La Religión del Nuevo Orden

SATANISMO (2)

Por Pam Schuffert, 2001

Parte I: Satanismo en América, hoy

Asheville, Carolina del Norte.

He realizado personalmente muchos años de investigación práctica, a menudo peligrosa, en la ciudad de Asheville, Carolina del Norte, y sus alrededores. Asheville es conocida como la meca satanista/pagana de la costa este. Enclavada en las misteriosas montañas Blue Ridge que descienden desde Virginia, estas remotas montañas y valles han sido durante mucho tiempo los lugares deseados para extraños y a menudo violentos rituales de culto, muchos de los cuales culminan en sacrificios humanos. Como me advirtió una fuente legal después de que informara de un acto confeso de sacrificio humano en el que estaba implicada una joven:

"Ahora, cálmese, señora. ESTE TIPO DE DELITOS ES MUCHO MÁS COMÚN EN ESTAS MONTAÑAS DE LO QUE LA MAYORÍA DE LA GENTE SABE. Y ni siquiera confíe en la policía que cree que está trabajando con usted, PORQUE MUCHOS DE ELLOS SON VERDADEROS SATANISTAS". (Admisión de la Oficina de Justicia de Víctimas de Carolina del Norte).

¿Debería el público estadounidense recibir consuelo de admisiones como estas?

Escuche la confesión de un exestudiante de secundaria que entrevisté personalmente después de que me lo presentara un investigador de crímenes satánicos de esta región:

"Desollamos a ese bebé vivo al grito de '¡salve, Satanás! Luego colocamos sus intestinos alrededor de los candelabros de nuestro altar. Corté al bebé en pedazos y cada persona comió un poco. Más tarde, me llevé el cráneo y los restos a casa. Y cuando la madre, mi novia, se sintió mal por haber entregado a su bebé para el sacrificio y acudió a la policía, decidimos dar un ejemplo con ella como advertencia para el resto del aquelarre: ¡NADIE NOS DELATA A LA POLICÍA Y SE SALE CON LA SUYA!".

"La llevamos a la ladera de una montaña con vistas a Asheville... la pusimos en ese altar, y la daga de sacrificio se puso en mis manos. Tomé esa daga y la abrí desde el cuello hasta la ingle, y fue sacrificada. Hasta el día de hoy sus padres no saben qué le pasó".

"Ahora que me he convertido en cristiano, no puedo volver a mi escuela secundaria (T.C. Roberson) y decirles que me he convertido en cristiano. Los estudiantes están todos metidos en el satanismo allí... ni siquiera sus profesores lo saben... ¡ni siquiera sus padres lo saben! Si volviera y se lo dijera, me torturarían y sacrificarían por convertirme en un traidor a "la Tradición". No... tendré que seguir fingiendo que sigo siendo un satanista...".

Sé que esto es cierto sobre esta escuela secundaria porque uno de los satanistas más poderosos de Asheville entre los jóvenes satanistas se jactó de esto por teléfono mientras se burlaba de mi amigo con el que me había mudado (con el que habían apuntado para el secuestro y el sacrificio en 1992). Se jactó conmigo, "...de hecho, ¡tenemos a mucha de nuestra gente en esa escuela!"

He sostenido personalmente la túnica satanista de este joven y he visto algunos de sus cuadernos con escritos satánicos dentro. Admitió que el sacrificio del bebé tuvo lugar en el Castillo de Seelys, que tiene fama de ser un lugar para los rituales satánicos de los satanistas "ricos, de élite y poderosos" que pueblan Asheville y la región circundante. Este lúgubre y gris castillo sólo se puede vislumbrar a través del bosque cuando se conduce hacia la ciudad de Asheville desde la salida de la interestatal 40. O, si uno tiene el valor, para conducir hasta Town Mountain Road (donde muchos de la élite satanista tienen grandes mansiones) y aparcar frente a sus sombrías puertas de metal con cámaras de vigilancia. Como otros antiguos satanistas han admitido, muchos rituales de sacrificio humano han tenido lugar entre sus grises muros de piedra.

seelys-castle-asheville-satanism
Castillo de Seelys en Asheville, Carolina del Norte

Sin embargo, ¿el periódico local o la policía ayudarán alguna vez a exponer públicamente tales horrores? NO cuando tales satanistas se sientan en el juzgado del Condado de Buncombe de Asheville como varios jueces. Ni cuando se han infiltrado en los departamentos de policía y del sheriff y en la Oficina Estatal de Investigación. (y puedo dar nombres, pero en este caso no lo haré). Ni cuando esas personas trabajan para el periódico local y están operando bajo el sistema de redes de "buenos amigos" para ayudar a cubrir a los suyos, ¡incluso como los satanistas en el departamento de policía están haciendo también! (Esto es similar a la infiltración de la mafia para cubrir también a los suyos).

Nunca podré olvidar que tomé las manos de un oficial cristiano en ese departamento de policía y oré con él en su oficina. Él admiró el hecho de que yo tuviera suficiente valor para venir a él y mencionar la exposición del crimen satánico en esta área.

"QUIERO investigar y exponer el crimen satánico aquí, pero tengo tanto miedo a las represalias de ellos...", admitió mientras sostenía mi mano y orábamos. Su mano temblaba ligeramente. Sí, estos satanistas tienen fama de infundir miedo a todos los que se oponen a ellos. De hecho, en el vecino condado de Madison, es tan grande su terror y sus actos de derramamiento de sangre y represalias, que los lugareños lo conocen como el "sangriento condado de Madison". Pero esta es una de las principales áreas en las que trabajé junto a familias aterrorizadas y afligidas que eran blanco del satanismo en estas montañas.

Recientemente fui advertido por el antiguo sumo sacerdote satánico de mi padre, que había operado tanto en Virginia Beach como posteriormente en la zona de Asheville,

"¡Nunca vuelvas a esas montañas! Tu reportaje ha afectado a los satanistas de todo el Great Smokies, ¡y están locos! Quieren ponerte una bala en la cabeza... tanto los federales como los satanistas dicen '¡sabes demasiado y hablas demasiado!".

(En realidad, ponerme una bala en la cabeza es bastante misericordioso comparado con lo que sé que REALMENTE les gustaría hacerme ¡¡¡Si consiguen secuestrarme!!!).

