio porque esa puede ser la única forma en que pueden salvarse a sí mismas y a sus hijos.

 Wayne Morris:

―Entonces algunos de los profesionistas que se han cruzado con tu información han lidiado con estos asuntos en sus trabajos… 

Cisco Wheeler:

―Oh, definitivamente. Mi trabajo ha sido confirmado por un buen número de profesionales, y ellos dicen que es correcto. Algunos de ellos han trabajado con múltiples por veinte o veinticinco años, y ellos han confirmado mi trabajo. 

Wayne Morris:

―¿Y cuál es la respuesta general de las personas que no han estado expuestas a esto, como el público general?

Cisco Wheeler:

―Es como un shock cultural. Si tú te imaginas ir para Japón y no ser capaz de hablar Japonés, no sabrás ni siquiera como pedir una taza de café si quieres una.

Wayne Morris:

―Y debe ser más que un shock porque es su propia cultura lo que están confrontando…

Cisco Wheeler:

―Tiene que ver con las mentiras tradicionales, porque si tú estás trabajando con la verdad y estás dispuesto a tener integridad, entonces tienes que ver lo que está enfrente de ti. Nuestro libro ciertamente pone luz en la oscuridad, por lo que puedes ver lo que te ha pasado. No son sólo múltiples que son programados. Somos programados para creer que nuestros presidentes son hombres de honor, hombres de gran integridad, cuando en realidad son unos pútridos bastardos; ellos son pedófilos, ellos son adictos a las drogas, ellos practican alta magia, ellos hacen rituales. Ellos no piensan más que en sacrificar la vida de niños pequeños. Ellos no piensan en otra cosa más que en tener disponibles a todos los esclavos para ellos. Eso es lo que ocurre. Esa es la verdad. 

Wayne Morris:

―En términos de los libros que has escrito, ¿qué tantos han salido allá afuera al público?, ¿son ustedes los que los están distribuyendo o es el público el que los distribuye?

Cisco Wheeler:

―Nosotros los publicamos. Si tuviéramos a una compañía distribuidora publicándolos, los Illuminati los comprarían todos y tendrían los derechos de los libros. Perderíamos nuestros libros.

Wayne Morris:

―Entonces simplemente desaparecerían.

Cisco Wheeler:

―Simplemente desaparecerían. No podemos arriesgarnos a eso.

Wayne Morris:

―También quería preguntarte: ¿conoces la conexión de tu padre con alguna de las personas involucradas en los proyectos de la CIA: MK ULTRA ?

Cisco Wheeler:

 ―Definitivamente. Él era la mano derecha de Dr. Green. Dr. Green lo entrenó. También Dr. Star, Dr. Blue, Dr. White. Estos son nombres alegóricos. Conozco sus nombres reales, pero por la seguridad de los sobrevivientes que puedan estar escuchando, prefiero no activarlos. Eso sería algo peligroso.

Wayne Morris:

―¿Qué más piensas que el público puede hacer para ayudar a las víctimas de control mental?, ¿qué puede hacer una persona promedio?

Cisco Wheeler:

―Las personas promedio pueden ser personas que brinden apoyo. Ellos pueden contactarse con ministros quienes están trabajando con sobrevivientes del control mental MK-Ultra, ellos pueden contactar a terapeutas y decir, he aprendido sobre el MK-Ultra, acerca del control mental, estoy comenzando a tener una escena clara de lo que está pasando con estos individuos quienes han sido traumatizados desde su nacimiento, ¿cómo puedo ayudarte?, ¿puedo trabajar contigo como terapeuta, como hombre de confianza, como ministro?, ¿puedo ayudarte a entender qué es el control mental?, y mientras voy conociendo más y mientras estoy comprendiendo el tema a un nivel más profundo, entonces puedo alcanzarte y ser la mano extendida para un sobreviviente allá afuera? ¿Puedo estar ahí cuando haya celebridades satánicas que se estén aproximando y sus mentes estén teniendo flashbacks de lo que les ocurría durante estas festividades? ¿Puedo estar ahí cuando estos individuos estén metidos en sus casas, asustados, aterrorizados del mundo exterior y muy traumatizados como para siquiera salir a la tienda? ¿Puedo estar ahí para lavar ese plato porque el sobreviviente, él o ella, no tiene la fuerza por estar trabajando con sus asuntos, y están tan débiles para siquiera lavar un plato? ¿Puedo estar ahí para escucharte a mitad de la noche debido a que estás pasando por mucho dolor sobre todo lo que recordaste? ¿Puedo estar ahí para apoyarte? Estas cosas son los detalles que dan estabilidad para continuar, porque tienes que entender, como sobreviviente, en orden de alcanzar la salud, todo lo que se hizo contigo, para que puedas asimilarlo y alcanzar entonces el bienestar. Se tiene que revivir cada trauma que se hizo con nosotros. Tenemos que encararlo con el impacto total de nuestras emociones, cada sentido de nosotros con estos cinco sentidos que Dios nos dio. Tenemos que verlo, olerlo, tocarlo, escucharlo, sentirlo. 

Wayne Morris:

―Es muy complicado que la gente comprenda por lo que has pasado.

Cisco Wheeler:

―Yo puedo hablar sobre mí misma y sólo sobre mí misma, porque lo he experimentado. Algunos de los recuerdos que he rememorado me ayudaron para alcanzar la salud. Mientras trabajaba con mis recuerdos perdía el control del proceso que necesitaba para trabajar. Hay un cierto proceso por el que se pasa para traer los recuerdos en los que se requiere enfocarse. Hay ciertas cosas que necesitas hacer para mantener la memoria intacta, para que la mente no se divida a sí misma. Si el recuerdo de lo que te han hecho es tan tremendo, dividirá de nuevo a la mente como la dividió cuando se pasó por la traumatización. Cada recuerdo que se rememora provoca una retraumatización. Es un proceso, es algo que tienes que aprender, repasar una y otra vez. Porque cada recuerdo tiene un sentimiento distinto. Cada recuerdo tiene un distinto propósito detrás. Por lo que los que quieran estar ahí para ayudar tienen que aprender acerca del control mental. Hay muchas personas allá afuera que están trabajando con sobrevivientes y necesitan también de un descanso. Necesitan tener algunos días libres de vez en cuando, y necesitan ser capaces de dormir bien. Necesitan saber que cuando se vayan de la casa de la víctima, ésta no va a ser amenazada toda la noche o va a ser contactada, o va a caminar fuera de la casa hacia una trampa donde serán reprogramados o torturados. Porque los Illuminati sólo están esperando un error del esclavo para encontrarlo fuera de casa y reunirlo con sus amos. Todos los esclavos programados tienen a sus amos, y ellos simplemente nos están esperando. Ellos les responden a los Illuminati y su trabajo es asegurarse de castigarnos por lo que hemos hecho; y es que hemos hablado en contra de la familia, hemos visto lo que nos han hecho y no hemos callado. Hemos dicho, hemos hablado. Y hay un gran castigo que viene con eso.

Wayne Morris:

―Para las personas que están escuchando y sienten que han sido influenciadas por este tipo de cosas, o que saben de personas, ¿cuál es tu conseja para ellas?

Cisco Wheeler:

―Yo les aconsejaría que buscaran a un terapeuta que haya tenido entrenamiento; al menos cinco años de entrenamiento con víctimas de MPD o DID. Que realmente comprendan y crean que el abuso ritual satánico existe en el planeta tierra. Si tu estás tratando de trabajar con alguien que ni siquiera crea en el abuso ritual satánico, estás perdiendo tu tiempo. Si estás tratando de trabajar con alguien quien no entienda de DID o de MPD, también estás perdiendo tu tiempo, porque no tenemos tiempo para juegos, nuestra mente no nos lo permite, no es un campo de juego esta cuestión. Este es un asunto de vida o muerte. Si tú no estás en la circunstancia correcta y trabajando con la persona adecuada, te podría costar la vida. Hay un gran porcentaje de suicidios en víctimas de abuso ritual satánico.

