Biopoder y Neopaganismo: La dictadura informática transhumanista y el supremacismo blanco

BIOPODER

Entrevista a Lucien Cerise

23 de febrero de 2022

"El transhumanismo no es ni de derechas ni de izquierdas, es la consecuencia de la verdadera ideología del poder, que es la cibernética, el tratamiento indiferenciado de los sujetos y de los objetos, de los seres vivos y de los no vivos, todos reducidos a sistemas de información de diversa complejidad que hay que controlar. El ejercicio del poder es esencialmente un esfuerzo por reducir la incertidumbre, un esfuerzo por asegurar el propio entorno, es decir, por controlarlo todo. Esto es humano, incluso animal, ya que cualquier criatura busca asegurar su territorio, pero es un verdadero problema cuando sientes que tu territorio se extiende a todo el mundo. Para lograr el control total del mundo, hay que deshacerse de la naturaleza y hacer el mundo lo más artificial posible. El problema del poder es la naturaleza, el mundo naturalmente dado, porque la naturaleza es libre y descentralizada. Cada ser vivo es portador de su propio código genético y/o epigenético, por lo que puede reproducirse de forma autónoma sin pedir permiso a nadie. La naturaleza es anarquista y liberal, o libertaria. Para ello, los seres vivos deben ser despojados de su capacidad de reproducirse autónomamente, y su desarrollo debe ponerse bajo el control de un código heterónomo al ser vivo, un código centralizado y artefactual, definido y autorizado por la tecnociencia, es decir, un código digital, que sustituirá al código genético como tutor evolutivo. Se trata del mismo principio consagrado por la OMS de sustituir la inmunidad natural por una inmunidad artificial proporcionada únicamente por la vacunación. Así, el capitalismo decreciente intenta acabar con la naturaleza, ya que ésta amenaza su esfuerzo monopolístico por controlar el grifo de los recursos". 

La amenaza más grave de todos los tiempos

—Lucien Cerise, buenos días, gracias por haber aceptado nuestra invitación para intervenir por tercera vez en Culture Populaire (cultpop.fr). Usted es un investigador con una formación ecléctica en ciencias humanas y sociales, especialmente en filosofía, lingüística y epistemología de la ciencia. Su trayectoria es original, ya que ha frecuentado muchos círculos de reflexión, desde la extrema izquierda hasta la extrema derecha, si utilizamos la terminología habitual de los medios de comunicación. Usted es autor de varios libros con temas paralelos, "Gobernando el Caos - Ingeniería Social y Globalización", "Neuro-piratas - Reflexiones sobre Ingeniería Social" y "Volver a Maidan: la guerra híbrida de la OTAN". Esta entrevista se centrará en su último libro, "Supremacismo Blanco - Pueblos Indígenas y el Gran Reinicio", publicado por Cultures et Racines en 2021.

En primer lugar, ¿qué le llevó a escribir su último libro, con un título casi provocador? Al leerlo, vemos que la "crisis sanitaria" del covid-19 también te inspiró. ¿Cuál es la relación entre los dos temas aparentemente distantes?

—La "crisis sanitaria" inspira muchas páginas del primer capítulo, que es una contextualización a la luz de la actualidad de la cuestión del supremacismo blanco, esa corriente política que afirma la superioridad de la raza blanca. Los otros capítulos son más históricos, aunque el de Ucrania también tiene cierta relevancia actual. Empecé a escribir este libro en 2017 explotando fuentes que no había utilizado en mi anterior libro, "Back to Maidan". Allí estudié el fenómeno revolucionario tomando como ejemplo las dos "revoluciones de colores" que sacudieron Ucrania en 2004 y 2014, y destaqué las paradojas y contradicciones del nacionalismo revolucionario ucraniano, que es en realidad un supremacismo blanco calcado del de los pangermanistas arios de los siglos XIX y XX, del que Hitler y el Tercer Reich fueron las expresiones más radicales. Este medio, descrito habitualmente con el término "neonazi", está muy vivo en Ucrania, sus miembros tienen acceso a puestos clave del poder político y mediático, y goza de pleno apoyo diplomático y militar de la Unión Europea y la OTAN para atacar a Rusia. Por lo tanto, el supremacismo blanco en su forma llamada neonazi es compatible con el Occidente globalista, liberal y democrático, bajo ciertas condiciones. ¿Cuáles son estas condiciones? Esta pregunta es el punto de partida de mi investigación. Una cosa llevó a la otra y pasé a analizar otros regímenes políticos que afirmaban la superioridad blanca, a saber, los Estados Confederados del Sur en Estados Unidos, de los que el Ku-Klux-Klan es la imagen más conocida para el público en general, y el apartheid sudafricano. Originalmente, mi libro iba a limitarse a un estudio histórico de estos cuatro regímenes de supremacía blanca, de ahí el título, más una amplia introducción para situar el debate actual. Entonces la introducción se convirtió en un capítulo entero, el primero y más largo, un tercio del libro. De hecho, esta actualidad no sólo proviene del belicismo ucraniano contemporáneo, sino también del trasfondo progresista, prometeico y tecnófilo del supremacismo blanco, incluso hasta el transhumanismo. Y es en este punto donde el supremacismo blanco se une a la "crisis sanitaria" del covid-19 como pretexto para el establecimiento del Gran Reajuste transhumanista. Llego así a esta extraña pero demostrable conclusión: sí, el supremacismo blanco es soluble en el globalismo porque ambos son tecnofílicos y se apoyan en el supremacismo tecnocientífico para amenazar mortalmente a todos los pueblos, incluidos los blancos.

—Usted describe, en varios países europeos, especialmente en Ucrania, los vínculos entre los movimientos vinculados a la Nueva Derecha y el transhumanismo, con el telón de fondo de la idea de que el auge de la tecnología confirmaría la superioridad racial de los blancos. ¿Hay algún representante francés de esta corriente?