De hecho, he escapado por poco de varios intentos de secuestro en esas montañas, y me han dicho (el antiguo sumo sacerdote de mi padre) que si hubieran tenido éxito en su intento, me habrían cogido y arrastrado encadenado en un camión de alquiler Ryder y luego me habrían encadenado al altar en sus grandes cavernas satanistas de los Smokies, que se extienden hasta Tennesee, y me habrían sacrificado brutalmente por haberme atrevido a enfrentarme a ellos. Ryder y otros camiones de alquiler, incluyendo Paschall Trucking Lines (PTL de Kentucky y Alliance de Asheville) se utilizan con frecuencia para transportar en secreto a las víctimas de los sacrificios humanos a los lugares de sacrificio en todo el país.

Pronto les daré un informe de antiguos satanistas, testigos oculares reales de la clase de muertes a las que se enfrentaron los niños y una mujer (secuestrada porque era cristiana y rezaba contra el satanismo en esas montañas) en las temibles cavernas satanistas del oeste de Carolina del Norte.

Parte II

Los satanistas de las montañas de Carolina del Norte nunca son tímidos a la hora de anunciar su presencia. De hecho, a menudo han hecho saber que están bastante orgullosos de sus hazañas. Pero, ¿por qué no? La joya de Asheville, Carolina del Norte, es el famoso "Biltmore Estate", antiguo hogar del gran millonario satanista Illuminati, George Vandebilt. En su mansión Illuminati, una gran sala contiene una mesa de aquelarre, con 13 asientos a cada lado. En la puerta hay una placa con las palabras "Assemblage of the Gods".

En efecto, los satanistas de Asheville y de otros lugares se consideran pequeños "dioses" en sí mismos. Y se informa de que los aquelarres se reúnen a menudo en esta sala por la noche para discutir CÓMO HACER LLEGAR EL NUEVO ORDEN MUNDIAL LUCIFERO. Las imágenes satanistas están integradas directamente en la propia arquitectura.

De hecho, una de sus grandes tácticas de reclutamiento incluye la seducción de:

"¡Tú también puedes ser parte de los ricos, la élite, los poderosos! ¡El dinero puede ser tuyo! ¡El poder puede ser tuyo! Te entregaremos un cheque en blanco y podrás rellenarlo con la cantidad que quieras".

Esta táctica de reclutamiento fue probada en mi amigo personal, que era un guardia de cuerpo para el gran centro comercial de Asheville fuera de Tunnel Road. El propietario es un conocido satanista de alto nivel en el área de Asheville. Llamando a mi amigo a su oficina un día, le hizo la táctica de reclutamiento... ¡sin darse cuenta de que mi amigo era un cristiano y un antiguo oficial de policía investigador de crímenes satánicos en Virginia!

Mi amigo se dio cuenta de inmediato y dijo: "Un momento... tú no eres una de esas 'personas del diablo', ¿verdad?". A lo que el dueño del centro comercial sonrió y respondió: "Bueno, ahora, no nos gusta pensar en nosotros mismos de esa manera, PERO...". Mi amigo, al darse cuenta de su táctica, se excusó y se negó a seguir trabajando allí. Pero en efecto, parecería que exteriormente estos satanistas SON los ricos, la élite y los poderosos, no sólo en Asheville sino en toda la nación. Pero donde sus almas pasarán la eternidad por tal oscuridad es otro tema. Ninguna cantidad de riquezas terrenales puede compensar la condenación eterna que recibirán...

Estos satanistas decidieron anunciar su presencia y sus futuras intenciones bajo la ley marcial un día. Los satanistas odian a los cristianos pro-vida. Yo formé parte del grupo pro-vida en Asheville, NC durante muchos años. El líder, Mick de LIFE ADVOCATES, me admitió un día que sus piquetes pro-vida habían tenido un GRAN encuentro con los satanistas de Asheville.

"Estábamos haciendo un piquete frente a una clínica de abortos en Asheville, cuando unos doscientos jóvenes vestidos con túnicas negras satánicas y joyas paganas se acercaron a nosotros con pancartas, haciendo contrapiquete. Parecían malvados. Cantaban una y otra vez, en voz alta, "¡Observen a sus futuros ejecutores!". Sus carteles también contenían estas palabras. Y durante dos horas nos rodearon y corearon esto con extrañas entonaciones...".

Cuando le pregunté a Mick si él y los cristianos entendían lo que los satanistas les estaban comunicando, admitió que no. (Tampoco lo entendería la mayoría de los estadounidenses sin investigar sobre el satanismo y la ley marcial). Me senté pacientemente y le expliqué lo que mi investigación había descubierto con respecto tanto al satanismo como a la LEY MARCIAL VENIDA y el papel que los satanistas de Estados Unidos jugarían en la persecución cristiana venidera.

"¡Mick, los satanistas de esta región estaban siendo realmente generosos con vosotros, los cristianos! Os estaban anunciando sus futuras intenciones para cuando la ley marcial caiga sobre esta nación. Porque de hecho, como me han explicado personalmente, jugarán un gran papel en el acorralamiento de los cristianos y de todos los demás resistentes (según la definición de nuestro gobierno corrupto) y su posterior terminación bajo la ley marcial. Bajo la ley marcial, será una temporada de caza abierta para los cristianos y patriotas que se resistan a su Nuevo Orden Mundial luciferino...".

Mick se quedó en silencio mientras estas palabras se grababan lentamente en su mente.

De hecho, mi investigación ha descubierto la realidad de los BOXCARS Y SHACKLES ya en el lugar para la hora venidera de la ley marcial, como lo confirman varios exsatanistas involucrados en la preparación de la ley marcial en esa región. Interrogué a uno de ellos y admitió que tales vagones estaban efectivamente en la zona que yo había buscado, Biltmore Village, detrás de grandes zonas valladas.

Para ilustrar el descaro de estos satanistas de Asheville, compartiré con ustedes cómo el pasado HALLOWEEN, ¡hicieron sacar varios de estos furgones del almacén y los pusieron en exhibición pública! Según un testigo presencial de la zona, decoraron el interior de estos vagones con adornos de Halloween, y luego cobraron la entrada, ¡llamándolos "Hellhouse"! ¡Incluso se anunciaron en el periódico local, el Asheville Citizen Times! Y AUN ASÍ... bajo la ley marcial, serán utilizados en serio para transportar a los cristianos arrestados, a los patriotas y a otros a su brutal muerte en los campos de la muerte de Carolina del Norte que serán activados! ¡Me quedé incrédulo cuando escuché ese informe!