Wayne Morris:

―En tu experiencia, Cisco, ¿qué tan importante fue tu equipo de apoyo en tu curación?

Cisco Wheeler:

―En una escala del uno al diez sería un rotundo diez. Sin un sistema de apoyo adecuado es mejor que lo olvides en mi opinión. Yo fui una de las más afortunadas dentro de lo que fue mi proceso de curación. Yo tuve a Fritz Springmeier quien fue mi grupo de apoyo por muchos, muchos meses, e inclusive por años en el que estaba ahí para mí; veinticuatro horas al día, los siete días de la semana, los 365 días del año. Día y noche. Los terapeutas tienen esta idea de que -y he escuchado a los mejores terapeutas decir que está bien trabajar con un sobreviviente, yo prefiero usar la palabra "víctima" porque somos víctimas constantes, interna y externamente-, ellos dicen: "Bueno, podemos pasar dos o tres horas a la semana con ellos y si caen en manos de su controlador, está bien, porque aun así estamos progresado". Casi muero cuando escuché esto la primera vez. Yo pensé, hombre, si fueras tú el que cayera en las manos de los controladores y fueras tú quien esté siendo violado, torturado o violado con pistola en mano, no estuvieras diciendo eso. Los terapeutas no entienden la profundidad del trabajo realizado y de qué tan poderosos son los programas. Cuando te quieres cortar, te vas a cortar, cuando te quieres quemar, te quemarás. No importa si el alter estuvo durmiendo por treinta años, aún está caliente, está aún al rojo vivo. Había veces en las que ponía todo mi empeño por liberarme de alguna programación, con todo mi corazón y mi alma, pero el programa era tan poderoso que simplemente no podía. Los terapeutas no entienden el nivel de profundidad que subyace en una determinada programación, esto surca las profundidades dormidas de la mente hasta sus niveles más profundos e insondables. No entienden a qué extremo van para asegurarse de que todo funcione de manera adecuada, para asegurarse de que todo lo que nos hicieron permanecerá intacto. Son obedientes a las leyes que rigen a los Illuminati.

Wayne Morris:

―Debió haber sido devastador el darte cuenta que esto te afecto a un nivel tan profundo.

Cisco Wheeler:

―Tú no puedes hacer contratos con las partes más profundas de la mente porque la mente ni siquiera sabe lo que está pasando con el sistema frontal, ni lo van a comprometer porque estás cien por ciento programados. Ellos van a hacer lo que están programadas para hacer y nada más. Ellas sólo conocen los guiones que están estipulados en su propia mente. 

Wayne Morris:

―Yo creo que es un buen testamento de tu fuerza y tu valor el haber roto el control como lo fuiste capaz de hacer, y con haber lidiado con todo lo que tuviste que pasar, y creo que eso manda un importante mensaje a las victimas allá afuera. 

Cisco Wheeler:

―Hay mucha esperanza para las víctimas de control mental allá afuera si cuentan con un buen grupo de apoyo. Como por ejemplo Fritz, quien se quedó las veinticuatro horas conmigo, y cuando las cosas se ponían mal, cuando yo iba en un determinado estado de memoria y era activada por alguien y el programa entraba, él estaba ahí para ayudarme, para ayudar en el proceso. Él me ayudaba a recorrer el camino correcto por las dos vías. Una vía es el programa impuesto en la mente y la otra vía es la del proceso de desprogramación, por lo cual conectaba con ambas y era capaz de balancearme tanto en una como en la otra. Te puedes quedar atrapada dentro de un programa por días si no tienes a alguien que te ayude a liberarte de los viejos mensajes.