—A decir verdad, no estoy tan interesado en Ucrania en sí, ni en Rusia. La verdadera pregunta que me hago es: "¿Por qué los medios de comunicación occidentales nos piden que apoyemos a Ucrania y odiemos a Rusia? Hay un movimiento de simpatía en Francia por el supremacismo blanco ucraniano. Este movimiento emana de una pequeña franja de la llamada extrema derecha y converge con el movimiento de odio hacia la "Rusia de Putin" de las élites globalistas, pro-inmigración y LGBT, más bien de la izquierda, de ahí la incoherencia doctrinal de este movimiento de derecha pro-ucraniano, que quiere ser conservador, y su disonancia cognitiva, ya que se encuentra aliado con sus enemigos progresistas de izquierda contra Rusia, considerada un enemigo prioritario. El padre involuntario de esta corriente es Guillaume Faye, fallecido en 2019, que fue uno de los pilares de la Nueva Derecha. Guillaume Faye no era antirruso, pero algunos de sus seguidores se están convirtiendo en ello, influenciados por la televisión y la propaganda de guerra que hace de Ucrania una víctima de Moscú. A su vez, intelectuales de movimientos supremacistas ucranianos como Azov leyeron a autores franceses de la Nueva Derecha y se inspiraron en el concepto de arqueofuturismo de Guillaume Faye de 1998 para teorizar una posible cohabitación de tradición y modernidad en una síntesis de transhumanismo y arraigo identitario. Como la mayoría de los supremacistas blancos, Faye creía que la tecnociencia es principalmente una creación de los blancos y, por tanto, no puede perjudicarles fundamentalmente porque procede de ellos. Desde el año 2020 y la puesta en marcha de una dictadura informática transhumanista con el pretexto de una "crisis sanitaria", los hechos han desvirtuado esta tesis. Ahora vemos a los blancos sufrir una reacción particularmente violenta de su propio genio y de lo que su propia civilización ha inventado. Estamos asistiendo a un singular y morboso efecto boomerang de varios siglos de incuestionable dominación tecno-científica de los blancos sobre el resto del planeta, pero que está terminando en un colapso genocida autodestructivo del que los blancos son las primeras víctimas. "Castigados por lo que han pecado", ¡como hubiera dicho mi abuela!

—Una de las principales líneas de pensamiento de su libro se refiere a la diferencia conceptual que establece entre nacionalismo y supremacismo. En particular, examina cuatro fracasos políticos del supremacismo blanco en la historia, destacando la siguiente paradoja: ¿por qué el supremacismo blanco existe en teoría y fracasa en la práctica?

—El nacionalismo es, por definición, una cultura de fronteras y límites. Es la expresión de la moderación en la geopolítica. Su punto de partida mítico es el episodio de la transgresión del pomerium en la leyenda de Remo y Rómulo, que representa la prohibición de entrada en un territorio y el cruce de sus límites, término que procede de la palabra latina "limes", que significa "borde". En la historia real, es un producto de los Tratados de Westfalia de 1648, que firmaron el reconocimiento a nivel europeo del concepto de soberanía nacional sobre un territorio, y el reconocimiento de la soberanía de los demás sobre sus propios territorios. En definitiva, es el establecimiento de relaciones de buena vecindad, la base del derecho internacional. Sobre esta base, el supremacismo puede tener dos definiciones: la supremacía, y por tanto la soberanía, sobre un territorio limitado, que es similar al nacionalismo; o la supremacía sobre otros territorios, otros pueblos, o incluso el mundo entero, y el supremacismo es similar al expansionismo, al colonialismo, al imperialismo y al globalismo. Los cuatro regímenes de supremacía blanca que reviso han vacilado entre sus tendencias nacionalistas y globalistas, y ha prevalecido la tendencia globalista, lo que explica sus fracasos, que en su mayoría son de origen interno. El supremacismo blanco afirma la superioridad de los blancos sobre otras razas, pero fracasa por esta misma afirmación, que es un sesgo psicológico incapacitante y autodestructivo, de tipo hipernarcisista, transgresor y megalómano. Con un amigo así, los blancos ya no necesitan un enemigo.

—Usted destaca los complejos vínculos históricos entre los movimientos supremacistas blancos, la masonería y los proyectos transhumanistas del Gran Reajuste. Aparentemente contradictorios, usted demuestra que los objetivos políticos de estos movimientos convergen regularmente. Para usted, la ingeniería social tal y como se emplea actualmente en favor del Great Reset es una "versión secularizada del misticismo masónico" (p. 134). Sin embargo, si parece secularizada, esta ideología que configura el vínculo social pretende, a la larga, acabar con lo humano tal y como lo conocemos. ¿Cree que los objetivos de los líderes del Gran Reajuste son seculares? ¿No podemos detectar una forma de proyecto religioso mesiánico?

—Efectivamente, hay un cierto gusto por el ocultismo entre los supremacistas blancos y una fuerte presencia de la masonería. Es bastante sorprendente al principio. En cualquier caso, me sorprendió porque percibía esta corriente de pensamiento como más bien reaccionaria y poco interesada en el esoterismo o las misas negras. En Europa, la convergencia del supremacismo blanco con el ocultismo procede del movimiento "völkisch", que impregnó el pensamiento de los pangermanistas y de los nazis, en particular de Heinrich Himmler, jefe de las SS, en la dirección del progresismo racial y del constructivismo identitario. El ocultismo es un intento de trascender la condición humana mediante la adquisición de habilidades sobrenaturales y paranormales, superpoderes, como se dice en el mundo de los superhéroes del cine estadounidense. El ocultismo es una búsqueda del "humano aumentado", que es también la fantasía perseguida por el transhumanismo y el supremacismo blanco arqueofuturista, que se vería a sí mismo dominando el mundo a través de la tecnología, pero también dando a luz a una nueva humanidad nacida en laboratorios y dotada de nuevas habilidades a través de la tecnociencia. El proyecto del Gran Reajuste forma parte de esta utopía prometeica y masónica de transformar la naturaleza humana y el mundo natural a través de la cultura científica, por medio de la ingeniería total, especialmente la ingeniería genética. Es, en efecto, una especie de proyecto mesiánico, una religión de la raza blanca, que se toma a sí misma como el horizonte de la divinidad que hay que alcanzar y que se celebra por su capacidad de transformar el mundo. Esta es la rama cientificista, positivista y bioprogresista del neopaganismo, que se opone a la rama ecológica y bioconservadora, mucho más racional y razonable. También muestro en el libro el tenso diálogo, del tipo "te quiero, no te quiero", entre el supremacismo blanco y el supremacismo judío, ambos parcialmente fusionados en este progresivo ocultismo judeoblanco transhumanista que estructura el Occidente hegemónico, sobre todo en torno a la B'nai B'rith, la logia masónica prohibida a los no judíos, pero compuesta esencialmente por judíos nórdicos, germánicos y eslavos.