Dos exsatanistas de Asheville, uno de ellos con un ministerio evangelístico a nivel nacional ahora, ambos me admitieron que mi investigación en Asheville era exacta, y que los satanistas de esa región no podían esperar a que se declarara la ley marcial. Admitió Richard Morgan del Ministerio Corazones Amorosos, "Todo lo que has reportado sobre los satanistas, Asheville y la ley marcial es cierto... ¡Y LA LEY MARCIAL ES ÉL!". Él admitió esto mientras era el anfitrión de una cruzada de motociclistas cristianos en Florida. Richard fue un motero asesino satanista durante muchos años.

Tristemente, incluso cuando los cristianos tienen las malvadas intenciones de los satanistas de América proclamadas ante sus propios ojos, "OJO CON SUS FUTUROS EJECUTORES", ¡¡¡Muchos todavía no lo entienden!!!

(De hecho, se me informó que incluso algunas iglesias llevaron a sus hijos a ver "Hellhouse" y a entrar en estos vagones con grilletes como una forma de diversión de Halloween). Esto es el equivalente a los judíos de la época nazi a los que se les cobraba la entrada para entrar en los campos de exterminio de Hitler... ¿no lo entienden, Iglesia Americana?

Tristemente, muchos no lo entenderán... hasta que sean brutalmente arrestados y llevados a los vagones con grilletes del NWO para finalmente morir por su fe en los campos de la muerte de América.

Amigos, no digan que no fueron advertidos.

¡Incluso los satanistas de Asheville les han dicho claramente LA VERDAD!

Parte III: Mártires Desconocidos de América

Es trágica la realidad de que víctimas inocentes están pereciendo cada vez más en toda América en altares o cruces satánicos en innumerables rituales. Según el conocido evangelista de televisión John Haggee, ¡el satanismo es la RELIGIÓN DE MÁS RÁPIDO CRECIMIENTO EN LOS ESTADOS UNIDOS! Sin embargo, el americano medio sabe poco sobre su realidad, o cómo proteger realmente a su familia e hijos de tales ataques. Y muchos de los cristianos de América realmente creen que PORQUE son cristianos, son automáticamente inmunes a tales ataques. NO ES ASÍ. Tanto cristianos como no cristianos han muerto en los altares satanistas de América. Escuchen las palabras de un exsatanista de alto nivel y líder regional durante 17 años, también asesino de la CIA:

"Me enfadaba mucho cuando los cristianos se me acercaban después de mis conferencias sobre el satanismo, y decían: '¡Bueno, como soy cristiano, no puedo ser tocado por los satanistas! No es así. SATANÁS NOS HABÍA DADO UN MANDATO DE SACRIFICAR A LOS CRISTIANOS, y le obligamos. Los apuntamos, los acechamos, los secuestramos, Y LOS SACRIFICAMOS COMO A TODOS LOS DEMÁS.

"Excepto que... en muchos casos, justo cuando sacábamos a algunos de ellos para ser torturados y sacrificados, a menudo aparecía sobre ellos una luz brillante y empezaban a gritar: "¡Jesús, has venido por mí!". Y así como así... sus almas se irían... y nos quedaríamos con cadáveres sonrientes. ¡Nuestra noche de diversión se arruinaría! Y yo me iba a casa maldiciendo y diciendo, 'qué es esto con tantos de estos cristianos... antes de que podamos matarlos, SE VAN, y CON UNA SONRISA!' Te digo, nada me convenció de que Jesús era más grande que Satanás que cuando estas cosas sucedían durante nuestros rituales...".

Sin embargo, esta fuente admitió que no siempre fue así, y que algunos murieron con gran agonía. Quiero señalar que los cristianos mueren en accidentes de coche. Mueren de cáncer. Mueren de heridas de bala. Ser cristiano no hace a nadie inmune automáticamente a tales ataques. Tampoco los hace inmunes a la persecución o al martirio. Sin embargo, también soy de la creencia de que ciertas precauciones PUEDEN y DEBEN SER TOMADAS para ayudar a prevenir el ataque satanista y el secuestro de miembros de la familia y seres queridos.

Estoy compartiendo los siguientes relatos para despertar a mis compatriotas estadounidenses a la realidad de los ataques de esta naturaleza, y lo seguiré con las precauciones especiales que se deben tomar para evitar convertirse en UNA VÍCTIMA MÁS en suelo estadounidense. Satanás es el autor de la muerte. Jesucristo declaró: "¡Yo he venido para que tengan VIDA y la tengan en abundancia!"

Los siguientes relatos provienen de las montañas de Carolina del Norte que se extienden hasta Tennessee. Vienen de una fuente ahora cristiana, sometida a asesoramiento profesional después de salir de años de satanismo, habiendo nacido en una familia satanista y dedicada a Satanás desde el vientre de su madre. He pasado horas entrevistándola personalmente, trabajando con su consejero profesional durante muchos años para exponer el satanismo en esta región. Muchos de sus relatos han sido confirmados por otros antiguos satanistas de la región.

"A menudo viajaba con mi padre cuando lo enviaban a secuestrar gente para el sacrificio. Me colocaban delante de la furgoneta satánica para que mi padre pareciera inocente: llevaba un niño. Pero era sólo una fachada. Y detrás de nosotros, ocultos en la parte trasera de la furgoneta, había dos hombres con drogas para noquear y cinta adhesiva. Las ventanas estaban oscurecidas y se puso una manta detrás de los asientos del conductor y del pasajero en la parte delantera para que nadie pudiera verlos". (Esto es típico de las furgonetas y equipos de secuestros satanistas. Tenga cuidado cuando vea este tipo de furgonetas de aspecto sospechoso, especialmente a altas horas de la noche).