Wayne Morris:

―¿Puedes explicar cómo trabaja esta cuestión?

Cisco Wheeler:

―En mi mente, tengo la primera vía colocada como: “Quiero que mi vida sea nueva, he hecho un compromiso de que quiero un cambio de dirección, no quiero ser lo que era antes, no quiero funcionar al grado en el que estaba funcionando, no quiero ser lo que era antes, no quiero tener nada que ver con los Illuminati. Quiero lavarme las manos sobre todo eso y alejarme de todo eso”. Yo estaba muy enojada con lo que se me había hecho, que mis decisiones como individuo se me hubieran quitado de mi poder desde la infancia. Yo tenía que certificar que estuve bajo esclavitud. No me gustaba, y me dije a mí misma: “Me marcho, voy a encontrar un camino por el cual salir, aunque sea la última cosa que haga, prefiero estar muerta que servirles”. Yo sabía que tenía que estar comprometida y sabía que debía tener una nueva manera de funcionar. También estaba la segunda vía que son los viejos mensajes colocados por los programadores los cuales me llevaban a un estado cien por ciento bajo control mental, bajo la influencia de los viejos guiones, los viejos programas. Sabía cuando estaba en este estado, sabía que estaba en un estado peligroso. Era cuando me cortaba, me hacía daño a mí misma, no quería vivir todas las cosas negativas de mi vida. Cuando los programas entraban en un estado consciente e inconsciente, la memoria activaba los programas, se revelaban a sí mismos con el impacto total del trauma ocurrido en la mente hace muchos años. En la desprogramación tenemos que revelar el script de la programación y encontrar la mentira. Cuando se encuentra a la mentira, entonces se puede enfocar la atención sobre la mentira y esta pierde poder. Ahí es donde yace el milagro. Tus programas son mentiras. Es todo lo que son. ¿Soy yo una niña fea? No. No lo soy. Los niños no son feos. Los niños son preciosos. Encontré la mentira. Ellos me mintieron. ¿Me amo alguien alguna vez? En lo que al culto respecta, nadie más me puede amar porque yo era incapaz de ser amada. Debido a los crímenes que se cometieron conmigo, ellos me colocaron la culpa y la responsabilidad de sus propios actos como adultos. Ellos me dieron la responsabilidad y yo me coloqué el saco de muchos colores. Tuve que ponerme un nuevo saco y es ahí donde las dos vías ayudan.

Wayne Morris:

―Parece ser que ellos han sido capaces de continuar con estas prácticas horrendas en contra de otras personas sin tomar parte ni responsabilidad por sus propias acciones, ni siquiera externalizándolas.  

Cisco Wheeler:

―Yo creo que por cada sobreviviente allá afuera, cuando estas siendo programada en la catacumba y estas cien por ciento bajo su control, cuando te dicen que llores, tú lloras, cuando te dicen que grites, tú gritas. Cuando te dicen que comas, tú comes. Cada faceta de tu vida está controlada por ellos. Cuando Fritz encontró una parte en mi sistema, y me decía que yo era una niña pequeña, yo sólo lo miraba y le decía: “Tú estás loco, yo no soy una niña, yo soy una gatita”. Yo me miraba al espejo de porcelana y en ese espejo de porcelana veía una cara, y en esa cara miraba a una gatita, es así como me programaron. Me deshumanizaban tanto como una gatita sexual que yo no sabía ni siquiera que era una niña. Fue cuando empecé a repasar mis recuerdos cuando supe que yo era una niña y empecé a ver mi imagen de forma cohesiva. Descubría que el ser una niña, era lo peor de lo peor en el mundo debido a que, cuando me portaba como niña o trataba de ser como niña, se me torturaba de una manera tan deshumanizante, tan perversa y tan tremendamente aberrante, que llegué a un lugar en mi mente en el cual ya nunca quise ser una niña pequeña. Era muy doloroso ser una niña pequeña, muy doloroso. Ellos colocaron dos jaulas para nosotras, una jaula estaba llena de hermosas, preciosas pequeñas gatitas, blancas, percal, negras, gatitas persas; yo estaba en la jaula al lado de ellas con una picana conectada a una corriente eléctrica, y cada vez que yo quería agua o quería comer algo tocaba esa picana y era electrificada con corriente eléctrica. Ése es sólo un pequeño ejemplo. Yo era humillada, yo era escupida, era totalmente degradada en aquella jaula por ser una niña pequeña. Los Illuminati; Dr. Green, mi padre, se aseguraban de que las gatitas fueran alimentadas con cualquier cosa que quisieran comer. Ellas eran amadas, arrulladas, mimadas o simplemente queridas por un buen número de días. Después de todo el trauma por el que pasé, decidí entonces en mi mente el no ser una niña pequeña, sino ser una gatita. Las gatitas pueden comer, no están acostadas desnudas en sus heces, no son avergonzadas, escupidas o pateadas. Cuando tengo recuerdos de esto, recuerdo a mi cuerpo tan demacrado por las patadas -y tenía que mostrar mis moretones para que aprendiera a obedecer y empezar a trabajar con mi memoria-. Sólo este ejemplo te da una indicación de que tan lejos son capaces de ir.

Wayne Morris:

―Extremadamente sádico.

Cisco Wheeler:

―No había pensado en ello durante tres años, pero estas gatitas pequeñas están tan poderosamente en mi mente al día de hoy mientras hablo por teléfono. Yo veo a estas gatitas y como ellas eran tratadas. Mi padre me rechazaba totalmente en ese punto. Yo amaba mucho a mi padre debido a que estaba condicionada a hacerlo. Lo amaba en su bondad, con sus debilidades y sus fortalezas e inclusive, si él era malo, no importaba porque la mente estaba condicionada a quererlo de todas maneras.

Wayne Morris:

―¿Crees que tu padre fue víctima de programación?

Cisco Wheeler:

―No tengo ninguna duda en mi mente de que mi padre era un múltiple. Mi padre era un genio en todos los niveles, pero tenía un lado gentil; era músico como también era satanista. Como ya dije, él trabajaba para la CIA, él era un Masón de grado 33 y más. Por cierto, tengo que decir que en la Masonería hay más grados que los 33. Él era un Gran Maestre. Él se sentó en el Gran Concilio Druida. Él era un hombre muy sabio, solamente que no era sabio en las cosas adecuadas. Es una lástima que sus conocimientos hayan sido aplicados en otras direcciones. Él pudo haber llegado lejos. Pero no puedo respetar a mi padre por lo que es. 

Wayne Morris:

―¿Tú crees que él tenía una opción a elegir?

Cisco Wheeler:

―No, no lo creo, porque es generacional. Él fue atrapado como yo fui atrapada. Pero la diferencia entre mi padre y yo, es que había una parte de mi padre que sabía, inclusive el lado positivo de mi padre que amaba a la familia, trabajar en el lugar de trabajo, estuvo en el ejército. Hay una parte muy positiva acerca de mi padre. Yo pienso que hay un tiempo en la vida de mi padre en que él sabía lo que era y qué es lo que estaba haciendo. Yo pienso que las barreras dentro de su propia mente, dentro de su propia multiplicidad, se habían roto al punto en el que sabía lo que estaba haciendo, aunque también sabía que estaba por sobre su cabeza. Le hubiera costado su vida el moverse o el cambiar de dirección, estaba demasiado dentro. 

Wayne Morris:

 ―Entonces, obviamente, la diferencia es que usted eligió, tomó la decisión de separarse y luchar contra eso.