—¿Están otros supremacismos, por ejemplo el judío y el negro, destinados a sufrir el mismo destino que el supremacismo blanco, es decir, la autodestrucción?

—Los supremacismos etnorreligiosos en general están impulsados por los mismos defectos psicológicos: megalomanía, fantasías de omnipotencia, exceso, arrogancia, expansionismo territorial infinito y transgresión perpetua de los límites, el pecado de la soberbia, en definitiva. No tienen necesariamente todos los medios para lograr sus ambiciones, pero les mueve el mismo proyecto de dominación mundial, y por tanto de superioridad física sobre todo el planeta, y sólo la superioridad tecnocientífica puede proporcionar los medios concretos para lograrlo. Por desgracia, el desarrollo hipertrofiado de la tecnociencia no es bueno para la salud y amenaza la naturaleza humana. Cuando Jacques Attali habla de futurología, describe un proceso de humanización de los robots, pero sobre todo de robotización de los humanos. Heidegger habló a este respecto de la Gestell, el proceso de cosificación del Ser, derivado de la sociedad industrial y de la cibernética, y que conduce a la suavización y luego a la abolición total de la frontera entre lo vivo y la máquina.

Como demuestran Arthur C. Clarke y Stanley Kubrick en "2001: una odisea del espacio", el motor de la historia es la tecnociencia. Más concretamente, es el desarrollo de la ciencia y la tecnología el que escribe la historia del mundo al escribir la historia de las armas, que a su vez escribe la historia de las relaciones de poder entre los pueblos y, por tanto, la historia del supremacismo. En cuanto una tribu inventa una nueva arma, puede dominar físicamente a la tribu vecina, por lo que se produce una recomposición demográfica de la ocupación territorial. Todo está ahí, el resto es literatura. La historia es la historia de las guerras, las invasiones y los medios de protección. El desarrollo de herramientas, prótesis y artefactos está a su vez impulsado por la investigación de las armas, porque es esta investigación, y no otra, la que permite a un determinado sujeto expresar su voluntad de poder y dominar una determinada porción de territorio mediante la violencia o la intimidación física. Esta competencia intertribal se ha internacionalizado a lo largo de los milenios y define el hilo de la rivalidad tecnológica entre actores geopolíticos amigos y hostiles. Los militares tienen un concepto para describir el momento en que se corre el riesgo de ser superado por las capacidades del enemigo: la brecha de capacidad. Para compensar este vacío si se produce, o para asegurarse de que nunca se produzca y mantener la ventaja, hay que llevar a cabo una búsqueda incesante de nuevas armas, según el principio de la carrera armamentística, una famosa ilustración de la teoría de los juegos, una teoría que modela las relaciones de poder de todo tipo. En otras palabras, es la tecnociencia la que escribe la historia, pero no de forma desinteresada o contemplativa. Al menos, la investigación fundamental y desinteresada se recupera siempre muy rápidamente para convertirse en investigación estratégica aplicada en el ámbito militar. El motor de la investigación científica, y por tanto el motor de la historia, es el complejo militar-industrial, donde se reúnen los profesionales de la violencia física. No son las finanzas las que gobiernan el mundo, aunque la alta banca tenga sus mafias asesinas y sus ejércitos privados, y pueda competir con los militares hasta cierto punto. A nivel internacional, la investigación y el desarrollo militar se desarrollan según los principios de la teoría de los juegos, a través de las acciones descentralizadas de diversos actores antagónicos que mantienen relaciones de poder. De esta competencia surge una impresión de unidad, que puede dar la ilusión de un proyecto unificado, una conspiración global. Esta percepción de unidad proviene del hecho de que el método empleado por todos es siempre el mismo: la adquisición de la supremacía tecno-científica. La unidad no está presente al principio, como un proyecto intencionado que se desarrollaría, sino que se produce a lo largo del camino a través de la obligada convergencia metodológica de todos los actores de la situación.

La investigación aplicada a la invención de nuevas armas es la locomotora universal de la dirección de la historia, y cada comunidad empeñada en la búsqueda de la dominación territorial trata de enganchar su vagón al tren que le permita ejercer materialmente esta supremacía, mediante herramientas de violencia física, en su territorio o en el de otros. La búsqueda tecno-científica de la superioridad militar es una carrera precipitada de la que nadie sale indemne o victorioso. En algunos países altamente militarizados, como Israel y Sudáfrica, las armas biológicas en forma de falsas vacunas se probaron primero en minorías o en el lumpenproletariado y ahora se inoculan a toda la población. Esta investigación armamentística es también una búsqueda para aumentar las capacidades del cuerpo humano y conduce lógicamente al fenómeno de los "soldados aumentados". Este trabajo excita la imaginación y se da a conocer al gran público con personajes de ficción como el Capitán América o Jason Bourne, pero también se lleva a cabo en el mundo real en cobayas humanas de dos formas: invasiva, con tratamientos químicos destinados a modificar la genética de los soldados para optimizar sus capacidades físicas y psíquicas, y externa, con prótesis como exoesqueletos. Como en el caso del ocultismo, el objetivo es siempre superar los límites de la naturaleza humana, los límites del cuerpo y de la mente humana. El transhumanismo no es más que la consecuencia civil de la investigación militar.

—¿Se puede considerar a los europeos y a los blancos como un pueblo indígena? ¿La autodeterminación de los pueblos indígenas pasa necesariamente por la guerra, o se puede contemplar la reconciliación entre comunidades, en Francia por ejemplo?