"Había una mujer a la que odiaban especialmente y a la que acosaban. Tenía poco más de veinte años, era guapa y se la conocía como una fuerte cristiana. Sabíamos que participaba en reuniones de oración para rezar contra los satanistas de aquí. Así que la acosamos para que se sacrificara. Una noche, justo cuando oscurecía, la vimos caminando hacia su casa por una carretera rural desierta. Nuestra camioneta se detuvo, y nuestros hombres saltaron. La agarraron, le unieron las manos y los pies con cinta adhesiva y le cerraron la boca, y le inyectaron una droga que la dejaba inconsciente. Permaneció en silencio mientras la llevábamos a las cuevas donde tenían lugar nuestros rituales". (Este lugar está más allá de Murphy, Carolina del Norte, al entrar en Tennessee).

"Cuando salió de las drogas, estaba desnuda y encadenada a nuestro altar. Los satanistas le dijeron entonces que querían que fuera reclutada en el satanismo y que trabajara de forma encubierta para ellos, para infiltrarse en las iglesias y espiar a los cristianos para ellos y para ayudar a reclutar a otros. Pero si ella no se reclutaba en el satanismo, sería sacrificada. Todo lo que ella diría es, 'Soy una cristiana, no puedo...'. Y cuando vieron que no cooperaría, comenzaron a sacrificarla. Vi cómo la atormentaban de varias maneras, hasta que le clavaron un pincho en la cabeza de oreja a oreja. Y cuando siguió gimiendo, cogieron una pistola de gran calibre, la introdujeron en su vagina y apretaron el gatillo. La bala salió a través de su cabeza, y para entonces ella ya había desaparecido. Pero ni una sola vez negó a Jesucristo...".

No voy a ahorrarle al pueblo americano ningún detalle, por muy gráfico que sea. ¿Por qué? Debido a la intensa apatía e ignorancia con la que el satanismo de Estados Unidos prospera y opera. ¡Su ignorancia es su manto de oscuridad bajo el cual ellos deben operar! Con tales atrocidades multiplicándose a lo largo de esta nación, es hora de que se levante el velo. La intención de estos relatos es romper los corazones indiferentes de esta nación y despertar a América.

También admitió:

"En una ocasión, nuestro aquelarre secuestró a un pastor. Lo trajeron a nuestra cueva, lo desnudaron y lo clavaron en una cruz. No dejaba de suplicarnos que nos arrepintiéramos y aceptáramos a Jesucristo como Señor y Salvador. Y cuando se cansaron de escuchar eso, le cortaron la garganta y terminaron de sacrificarlo...".

Ni siquiera los niños pequeños se salvan.

"Nuestro aquelarre sacrificaba a menudo a los niños. Los satanistas creen que cuanto más pequeña, inocente y perfecta sea la víctima, más poder les dará Satanás a través del sacrificio. Algunos de nuestros miembros eran médicos, y teníamos equipos de tratamiento de choque en nuestra cueva. Se encadenaba a los niños a los altares, se les colocaban electrodos en el cuerpo y se les aplicaban descargas eléctricas para que sufrieran espasmos y convulsiones. A menudo se les arrancaban los órganos privados del cuerpo y se los arrojaban a nuestros perros en las cuevas. Las violaban, las torturaban y las mataban. Nunca olvidaré a una niña... utilizaron una sierra eléctrica para empezar a desmembrarla, empezando por los pies. Nunca olvidaré sus gritos mientras empezaban a descuartizarla lentamente... los gritos sólo cesaron cuando por fin llegaron a su estómago, y desapareció. Siempre había cámaras de vídeo montadas en las paredes para que cada sacrificio se convirtiera en otra película porno snuff para hacer dinero".

"Incluso secuestraban a mujeres embarazadas. Yo veía como estas mujeres suplicaban por la vida de sus hijos no nacidos. El no nacido sería cortado del cuerpo de la madre y luego sacrificado... luego sacrificarían a la madre. O a menudo, arrojábamos a los bebés vivos en cubas de ácido de batería. Sí, he visto a muchas víctimas mientras tomaban su último aliento...".

Una amiga mía, que ahora es cristiana y está recibiendo mucho asesoramiento, fue vendida al satanismo y al aquelarre de su zona a la edad de dos años (sus padres necesitaban el dinero). Pasé mucho tiempo con ella, entrevistándola en la zona de Cleveland, OH, y también en un retiro cristiano. Ella estaba siendo entrenada personalmente bajo la infame Norma Fitzwater, brutal alta sacerdotisa de Cleveland y de toda la región satanista de Ohio durante más de 25 años.  (El nombre y el rango de Fitzwater me fueron confirmados personalmente por numerosos satanistas de Fromer, incluyendo mi fuente de la CIA. He ido personalmente a la emisión de radio del pastor Ernie Sanders de Cleveland para exponer a este vicioso satanista durante toda una semana).

Ella compartió lo siguiente:

"Sólo tuve una semana para disfrutar de mi recién nacida, Baby Becky, antes de que fuera brutalmente sacrificada. Durante el ritual, me obligaron a ponerme delante del altar. Me arrancaron la ropa. Gritando, me sujetaron al altar mientras agarraban a mi bebé. Pusieron a mi bebé sobre mi estómago desnudo y comenzaron a sacrificarla. Le introdujeron un cuchillo en la vagina para agrandarla y luego comenzaron a agredirla sexualmente... hasta el punto de que sus órganos internos se desparramaron. La canibalizaron. Cuando terminó el ritual, me liberaron y me entregaron los restos de la bebé Becky en una manta ensangrentada".

Me llevó hasta una ventana de su casa.

"¿Ves esas margaritas salvajes en la esquina del patio? Ahí es donde están enterrados los restos de Baby Becky...".

Mis compatriotas, multipliquen este malvado asalto a los niños de América por parte de los satanistas muchas veces, y empezarán a tener una idea de hasta qué punto nuestra nación está manchada con la sangre de los inocentes. ¿A alguien le importa?

Parte IV

He viajado por todo Estados Unidos para visitar, entrevistar y ayudar a personas y familias atormentadas por los satanistas de Estados Unidos. Mi corazón se conmovió especialmente cuando me enteré del caso de una familia del este de Indiana que había sido aterrorizada durante varios años. Después de mucha oración, viajé a visitarlos. Su pastor estuvo presente para confirmar sus relatos de lo que le sucedió a su familia y a sus hijos dentro del distrito escolar Sunman-Dearborn en East Harrison, Indiana. Visité personalmente su escuela controlada por los satanistas.