Cisco Wheeler:

―Correcto. Y hay un acto deliberado dentro de la familia, la familia Illuminati, hay un acto deliberado allí. Y honestamente puedo decir lo que hicimos, lo hicimos porque nos arreglaron. Estábamos programados para hacerlo, pero cuando se encendió la luz e hicimos el trabajo de memoria, y tuvimos la libre elección de decir: "¿Lo hacemos o no?", nuestro sistema no quería hacerlo. Queríamos hacer lo correcto, queríamos esa esperanza, esa oportunidad de ser lo que realmente queríamos que naciera en nosotros, y eso sería bueno. Esa es la forma más simple de decirlo. Todavía me siento muy infantil, me siento como un niño que quiere ser buena. No quiero ser mala. No me gusta lo que me hicieron y no me gusta lo que les hicieron a otros. Ha sido totalmente injusto. Esto ha destruido muchas, muchas vidas. Lo único que quería decir es que cuando salí del sistema por primera vez y Fritz trabajaba conmigo a diario, le pregunté: "¿Estos niños en el mundo?, ¿los violan sus padres?". Él dijo: "No, los buenos padres no violan a sus hijos". Me dio un vuelco, y me quedé allí y lo miré y le dije: "Realmente siento pena por estos niños en este mundo porque no son amados". Él dijo: "Oh, pero son amados" y dije: "Oh, no, si los padres no están violando a sus hijos, entonces no son amados". Pensé que la violación era amor. Eso está muy enfermo.

 Wayne Morris:

―Los Illuminati tienden a voltear las cosas de arriba abajo.

 Cisco Wheeler:

―Oh sí. Definitivamente lo hacen. Recuerdo que mi padre decía: “Oh, cómo lo siento por esos niños que no son amados, cuánto lo siento por ellos, pero ustedes sí son amados”, y luego comenzaba a violarnos. Yo creía que aquello era el amor, creía que la violación era amor. Eso era algo realmente enfermo. La primera vez que derramé una lágrima fue cuando se me dijo que los niños pequeños y las niñas pequeñas no son normalmente violadas por sus padres, que ése no era el standard de vida con el que se vivía. Me molestó a tal grado que derramé una lágrima por la mejilla. Me tomó un buen tiempo entender la diferencia. Pensaba que era muy malo que los niños no fueran amados por sus padres. Porque lo correcto es incorrecto, lo bueno es malo, así es como se está programado. No podía creer con cuán habilidad se nos hacía pensar en estas cosas, y qué tan lejos podían llegar.

Wayne Morris:

―Especialmente con niños. 

Cisco Wheeler:

―Ellos tienen jaulas en las paredes. Ellos nos colocaban en las jaulas y los monos o los chimpancés iban y nos cuidaban. Teníamos tres de cada uno. Uno nos alimentaba, otro nos pegaba, y otro nos violaba para deshumanizarnos.

Wayne Morris:

—¡Oh, Dios Mío!

Cisco Wheeler:

—Todavía a día de hoy me levanto a mis cincuenta años y cuando estoy trabajando con mis memorias, recuerdo las jaulas. Cuando hay algo que quieren poner en determinado momento dentro de la mente, ellos planean el escenario y llevan a cabo su meta de lo que quieren hacer.

Wayne Morris:

—Entonces están manipulando un contexto particular para alcanzar un fin determinado.

Cisco Wheeler:

 —Sí, cierta imagen dentro de la mente. Un niño tiene creatividad, pero tienen que darnos la creatividad con la que trabajar porque hay que entender que la mente está protegida por la familia, ya que está oculta dentro de sí misma, como una caja dentro de sí misma: cajas y cajas, muchas cajas, y cada caja tiene una familia en la mente o todo está configurado como una cuadrícula. Una cuadrícula de 13x13 y 13 de profundidad, por lo que sus partes ocultas no tienen influencia del mundo exterior. Cuando salí al mundo y conocí a Fritz nunca supe qué era el mundo. Tenía la libertad de saber cómo ir al supermercado o dónde estaba o qué era. No lo sabía porque sólo estaba programada para hacer lo que ellos querían que hiciera. Me despertarían, me darían mis programas, me pondrían en el camino correcto en cuanto adónde querían que estuviera. Iría a hacer lo que ellos quisieran que hiciera, tan pronto como lo hiciera, volvería a dormirme. No tuve infancia. Cuando Fritz me dijo que tenía una familia y una madre que aún vivía, pensé que el hombre estaba loco. Aquí hay algo más que simplemente te dejará boquiabierto: tengo siete nietos, eso significa que tengo tres hijos propios que son adultos. Cuando me presentó a mi hijo por cortesía éste tenía treinta años (es piloto), acabo de decir que es un placer conocerte en mi mente. Después le dije a Fritz, estás absolutamente loco. Ustedes piensan que estoy loca, muchachos, lo han tenido. Me estás diciendo que estoy programada como una gatita, una gatita sexual, y cuando me miro en el espejo veo una cara de porcelana, la cara de una gatita, y tengo diecisiete años y no se supone que envejezca. Cuando me miras y tengo cincuenta años, y me miras y me sacas una foto; tengo diecisiete años. Todavía tengo diecisiete años, pero el punto es que estaba tan cien por ciento programada que cuando Fritz quería darme la verdad sobre lo que sucedió en mi vida, mi mente ni siquiera podía recibirlo porque tenía mucha programación. Me tomó dos años darme cuenta de que no era una gatita antes de creerle. Dos años de duro trabajo todos los días para romper las mentiras. Así de fuerte fue mi defensa. Miré a todos estos niños y esto es lo que le dije a Fritz: "Fritz, estás absolutamente loco. Esperas que crea que este es mi hijo. Me estás diciendo que mi hijo tiene treinta años. No me acuerdo. No lo llevé ". No lo recordaba cuando jugaba de niña. No tenía identidad con este niño en absoluto, así de oscuro estaba dentro de mi mundo. Le dije: "Tiene treinta años y yo tengo diecisiete. Espera un minuto aquí, Fritz, algo no cuadra. Estás loco. ¿Esperas que muerda esa manzana? Y voy a morderla y voy a creer esto, ¿verdad? ". Así es la mente. Ese es sólo un ejemplo. Me presentó a mi madre, a mis hermanas. Tenía dos hermanas que no conocía.

 Wayne Morris:

—Entonces debiste de tener muy malos momentos cuando todo esto salió de la caja.

 Cisco Wheeler:

—He tenido que construir relaciones. Como pude hacerme más fuerte y trabajar en los recuerdos, primero tuve que reconocer la mentira, es decir, que le gustaba a mi padre. Esa fue una mentira muy dura para mí. No podía creer que mi padre me hubiera mentido alguna vez, no mi padre. No puedo expresar lo difícil que fue para mí reconocer que mi padre me mintió. Porque si aceptaba la primera mentira, tenía que aceptar todas las demás mentiras. No quise hacerlo. No quería que mi padre fuera desfigurado. Conforme pasó el tiempo, pasaron los meses, luego tuve que enfrentar lo que era y lo que le había hecho a los demás. Si él me hizo esto y era su hija, oh Dios mío, ¿qué le ha hecho a tantos otros niños como programador? Y eso casi me mata. Lo que me molestó tanto fue que si se hizo conmigo esto o aquello, no sólo me lo hicieron a mí, se lo hicieron a tantos otros niños, los cuales han sufrido y sufren por todo esto, no quiero ni pensar cuántos otros pasaron por esto. 

Wayne Morris:

—De nuevo, todo esto debió de haber sido devastador para ti. Quiero agradecer mucho a Cisco Wheeler por unirse a nosotros en este show. Yo sé que es muy difícil el hablar de estos temas y realmente admiro tu coraje y valor al exponer esto.

Cisco Wheeler:

—Gracias a ti y gracias por preguntar.

Exégesis Diario

Redacción de Exégesis Diario

Te puede interesar