—En primer lugar, me gustaría saludar el trabajo de Antonin Campana en su sitio web "Terre Autochtone - Le blog des aborigènes d'Europe". Campana tuvo la genialidad de señalar que la Declaración de la ONU sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas proclamada en 2007 debería aplicarse también a los pueblos blancos de Europa, y no sólo a los aborígenes de Australia o a los indios de la Amazonia. Los europeos de raza blanca y cultura pagano-cristiana son indígenas, es decir, nativos, aborígenes, en Europa, y sólo en Europa. Europa se extiende desde Irlanda hasta los Urales, y desde Escandinavia hasta los extremos sur de España e Italia. La cuenca mediterránea ha sido una encrucijada de comercio y mezcla étnica y cultural durante miles de años. Por lo tanto, somos vecinos e incluso parientes de todos los pueblos del Mediterráneo, del norte de África y de Oriente Próximo, pero no somos autóctonos de ellos, como ellos no son autóctonos de nosotros. Hay que saber respetar las diferencias y las distancias. La reconciliación entre comunidades es posible siempre y cuando las comunidades indígenas, los blancos de cultura pagano-cristiana, sigan siendo mayoría en Europa. Los individuos de origen no europeo deben permanecer en minoría demográfica, o bien fundirse en la identidad europea, de lo contrario es peor que la guerra, es la limpieza étnica de los europeos autóctonos, su genocidio a cuenta gotas, y eso es lo que está en marcha en estos momentos, lo que algunos llaman el Gran Reemplazo.

—Se le podría oponer esta famosa cita de uno de los personajes de Romain Gary: "Amo a todos los pueblos, [...] pero no amo a ninguna nación. Soy un patriota, no soy un nacionalista. - ¿Cuál es la diferencia? - El patriotismo es el amor a lo propio. El nacionalismo es el odio a los demás. ¿Qué opina de esta posición hostil hacia el nacionalismo?

—Hay una contradicción lógica en el pensamiento de Romain Gary. Dice que ama a todos los pueblos porque es un patriota. Pero es imposible ser patriótico para todos los pueblos. El amor por el propio pueblo es el amor por el propio pueblo y punto, no el amor por todos. El amor siempre se diferencia en círculos concéntricos, desde el más cercano al más lejano. "La caridad empieza en casa". Debemos ocuparnos primero de nosotros mismos antes de ocuparnos de los demás. El egoísmo nacional es la condición del altruismo internacional. Por eso soy altruista con otros pueblos, porque apoyo el derecho de todos los pueblos indígenas a la autodeterminación, empezando por MI pueblo. Por eso, me apetece decir que no amo a todos los pueblos, pero sí a todas las naciones. Es imposible amar a todos los pueblos, no tiene sentido, pero se puede amar el concepto general de nacionalismo, por lo tanto apoyar a todos los nacionalismos autóctonos. ¿Por qué no podemos amar a todos los pueblos? En primer lugar, porque las costumbres de algunos pueblos nos desagradan o chocan y es imposible sentir empatía por ellos. La empatía no es infinitamente ampliable. Es difícil de entender para los franceses autóctonos, que son un pueblo muy curioso sobre los demás. Esta apertura al mundo es realmente nuestro genio intelectual, pero también es lo que nos puede perder, al perder de vista lo que somos en una alofilia suicida.

—En apoyo a su análisis, entendemos que los supremacistas, conscientemente o no, son aliados del sistema globalista. En el contexto de la actual campaña presidencial francesa, se plantea la cuestión de dónde encaja Éric Zemmour en esta ecuación. En su opinión, ¿Eric Zemmour es un supremacista o un nacionalista? ¿No es Zemmour el contraejemplo de un nacionalismo aliado al sistema?

—Sí, el sistema político-mediático no está unificado y tiene fallas. Éric Zemmour es el portavoz de una parte del sistema, que lucha contra otra. Hoy en día, el capitalismo está dividido en dos grandes facciones. Por un lado, está lo que yo llamo el capitalismo menguante, globalista, progresista y transhumanista, dirigido por una idiocracia suicida encarnada por Bill Gates o Greta Thunberg, y empeñado en lo que llama la Gran Reinicialización, que no es más que una fantasía morbosa de acabar con la naturaleza y hacer borrón y cuenta nueva con la realidad para pasar todo a lo virtual desarrollando un modelo de "sociedad sin contacto", donde las interacciones humanas estarían mediadas por el ciberespacio, rebautizado como "metaverso" por el GAFAM. Por otro lado, existe un capitalismo clásico, orientado a los negocios, productivista, pero también pragmático, bastante conservador en términos de moral y más atento al principio de realidad, encarnado en Estados Unidos por Donald Trump o en Francia por Vincent Bolloré, partidario de Zemmour. Cuando el capitalismo de decrecimiento del foro de Davos declara públicamente "En 2030, ya no serás dueño de nada y serás feliz", declara la guerra a la propiedad privada y al capitalismo productivo. Este capitalismo productivo de antaño percibe ahora al otro capitalismo como un enemigo mortal, un actor económico hostil que pretende robarle los bolsillos y expropiarle. Durante décadas, sólo el proletariado y las clases medias tuvieron que sufrir el sistema y los mecanismos de degradación y empobrecimiento. Pero en los últimos años, una parte creciente de la burguesía conservadora también ha empezado a verse afectada por el globalismo y sus diversos aspectos, la inmigración de sustitución, la islamización, el LGBT, el "wokismo", el libre comercio que conduce a la tercermundización de Occidente, y ve con preocupación un modelo de sociedad neocomunista, calcado del crédito social chino, que se instaura aquí con el "pase de vacunas", la identidad digital y los códigos QR omnipresentes, de hecho una verdadera dictadura informática que avanza con el pretexto de la "crisis sanitaria".