Debido al acoso satanista, la pareja está ahora divorciada. El marido no pudo soportar más su terror. Los niños todavía se están recuperando. El hijo vive una existencia de zombie debido a los recuerdos dolorosos, durmiendo todo el día para olvidar el dolor, y despierto toda la noche (es más seguro vivir en la oscuridad donde no lo encontrarán). Un investigador profesional de noticias también estaba siguiendo cuidadosamente sus experiencias de horror de primera mano. Ahora están fuera de Indiana y recluidos para proteger a los niños, ya mayores.

Permítanme presentarles a Josh, y a su hermana menor Cathy. (Aunque estos nombres están cambiados para proteger a los niños, TODOS los demás no lo están, para exponer a los perpetradores).

Josh asistió a la escuela primaria Dearborn Hills, al igual que su hermana. Su bonita casa de madera estaba justo enfrente de la escuela. Un día, sin embargo, empezaron a ocurrir cosas extrañas en la escuela. A Josh lo sacaron de clase, sin el conocimiento ni el permiso de sus padres, y lo llevaron a una casa cercana. Lo llevaron al sótano. Estaba oscuro y daba miedo. De hecho, tal y como se lo describió más tarde a su madre (MUCHO más tarde) ¡estaba evidentemente preparado para rituales satánicos!

A lo largo del año escolar, Josh fue sacado con frecuencia de su aula y llevado a varias casas cuyos sótanos habían sido preparados para rituales satánicos. Él (y varios otros niños de la escuela que también fueron expuestos a esto) fue aterrorizado para que guardara silencio con declaraciones aterradoras como, "si te atreves a contar a tus padres o amigos lo que has visto o hecho, ¡TE SACRIFICAREMOS COMO SACRIFICAMOS A ESTE BEBÉ!"

Sí, Josh admitió más tarde que estuvo expuesto tanto al sacrificio de animales como al de bebés en estos sótanos. Trágicamente, un día se vio obligado a participar directamente en un acto de sacrificio de bebés.

Josh dijo:

"Mamá, me llevaron a este sótano. Había un altar. Y un bebé. Me pusieron un cuchillo (daga de sacrificio) en la mano, y el hombre puso su mano alrededor de la mía y del cuchillo, y me hizo sacrificar al bebé...". Su madre me enseñó el diario escolar que le ordenaron llevar en su clase. Y allí estaba la anotación, con letra de niño, "Hoy he hecho un sacrificio...".

Su madre admitió que, aunque sus hijos empezaron a comportarse de forma extraña y a actuar de forma retraída, no dijeron nada HASTA que Josh llegó a casa un día cojeando por la noche. Ella le preguntó qué había pasado, y él negó que hubiera ocurrido nada. Sospechando, le agarró y le bajó el lateral de los vaqueros, y se quedó boquiabierta. Allí, grabado a fuego en su cadera, había un claro pentagrama satanista (estrella de cinco puntas) aún rojo brillante por algún instrumento calentado que abrasaba su tierna piel. Ella admitió: "En ese instante, Josh no pudo aguantar más los secretos. Empezó a gritar en nuestra casa y todo empezó a salir... el miedo reprimido, la ira, los horribles recuerdos, todo empezó a salir...".

Y de repente, todo empezó a tener sentido. El comportamiento extraño... la actitud retraída... el secretismo... y más. Y viviendo cerca de la escuela (de hecho la casa más cercana a la escuela) ¡Josh y toda la familia se habían convertido en un objetivo!

La verdad comenzó a salir a la luz. Cómo la directora, Chris Heller-Utter, era la gran sacerdotisa de la región. (Su marido es supuestamente de la CIA, una organización intensamente saturada de satanistas activos). Cómo Jim Pierce, el entrenador de la escuela media, era el sumo sacerdote. Cómo muchos de los profesores también estaban involucrados. El Pastor y un reportero fueron llamados en este punto. Comenzaron a llevar un diario de todo lo que Josh reveló dolorosamente.

Menciono un relato extremadamente vívido que dio de un ritual de sacrificio humano, en el que un joven hijo de un ministro secuestrado fue sacrificado. (La antigua suma sacerdotisa satanista de todo el estado de Indiana durante 17 sangrientos años, que también había trabajado anteriormente para la CIA, confirmó que este tipo de actividad se lleva a cabo todo el tiempo en Indiana... una importante región y bastión satanista. Esta fuente admitió que sus aquelarres también habían secuestrado a muchos niños de origen cristiano para sus sacrificios. En Indiana, al parecer, es bastante común.

Josh relató:

"Mamá, me obligaron a participar en un ritual a la salida del colegio. El director y el entrenador estaban con túnicas negras al frente. Un gran asiento dorado estaba entre ellos". [Más adelante explicaré más sobre el "trono dorado de Satanás" que se utiliza con frecuencia en los rituales en toda América. De hecho, hay más de uno].

"Hicieron traer a un niño pequeño para el sacrificio... Pude hablar con él durante un corto tiempo. Me dijo que su padre era ministro, y que tenía 8 años [esto fue en 1990]. Los satanistas lo llevaron entonces al frente. Cuando los satanistas comenzaron a adorar a Satanás, éste apareció en el asiento dorado. Observé cómo el niño apuntaba con su dedo a Satanás y decía en voz alta: '¡Satán, te reprendo en el nombre de Jesús! Y mamá, Satanás habló desde el asiento y dijo, '¡córtale la lengua!'. Vi como le cortaban la lengua, y fue sacrificado...".

La valentía de esta pequeña víctima y el precio que pagó por confesar a Jesucristo ante este aquelarre están grabados para siempre en los atormentados recuerdos de Josh. Él es verdaderamente uno de los "Mártires desconocidos de América".

Mis diez años de investigación sobre el satanismo en América han confirmado completamente la realidad de tales rituales. De hecho, si obtienen el libro "He Came to Set the Captives Free", publicado originalmente por Jack Chick y posteriormente por Whittaker House, encontrarán una descripción completa de un ritual similar que también se celebra en Indiana, durante el cual se muestra lo que se denomina "el trono de oro de Satanás" en los rituales más importantes, y Satanás se manifiesta en este trono en el punto álgido de la adoración satánica, y los sacrificios humanos tienen lugar ante él. Cortar la lengua de una víctima es un castigo bastante común entre los satanistas por insubordinación o por mostrar falta de respeto a Satanás o a sus líderes, como me han contado francamente antiguos satanistas. Todo esto que he descrito anteriormente es trágicamente bastante común entre los rituales satanistas, como han descubierto diez años de mi investigación personal en profundidad.