Así que tenemos que distinguir entre globalización y globalismo. Todo el mundo está inmerso en la globalización, pero no todo el mundo está encantado con sus consecuencias, que también se están convirtiendo en una fuente de ansiedad para muchos de los "ricos", que ahora están pensando en tratar de limitar los daños. Tras haber abrazado la sociedad abierta cosmopolita, la burguesía francesa empieza a preocuparse seriamente por preservar su modo de vida, más bien liberal pero con sentido común, lo que se refleja en un retorno a la idea de soberanía nacional. Las intervenciones de dos de los partidarios de Zemmour, Philippe de Villiers y Jean-Frédéric Poisson, contra el Great Reset y el transhumanismo, van en esta dirección. La primera reacción saludable de repolitización de esta burguesía puesta en "modo de supervivencia" fue La Manif Pour Tous. Su candidato fue François Fillon en 2017. Es Zemmour en 2022, cuya candidatura es el síntoma de la rebelión de una parte del capitalismo contra otra. Su dimensión populista proviene del hecho de que los capitalistas empresariales de la "vieja escuela" están ahora convergiendo con el pueblo y considerando una alianza con ellos como fuerza de apoyo para ganar porque no son tan poderosos. Los transhumanistas del capitalismo del decrecimiento son los más fuertes porque tienen un mejor control de los medios de comunicación y del tercer sector, es decir, de los flujos de información que conforman la opinión pública, lo que les permite poner a gran parte de la población a su favor para apoyar políticamente a sus representantes como Emmanuel Macron o Joe Biden. Han dominado lo virtual, es decir, las mentes, pero aún no lo real. De hecho, todavía no han liquidado físicamente a todos sus enemigos del capitalismo productivista y sigue habiendo un equilibrio de poder, una tensión. La Gran Reinicialización es la última etapa que debería permitir acabar físicamente con el capitalismo productivista-empresarial-realista en beneficio del capitalismo decreciente de los utópicos-transhumanistas, que se quedará así solo en la Tierra y se convertirá en el amo del mundo. Lo que está en juego entre estos dos capitalismos es un choque de titanes, una lucha a muerte de los vivos contra los no vivos.

—Usted alude (p. 42) a una convergencia entre la "islamización" de Francia y la perpetuación social de las medidas anticovistas (cubrirse la cara, adoptar una distancia social, regular todo...). Usted llega a decir que la aplicación de la sharia en Francia es sólo cuestión de tiempo, evocando el escenario de "Sumisión" de Michel Houellebecq. ¿Podría explicar con más detalle este sorprendente paralelismo?

—El caso de las muñecas sin rostro vendidas en una tienda musulmana de Roubaix alimentó recientemente este paralelismo. Dar a los niños muñecos sin cara es tan monstruoso como obligar a los escolares a llevar máscaras durante días. Los rostros, es decir, la humanidad, han sido borrados en ambos casos. Los musulmanes que quieran respetar su prohibición religiosa de la representación humana -esa iconoclasia que comparten con el judaísmo- harían mejor en abstenerse totalmente de comercializar muñecas en lugar de vender esos horrores, que recuerdan a una especie de muñecos de vudú, y que acompañan de hecho el proceso de mercantilización humana puesto en marcha por la dictadura sanitaria. Con este ejemplo, vemos un conflicto de soberanía: o es el derecho consuetudinario francés el que se aplica, o es la sharia, y sus puntos de contacto con la dictadura higienista, pero no puede ser todo a la vez. La presencia de leyes diferentes genera necesariamente fricciones. La sharia ya se aplica en el ámbito privado. Cuando un amigo musulmán te invita a cenar y te prohíbe llevar y beber alcohol en su casa, aplica la sharia. Problema: en Francia, el consumo de alcohol no está prohibido. Todos los espacios domésticos y semiprivados, como las tiendas halal y los lugares de culto, donde se prohíbe el consumo de carne de cerdo y de alcohol, donde las mujeres deben cubrirse el cabello con un velo o no se les permite entrar, son enclaves en los que salimos de Francia, un poco como las embajadas extranjeras con estatus extraterritorial, porque la ley islámica prevalece sobre la ley francesa. Estos enclaves donde se aplica la sharia se desarrollan como un archipiélago, como una "piel de leopardo", pero el espacio entre cada uno se va a llenar y los no musulmanes se van a encontrar progresivamente cercados física pero también jurídicamente. De hecho, estos enclaves se están expandiendo por razones demográficas, y el derecho francés está en proceso de adaptación a este fenómeno, especialmente a través de una revisión constitucional basada en el "derecho a la diferenciación territorial", con el objetivo de adaptar la ley a las características geográficas o demográficas específicas. La islamización de Francia y de Europa avanza así, a través del mordisqueo territorial, para luego adecuar las instituciones a esta nueva realidad demográfica, véase también sobre este tema las Assises territoriales de l'Islam de France.

Como saben los musulmanes proselitistas, y los globalistas que los apoyan, no son las ideas ni los valores los que hacen política, sino la ocupación física de un territorio. Por lo tanto, los musulmanes conservadores proselitistas que sueñan con un califato europeo tradicionalista pueden apoyar perfectamente a los políticos de moral decadente, como Emmanuel Macron, o a los políticos favorables al colectivo LGBT, como Valérie Pécresse o Jean-Luc Mélenchon, siempre y cuando estos políticos también permitan que el islam se establezca y conquiste nuestro territorio a través del comercio y la demografía, lenta pero seguramente. El método suave, pacífico y legal es más eficaz para que la islamización sea irreversible y definitiva. Los musulmanes inteligentes que hacen proselitismo se oponen a la violencia porque saben que despierta en los franceses nativos un instinto de conservación, y por tanto un reflejo de supervivencia, y por tanto un riesgo de apoyar electoralmente a los partidos políticos nacionalistas opuestos a la islamización. Sin embargo, la ocultación o "taqiya", es decir, la astucia en el Islam político, tiene sus límites. A veces un islamista revela la profundidad de su pensamiento, como el alcalde de Trappes, Ali Rabeh, que declaró: "Nuestra Francia ya se impone y se impondrá por elección o por fuerza. Se mezclará. Lógicamente, la Unión de Organizaciones Islámicas de Francia (UOIF) y la Mezquita de París pidieron el voto para Emmanuel Macron contra Marine Le Pen en 2017. El islamismo sabe que puede contar con el apoyo de muchos no musulmanes para abrirle las puertas de Europa, empezando por las propias instituciones europeas, que aseguran en colaboración con las ONG globalistas la financiación de organizaciones islámicas, a veces abiertamente antiisraelíes, en territorio europeo, como demuestra el eurodiputado Joachim Kuhs en su informe sobre el presupuesto de la UE para 2019. Los actores geopolíticos de la islamización -Turquía, el Magreb y los países del Golfo Pérsico- no podrían hacer avanzar su agenda tan rápidamente sin complicidades en la cúpula del poder europeo. Esta complicidad europeo-islámica está llena de contradicciones y disonancias. La Comisión Europea promueve simultáneamente el feminismo, el colectivo LGBT y el velo islámico (hiyab) -símbolo de la llamada "dominación masculina heteronormativa"- y en 2021 publicó una guía de "comunicación inclusiva" para enseñar a los europeos autóctonos a hablar con las minorías sin herir sus sentimientos: homosexuales, transexuales, africanos y musulmanes, todos metidos en el mismo saco. Los islamistas prefieren, sin embargo, esta situación degradada al retorno de los nacionalismos europeos, que no obstante son conservadores, y con los que podrían aliarse, pero no lo quieren porque la "sociedad abierta" liberal y libertaria abre un espacio a la islamización, de ahí su apoyo inquebrantable a la UE, que les lleva a atacar a todos los políticos que apoyan el Frexit, o que son simplemente euroescépticos.

Este tipo de alianza impía, pero no por ello menos operativa, contra el pueblo llano y la decencia común se encuentra en otros lugares. La situación es comparable en Ucrania, donde las fuerzas globalistas -en pocas palabras, la CIA y la fundación de George Soros- están alimentando un entorno de supremacistas blancos con valores varoniles para librar una guerra por poderes contra Rusia, mientras moldean el resto del país según la agenda multicultural y LGBT de la UE y la OTAN. El cálculo de los supremacistas islámicos y ucranianos es el mismo: apuestan por un reparto temporal del poder con los globalistas, y bajo su tutela, aunque les duela en sus convicciones más profundas, pensando que un día, cuando estén en pleno poder, echarán a esos globalistas. Se trata de un cálculo muy erróneo porque esta fase de transición bajo la tutela globalista se prolongará indefinidamente y permitirá a ciertos actores geopolíticos no musulmanes moldear el Islam a su antojo. Los servicios secretos de acción clandestina como el Mossad israelí necesitan islamizar a Francia porque es una cantera de auxiliares yihadistas para enviar a Siria y a otros lugares a luchar por Israel. El resto del islam se transformará para adaptarlo a los tiempos y a la sociedad abierta, y se convertirá en un "islam inclusivo", o "islam de la Ilustración", tolerante, feminista, LGBT, transhumanista, como quieren Attali y Soros (cf. el imán gay Ludovic-Mohamed Zahed). Es fácil entender por qué la cúpula del lobby sionista ataca tanto a Éric Zemmour, aunque sea judío, pero en la misma línea que otros líderes de opinión y organizaciones opuestas a la islamización de Francia (Génération identitaire, RN, Les Patriotes, etc.). En Europa, hay un destino común entre el supremacismo islámico y el judío. Apoyar a uno significa apoyar al otro; golpear a uno significa golpear al otro. El fin de la islamización de Francia sería una catástrofe para el sionismo. Los verdaderos antisionistas, y los verdaderos antiglobalizadores, son los que buscan detener la islamización de Francia. No importa lo que digan, incluso si dicen "¡Viva Israel!", lo que importa es lo que hacen, y eso los hace inaceptables para los globalistas de todos los orígenes.

—Usted identifica los efectos políticos y sociales de la inmigración incontrolada: entre otras cosas, aumenta la desvinculación política, el comunitarismo y la violencia en las relaciones sociales. Para usted, estas son las consecuencias de la erosión de la identidad de los pueblos indígenas. En Francia, la mayoría de los intelectuales critican el concepto de identidad, que califican de invención o ilusión. En una metáfora con connotaciones psicoanalíticas, el filósofo François Jullien afirma que: "La reivindicación de la identidad es la expresión de los sentimientos reprimidos producidos por la normalización del mundo". ¿Qué diferencia hay entre las reivindicaciones identitarias y la "radicalización identitaria"? ¿Hay alguna diferencia de naturaleza entre estas dos posturas políticas?

—En Francia, los intelectuales siguen dependiendo de la corriente filosófica que los anglosajones llaman French Theory, que se ocupa de deconstruir las identidades, de entender las identidades estables y homogéneas, lo que algunos llaman identidades tradicionales. Gilles Deleuze y la antipsiquiatría llegaron a celebrar la esquizofrenia ("El antiedipo"), como paradigma de una nueva identidad posmoderna, fragmentada, inestable, precaria y caótica, como si fuera viable. La psicología, la psiquiatría y el psicoanálisis han demostrado que el sujeto está dividido, pero las mismas disciplinas también han demostrado que este sujeto humano no es viable sin unidad. En términos de Lacan, "hay unidad", es decir, hay unidad imaginaria, fantasmática, persiguiendo el sueño preedípico de un grupo fusional perfectamente homogéneo que no existe - y también hay unidad simbólica, o dialéctica y adulta, es decir, admitiendo y articulando las contradicciones. En todos los casos, tenemos que luchar por la unidad, porque es imposible vivir sólo en lo múltiple, como los tiempos quieren que hagamos. Desde los años 70, la evolución de la sociedad francesa ha seguido esta tendencia filosófica fascinada por el "otro" y la "diversidad", lo que ha llevado a la desaparición casi total del capital social, en el sentido de Robert Putnam, es decir, el capital de la confianza espontánea entre los individuos de una comunidad homogénea que comparten un mismo código de comunicación. El resultado de esta involución es una fuerte entropía social, es decir, una descomposición del vínculo social bajo el efecto de la creciente heterogeneidad y la multiplicación infinita de referencias y modelos normativos, étnicos, culturales y sexuales, induciendo un movimiento centrífugo de explosión de la sociedad. Esta erosión del capital social conduce a una disminución de la confianza y a un aumento de la desconfianza entre los individuos de la sociedad, de ahí el aumento del individualismo y de la indiferencia por el destino de la comunidad, porque ya no existe una identidad colectiva homogénea en la que los individuos puedan identificarse. Si estuviéramos en un deporte de equipo, cada uno empezaría a jugar para sí mismo y el equipo se rompería. La reivindicación de la identidad no es más que la exigencia de una vuelta al sentido del juego colectivo. De hecho, la especie humana es gregaria y necesitamos pertenecer a grupos, no sólo psicológicamente sino también para nuestra supervivencia física. Utilizando una metáfora deportiva, la reivindicación de la identidad es el trabajo de construcción de un equipo, lo que la dirección llama team-building. Por otro lado, la radicalización identitaria es una aproximación distorsionada al colectivo, como la del aficionado al fútbol que se pelea al final del partido porque ha bebido demasiado.