Aunque Josh todavía se está recuperando de los dolorosos recuerdos y de los horrores a los que estuvo expuesto, al igual que su hermana (y de hecho varias otras familias que están demasiado asustadas como para salir a la luz con la verdad) se considera bendecido por seguir vivo. Muchos jóvenes nunca salieron vivos. Y mientras exista la complicidad de la CIA, es posible que nunca se logre procesar a los autores.

East Harrison, Indiana y West Harrison, Ohio, siguen siendo conocidas como la meca de la actividad satanista en esa región donde ocurrieron los horrores de Joh. Una familia cristiana me confesó que cuando sus hijos salían a jugar con los demás niños en las calles de esa zona, se oía a los niños de esa zona discutir "dónde se celebraría el próximo ritual..." con frecuencia. Bienvenidos al lado oscuro de "América la Bella".

Parte V: Acosar a la víctima

Cada año, en toda América, hasta un millón de víctimas inocentes son secuestradas o criadas para el sacrificio humano por cultos satanistas. Mueren en agonía, sus gritos no son escuchados por la corriente principal de Estados Unidos. Sus restos nunca serán descubiertos: fueron torturados, canibalizados, incinerados y eliminados. Muchas víctimas del acoso satanista existen en la muerte en vida: sus vidas están aterrorizadas por los acosadores satanistas. El siguiente es un relato real de las montañas de Carolina del Norte. Su objetivo es iluminar a los estadounidenses sobre este peligro real. También pretende despertar la compasión por las víctimas cuyas vidas son una pesadilla viviente hasta el día de hoy. Dichas víctimas podrían ser incluso su vecino de al lado...

En 1992, mientras investigaba el satanismo en las montañas de Carolina del Norte, un investigador de crímenes satánicos me informó sobre una joven cuya vida era un infierno: estaba marcada para ser secuestrada y sacrificada por los satanistas locales, y estaban destruyendo su vida sistemáticamente. Su vida social estaba cortada: la mayoría de sus anteriores amigos se habían ido espantando poco a poco. Al parecer, incluso los pastores tenían miedo de estar con ella. El investigador me sugirió que podría proporcionarle consuelo y apoyo espiritual si me mudaba a su caravana con ella...

Después de rezar por ello, me ofrecí a mudarme para darle ánimo. Los satanistas que la acechaban habían monitoreado completamente su teléfono, y sabían de mis conversaciones con ella para mudarse. Decididos a impresionarme, montaron todo un "espectáculo de poder" esa primera semana fatídica, ¡tan salvaje que hubo que llamar a un equipo SWAT de la policía para que vigilara su casa! A su familia se le impidió mudarse de su casa móvil porque su padre se estaba muriendo en una habitación y necesitaba cuidados las 24 horas del día. Sencillamente, eran demasiado pobres para trasladarse. Por lo tanto, se sentían atrapados. Les pregunté cómo empezó todo esto...

La madre de Cindi había recibido una llamada telefónica muchos meses atrás, con las palabras: "Vamos a coger a tu hija para el SACRIFICIO... (clic)", dichas con dureza por teléfono. Sabiendo que las víctimas caen más fácilmente en las trampas satanistas sI se les aterroriza antes del secuestro (el miedo crea confusión y tiende a paralizar) comenzaron su conquista de Cindi con estas palabras.

El miedo entró en su casa... y nunca se fue en los meses siguientes. Trampas de secuestro en la carretera, envenenamiento, acoso en su casa, cortar la electricidad y el servicio telefónico de forma inesperada mientras se movían para matar en su casa por la noche... todas estas cosas comenzaron a cambiar sus vidas para siempre. ¿Pero por qué CINDI? ¿POR QUÉ era ella el objetivo de los satanistas en Asheville, NC?

Mientras rezaba con ella y hacía preguntas de investigación, la verdad fue apareciendo poco a poco. Aparentemente, su antiguo empleador en un gimnasio era un satanista. Cindi notó cómo un día su empleador comenzó a hacerle preguntas un tanto personales, tales como: oh... ¿eres CRISTIANA? ¿Qué opinas de seguir siendo VIRGEN antes de casarte?

Tales preguntas no tuvieron ningún sentido hasta más tarde... MUCHO más tarde, cuando descubrió que había sido objeto de sacrificio POR SER CRISTIANA Y VIRGEN (¡algo difícil de encontrar en la América de hoy!).

Señaló que después de haber respondido afirmativamente a estas preguntas, entraron en la oficina hombres extraños que le presentó su empleador. Admitió: "Me sentí como si me midieran como si fuera carne en el mercado... los hombres incluso hicieron comentarios sugerentes sobre mi cuerpo...".

Más tarde, se le hizo evidente que su empleador estaba involucrado en el satanismo. Su empleador le entregó una tarjeta que contenía versos satánicos, que terminaban con la palabra "NATAS" (al revés de SATÁN) y le pidió que la leyera. (Nunca entendió lo que estaba leyendo hasta que le expliqué esas palabras). Y fue DESPUÉS del interrogatorio y la visita de estos extraños hombres en su oficina, que llegó la fatídica llamada telefónica que cambió sus vidas para siempre: "¡Vamos a coger a tu hija para el SACRIFICIO!"

Pasé mucho tiempo proveyendo antecedentes en la enseñanza de la guerra espiritual, apoyándome en la Palabra de Dios, enseñándole cómo vencer el miedo, y pasando mucho tiempo en adoración y alabanza, etc. Estábamos trabajando en contra de muchos ataques. Su teléfono era continuamente monitoreado, y ellos se deleitaban en interrumpir todas nuestras llamadas telefónicas o interponer sus comentarios sarcásticos en medio de nuestras conversaciones con otros. Por ejemplo, me había puesto en contacto con un grupo de oración en Charlotte, Carolina del Norte, para pedir una oración por ella, cuando un oyente satanista comenzó a interponer sus comentarios. Después de mis palabras, interrumpió con la palabra "MATAR". Ignorándolo deliberadamente, continué informando al grupo de oración.