Los discursos que critican la identidad y abogan por la mezcla de culturas y etnias se basan siempre en principios universalistas, afirmando la unidad de la humanidad más allá del "repliegue identitario". Uno tiene la impresión de que una lógica similar está en funcionamiento en el discurso actual que defiende la vacunación como una nueva prueba de humanidad y de pertenencia al campo "bueno". ¿Cómo interpreta el altruismo que propugnan los medios de comunicación para vacunarse? ¿Cómo es que el argumento del altruismo funciona en sociedades tan individualistas?

—De hecho, no es altruismo en absoluto, es un modo de construcción psicológica individualista a través del miedo y el desempoderamiento individual, y por lo tanto la consiguiente sumisión a la autoridad. Al someterme al discurso del poder, demuestro que soy una buena persona. Inconscientemente, obedezco a "mamá", soy un niño sabio cuya recompensa está en el alivio de desahogarme y el estrés de criticar la palabra dominante y el movimiento general de seguimiento. Esta palabra envolvente y maternal fue definida en su día por la religión, y hoy por los medios de comunicación. El covidismo, la creencia en la "crisis de la salud", tiene los dos puntos característicos de todas las religiones: la negación de la muerte y la dogmática, es decir, una palabra que está prohibido cuestionar, pena de crear malestar. A nivel arquetípico (Jung) o estructural (Lacan), esta palabra maternal envolvente se compone de axiomas, presentados como autoevidentes, y que se repiten sin pensar, para comulgar con los otros que también los repiten. Por otro lado, el papel del padre es destacar frente a esta palabra materna, la del consenso moral vigente, la del fariseísmo, la de lo políticamente correcto y sus eslóganes hipócritas y falsamente generosos: "¡No a las amalgamas! " o "¡Mejor violado que racista!" para defender la inmigración y sus índices de criminalidad; o "¡Salva vidas!", "¡Quédate en casa!", "¡Vacúnate!" para adherirse ciegamente a la tiranía sanitaria. La autoridad paterna, el superyó, consiste en decir "No" a la autoridad materna y en cuestionar la falsa evidencia de la dictadura del consenso blando de las emociones sensibleras y el altruismo obligatorio. El papel del Padre es lanzar una piedra en el estanque de la palabra materna para proponer otra palabra, que inevitablemente será percibida como crítica y agresiva, aunque sólo sea objetiva. En la topología lacaniana, el Nombre del Padre es un lugar a ocupar, el del límite a las pretensiones de la subjetividad. Esta afirmación del falo simbólico frente al zumbido del conformismo ambiental es una fuente de tensión, individual y grupal. A veces, observamos un verdadero placer en matar al Padre, una verdadera rabia por acabar con aquel por el que llega el escándalo, para mezclarse mejor con la masa indistinta de los que mantienen la boca cerrada, que llevan una máscara, que se inyectan y que no hacen olas. El "yo" desaparece en favor de la dictadura del "nosotros" de la que hablaba Heidegger. Así puedo desentenderme por completo, dejarme llevar por el flujo de mensajes y olvidarme de mí mismo, olvidar quién soy en una especie de trance hipnótico colectivo poblado por zombis y sonámbulos, es decir, por niños buenos y dóciles. Este es el principio básico de las derivas sectarias y los estados totalitarios. Este contexto de regresión psíquica desinhibe totalmente la ultraviolencia estatal. La escoria de las llamadas "fuerzas del orden" se suelta y da rienda suelta a sus impulsos sadomasoquistas, al igual que todos los celosos funcionarios, de la SNCF o de otros lugares, que por fin pueden dejar de pensar del todo y limitarse a aplicar las normas, por absurdas y morbosas que sean. Este modo de construcción psicológica totalmente conformista es histérico, en el sentido etimológico, porque obedece a la autoridad materna. En psicología, el discurso maternal es envolvente y consensuado, pero también puramente emocional, lo que puede tener un lado positivo en ciertos modos de socialidad lúdica, recreativa, festiva, espectacular o erótica, cuando es necesario dejarse llevar y no pensar demasiado en las consecuencias de lo que se hace porque rompe el ánimo. Este respeto por la atmósfera difusa es exactamente lo que el poder globalista intenta obtener, haciéndonos bañar en el principio del placer, en lugar de hacer a los individuos responsables de lo que hacen educándolos en el principio de la realidad. El poder supremo se llama Gran Madre en lugar de Gran Hermano. Como vemos con todos los que creen en la "crisis sanitaria", este modo de socialidad maternal e histérica no conoce matices y nos hace pasar del amor al odio muy rápidamente. Se trata de un bloqueo preedípico en la etapa imaginaria, la etapa del espejo y de las imágenes. Por otra parte, la política adulta presupone el dominio de las emociones y de los instintos, y por tanto el acceso al pensamiento dialéctico, capaz de sopesar los "pros" y los "contras" de las tesis en presencia y de articular las contradicciones, sin buscar un "grupo fusional", una comunidad ideal y pura donde todos estarían de acuerdo, pero que no existe en la realidad.

—En discursos anteriores, usted ha desarrollado regularmente el tema del transhumanismo. Intuitivamente, el tema transhumanista transmite una noción de progreso; sin embargo, parece difícil decir que el transhumanismo es una ideología de izquierdas. ¿Es el transhumanismo una idea de derechas o de izquierdas? ¿Y qué efectos cree que tendrá el transhumanismo en un futuro próximo?

—El progresismo se identifica con la izquierda política desde el siglo XIX, pero en realidad proviene de una concepción lineal del tiempo orientada al Bien que tiene sus raíces en las religiones monoteístas, que no son ideologías especialmente de izquierdas. El transhumanismo no es ni de derechas ni de izquierdas, es la consecuencia de la verdadera ideología del poder, que es la cibernética, el tratamiento indiferenciado de los sujetos y de los objetos, de los seres vivos y de los no vivos, todos reducidos a sistemas de información de diversa complejidad que hay que controlar. El ejercicio del poder es esencialmente un esfuerzo por reducir la incertidumbre, un esfuerzo por asegurar el propio entorno, es decir, por controlarlo todo. Esto es humano, incluso animal, ya que cualquier criatura busca asegurar su territorio, pero es un verdadero problema cuando sientes que tu territorio se extiende a todo el mundo. Para lograr el control total del mundo, hay que deshacerse de la naturaleza y hacer el mundo lo más artificial posible. El problema del poder es la naturaleza, el mundo naturalmente dado, porque la naturaleza es libre y descentralizada. Cada ser vivo es portador de su propio código genético y/o epigenético, por lo que puede reproducirse de forma autónoma sin pedir permiso a nadie. La naturaleza es anarquista y liberal, o libertaria. Para ello, los seres vivos deben ser despojados de su capacidad de reproducirse autónomamente, y su desarrollo debe ponerse bajo el control de un código heterónomo al ser vivo, un código centralizado y artefactual, definido y autorizado por la tecnociencia, es decir, un código digital, que sustituirá al código genético como tutor evolutivo. Se trata del mismo principio consagrado por la OMS de sustituir la inmunidad natural por una inmunidad artificial proporcionada únicamente por la vacunación. Así, el capitalismo decreciente intenta acabar con la naturaleza, ya que ésta amenaza su esfuerzo monopolístico por controlar el grifo de los recursos. El estatismo se une al capitalismo en su antinaturalismo porque también es una búsqueda de centralización y centralismo. En definitiva, ambos buscan el control total de la realidad, con el añadido para el capitalismo de unas perspectivas de facturación mercantil y lucrativa por el acceso a la misma.

El control completo y remunerado de la reproducción de las especies y de la naturaleza se realiza en dos etapas: la creación de bancos de semillas y, a continuación, la esterilización de los seres vivos, plantas y animales, de modo que la reproducción se convierte en un privilegio de laboratorio. Ya hay muchos bancos de semillas. En cuanto a la esterilización de los seres vivos, está en marcha con los transgénicos, la LGBT y la dictadura sanitaria. La tecnociencia permite así sustituir un determinismo natural descentralizado por un determinismo artificial centralizado. El código genético se sustituye por el código informático. El código genético está presente en todo ser vivo autónomo, pero el código informático permite someter el comportamiento de una multitud de seres vivos a un determinismo tecnológico único y centralizado. El comportamiento de una biomasa puede entonces ser enmarcado y encauzado, o incluso programado por las restricciones digitales algorítmicas que definirán nuestro curso de vida. Así, lo vivo puede ponerse bajo el control de lo no vivo, o incluso ser sustituido por su simulación informática. Michel Foucault y Giorgio Agamben hablaron del biopoder, pero ya estamos más allá, porque el poder está ahora muy preocupado por acabar con los vivos. Un paso más allá, más allá del transhumanismo, debemos hablar de transvida, o más bien de pseudovida. Es toda la vida biológica, vegetal y animal, la que está amenazada de ser sustituida por una forma de vida no biológica resultante de los laboratorios, de tipo xenobot, desarrollada conscientemente, contrariamente a la selección natural, que es un proceso inconsciente.

Si la pseudovida, en forma de inteligencia artificial, mejorara realmente la vida cotidiana, cabría preguntarse por qué no. Pero el mayor impacto de la pseudovida que tendremos que afrontar pronto vendrá de sus disfunciones. Recordemos los mitos literarios del golem, el aprendiz de brujo y el científico loco Frankenstein, que presentan a una criatura que escapa de su creador y se vuelve contra él. La informatización de la sociedad, por evocar el informe de Simon Nora y Alain Minc de 1977, es cada vez más disfuncional, como todo el mundo puede comprobar. El coeficiente intelectual disminuye y los niños padecen enfermedades mentales a edades cada vez más tempranas. Sin embargo, el objetivo de los poderes fácticos es hacernos cada vez más dependientes de los ordenadores para cada movimiento de nuestra vida cotidiana. La abolición del efectivo y su sustitución por monedas digitales es un paso en esta dirección. Pero ¡cuidado! Cuando todo esté informatizado, conectado directamente al ciberespacio (metaverso), incluidos los cuerpos humanos mediante interfaces cerebro-máquina -el internet de los cuerpos-, estaremos expuestos a accidentes cotidianos, así como a múltiples hackeos, que se convertirán en una cadena de catástrofes, hasta que el sistema se colapse por completo, con millones de muertos a su paso, desconectados y desactivados por error o por malicia. Estamos sólo al principio de las Smart Cities, donde todo estará automatizado con "contadores inteligentes", Linky y Gazpar, lo que multiplicará los problemas y nos hará entrar en la era de las averías, los bugs y otros apagones sistémicos o provocados deliberadamente. Para entender hacia dónde nos dirigimos, tenemos que imaginar un cruce entre dos películas futuristas: Matrix e Idiocracy. Imagínese una sociedad totalmente sometida a una dictadura informática de la que no se puede escapar y que, además, no funciona. Ya casi hemos llegado. La informatización de la sociedad es la mayor amenaza de todos los tiempos, tanto más peligrosa cuanto que es disfuncional. La pseudovida es la mayor amenaza de todos los tiempos.

Fuente: Strategika

Exégesis Diario

Redacción de Exégesis Diario
Invitame un café en cafecito.app

Te puede interesar