Haciendo un poco más de ruido para dejar claro su punto de vista, dijo: "¡MATAR!" una vez más. Tanto la gente de Charlotte como yo escuchamos esta grosera interrupción. Finalmente, dije: "¡Oh, vamos! Para un SATANISTA, ese es un "MATAR" bastante débil. Por favor, ¡impréndenos a TODOS repitiendo esto un poco más fuerte!". Con eso, entonces gritó "¡MATAR!". Me limité a señalar esto a los cristianos que escuchaban en Charlotte, a los que les costaba creer que mi amigo estuviera bajo tal ataque satanista: ¡su incredulidad desapareció un poco después de eso!

Los satanistas trabajaron doblemente después de que yo me instalara. Al percibir que mi amigo recibía ahora el apoyo y las enseñanzas cristianas necesarias para eludirlos, se volvieron más violentos y locos en sus esfuerzos. Soportamos muchos episodios de vida en el lado salvaje. Me encontré pasando innumerables horas de rodillas rezando por nuestra protección, teniendo una Biblia como apoyo y llevando una pistola cargada en una riñonera las 24 horas del día para emergencias.

En los meses siguientes, sufrió muchos ataques, incluido un "alfiler de la maldición" que le colocaron en secreto en un asiento del coche en el que se sentó sin sospechar nada, una mañana de camino a la iglesia. Los satanistas suelen utilizar "alfileres de maldición", finos alfileres plantados en lugares donde la víctima desprevenida puede encontrarlos.

Están recubiertos de venenos mortales y asignan demonios de destrucción a la víctima también. Después de sentarse en el asiento del coche, el fino alfiler se introdujo lentamente en la pierna que estaba en contacto con el asiento. El dolor fue tremendo. Gritó mientras el ardor se extendía por su pierna y su cuerpo. Su amigo apartó el coche a un lado de la carretera y la llevó a toda prisa al parque de bomberos.

Tardaron 20 minutos en estabilizarla antes de que pudieran llevarla al hospital. Cuando su amiga advirtió a los empleados del hospital que estaba conectada con el crimen satánico (un mal error) NADIE QUISO TOCARLA EN LA SALA DE EMERGENCIA del Hospital Memorial Mission en Asheville, NC. Como me había advertido un antiguo satanista de alto nivel en Asheville, que había trabajado en ese hospital, este hospital estaba lleno de satanistas y brujas como médicos, enfermeras y otros empleados.

De hecho, los satanistas y las brujas estaban en constantes batallas invisibles entre ellos, lanzando "demonios invocados" y maldiciones entre ellos, etc. Por lo tanto, al principio no quisieron TOCAR a mi amiga, cuando se le advirtió que estaba conectada a un ataque satanista. Finalmente, se estabilizó y pudo volver a casa. Le costó semanas de recuperación. Pero incluso esas semanas no fueron tranquilas. El acoso telefónico continuaba. A veces la encontraba llorando histéricamente mientras le contaban gráficamente lo que le harían a su cuerpo una vez que la secuestraran. Indignado, un día le quité el teléfono de la mano y les increpé:

"Escucha... vosotros, los satanistas, no sois más que una panda de peleles y cobardes como vuestro padre Satanás...".

¿Creen que me impresiona que se necesiten diez de ustedes, o más, para sacrificar a un solo bebé indefenso? ¡COBARDES! Consigan una vida... en vez de tomar una vida. Metan a Jesucristo en sus vidas en vez de...". 

Y así sucesivamente. Esto enfureció al líder, nombre clave de "Rey Uno". (Ahora sé su verdadero nombre, que revelaré más adelante. Sigue en libertad y muchos exsatanistas han confirmado que es uno de los satanistas más peligrosos de Estados Unidos).

Respondió llamando más tarde y dando un ultimátum a mi amigo: "Dígale a Pam que tiene cuarenta horas para abandonar su caravana... ¡o si no!". Sin impresionarme, le dije que le dijera: "Lo siento... no acepto órdenes de satanistas... ¡sólo de JESUCRISTO!". Recibimos una siniestra llamada telefónica 48 horas después: "¡Se acabó el tiempo!" ("Click") pasando mucho tiempo en oración, nos preparamos para lo que iba a venir...".

Y entonces, se desató el infierno... literalmente. Mientras la oscuridad descendía sobre su aislada caravana, rodeada en parte por oscuros bosques, nuestra electricidad se cortó abruptamente. Corrí hacia el teléfono. También estaba muerto. "Rápido... coge el teléfono móvil".

Grité al percibir movimiento en el bosque. Ella cogió el móvil.. Pero nada más marcar los últimos dígitos del número de teléfono de la policía, ¡el teléfono se apagó! Estaba siendo cortado deliberadamente por una fuerza exterior... incluso el teléfono móvil estaba inutilizado. Entonces oímos ruidos de raspado... alguien estaba trepando por el lado de su remolque. Ahora estaba oscuro afuera. Los fuertes golpes, acompañados de cadenas que se arrastraban deliberadamente por el techo para dar efecto, continuaron durante la noche.

Nunca olvidaré la pena que sentí por mi amiga cuando la vi, de pie en una esquina de su remolque en las oscuras sombras, llorando y temblando incontrolablemente mientras ambas manos agarraban una 38 cargada. "Asesinos satanistas, escoria...", pensé mientras seguía reforzando el interior de la caravana con pesadas cadenas y candados que había comprado para asegurar las puertas (le habían robado las llaves del coche y de la caravana y tenían copias de ambas en ese momento). Habíamos sido advertidos por un informante interno del aquelarre, Greg (que en realidad estaba enamorado de ella) de que habían planeado derribar una puerta, dispararme a matar, y luego proceder a secuestrarla y sacrificarla. Arriesgó su propia vida para filtrarnos cosas de vez en cuando. Me paseaba de un extremo a otro de la caravana, con la Biblia en alto y apoyándome en la Palabra de Dios para la protección divina. Y en medio, su padre yacía moribundo en la habitación de al lado...

Parte VI

Por fin conseguimos pasar esa noche, cansados y agotados por sus incesantes ataques tras su amenaza telefónica. Los satanistas solían salir del bosque, con formas sombrías que salían del bosque que rodeaba parcialmente su casa, hacia las 11 de la noche. Y luego restablecían la electricidad y el teléfono para que la policía no encontrara problemas al día siguiente.

Durante este periodo de intensificación de los ataques, su madre estaba en el patio trasero tendiendo la ropa, cuando llegó gritando mientras corría hacia la casa. Cerramos las puertas con cadenas mientras ella describía lo que vio al borde del bosque. Había un hombre, vestido de negro, con gafas militares de visión nocturna, un sofisticado auricular militar para las comunicaciones y mucho más.

Reconociendo que se trataba de un equipo militar completo y costoso, le pregunté a nuestro informante de dentro del aquelarre sobre esto, y respondió:

"Oh, estos satanistas aquí en Asheville son ricos y poderosos... ¡pueden conseguir cualquier tipo de equipo que quieran! Los satanistas del ejército les suministran este equipo militar que has visto. La forma en que el teléfono celular fue bloqueado fue con equipo profesional de la compañía telefónica. Ponen el equipo de la compañía telefónica en un camión (en este caso, un camión de la compañía de camiones ALLIANCE, operada por los satanistas) para mantenerlo móvil y que la policía no pueda localizarlo, y lo utilizan para interrumpir tus llamadas de móvil cada vez que llamas a la policía para pedir ayuda...". Greg sabía de lo que hablaba.

Sin embargo, una noche el acoso llegó al extremo. Para entonces, Cindi había trasladado su colchón al suelo de la sala de estar para no estar a nivel de la ventana cuando dormía por la noche. Su cabeza estaba a nivel del suelo, justo al lado de un conducto de aire. Una noche vino a verme y me dijo: "Hace 15 minutos que huelo algo extraño...". No había olido nada. Unos minutos más tarde me dijo: "¿qué hacen esas manchas negras tan raras alrededor de tu cabeza?". Entonces se desplomó y cayó de rodillas, con la cabeza y los hombros caídos sobre el sofá. Corrí y levanté todo su cuerpo sobre el sofá. Ya estaba totalmente inconsciente.

Más tarde nos dimos cuenta de que habían introducido algún tipo de arma química en su sistema de ventilación, pero no lo suficientemente fuerte como para afectar a todo el mundo en la caravana... sólo a ella, ya que su cara había estado directamente al lado de la ventilación. Ella y yo habíamos oído ruidos procedentes de la parte inferior de su caravana esa noche, y sabíamos que habían pasado algún tiempo allí abajo... pero no nos atrevimos a salir a enfrentarnos a ellos por la noche.

Cuando salió de este estado muchas horas después, admitió haber tenido una visita angelical muy maravillosa en la que creía que Dios la había visitado y le había prometido la victoria en esta batalla.

Unos días después, Greg vino con un hermoso y costoso collar de diamantes para Cindi. Faltaban pocos días para la Navidad. Greg la miró con tristeza y le dijo: "Le doy este collar ahora, porque no espero que ninguna de las dos esté viva para el día de Navidad. Han jurado sacrificarla para el Solsticio". Admitió que planeaban utilizar una pequeña carga de explosivos para volar la puerta de la caravana, ya que habían descubierto que yo encadenaba las puertas cada noche.

"Una vez que entren, Pam, planean dispararte y matarte, y luego secuestrarla para sacrificarla", admitió Greg. (¿Dispararme para matarme? Ja, pensé, les encantaría hacer un HECK de mucho más que ESO a mi cuerpo después de la postura que he tomado contra ellos aquí).

Renovamos nuestro tiempo de oración y guerra espiritual. Noche tras noche, los ataques continuaron. Incluso un día tomaron un giro extraño. "Necesitamos cuatro bebés para sacrificar y el recién nacido de tu hermana va a ser uno de ellos", declaró un día una voz sonriente y colgó.

Su hermana y su recién nacido estaban en la unidad pediátrica del hospital local. Sabiendo que en ese hospital trabajaban muchos satanistas que podían relacionarse con ellos, no nos tomamos su amenaza a la ligera. Orando sobre qué hacer, decidimos que debía ir a su habitación y pasar varias horas ungiendo la habitación y orando por ella y el bebé. No podía decirle a su hermana la verdadera razón por la que estaba allí esa noche. Se habría aterrorizado. Después de varias horas de oración para que Dios la protegiera a ella y al bebé, me fui.

Mientras caminaba por la sala de espera de la unidad de pediatría esa noche (eran cerca de las once de la noche) miré con cautela en busca de alguna evidencia de los satanistas que pudieran estar allí para cumplir su amenaza. No me decepcionó. Allí, en un rincón, apiñados, había entre 10 y 12 de ellos. Observé con tristeza que todos estaban en edad de ir al instituto. En Asheville, los grandes y poderosos satanistas utilizan constantemente a los más jóvenes para hacer su trabajo sucio. Esto protege sus nombres y negocios.

Me miraron fijamente, siguiéndome con atención mientras me dirigía al ascensor. Cuando subí, se precipitaron por el pasillo en dirección a su habitación. En mi espíritu, me reí por dentro, porque Dios me había dado la seguridad de que NINGÚN enemigo podría penetrar ese tiempo de oración que tuvimos juntos en su habitación por su seguridad. Y gracias a Dios, tanto la madre como el niño salieron sanos y salvos del hospital.

Finalmente, amaneció el día de Navidad. Los satanistas NO habían conseguido que ninguno de los dos fuera sacrificado. Y milagrosamente, su padre, postrado en la cama, salió de ella para sentarse y disfrutar del día de Navidad con su familia. Sería el último, porque al día siguiente murió. Asistí al funeral con mi amiga Cindi y su familia. Después de eso, me fui de su casa para disfrutar de las vacaciones con mi familia a unas horas de distancia. Nunca la volví a ver después de eso.  Ella y su madre se vieron obligadas a trasladarse lejos de la zona para evitar nuevos ataques. Pero estos asesinos nunca lograron atraparla después de todo. Tampoco lograron atraparme a mí, aunque después hicieron numerosos atentados contra mi vida mediante intentos de secuestro, envenenamiento, e incluso enviaron a mi vida a un satanista que se hacía pasar por un cristiano que necesitaba asesoramiento.

De nuestro encuentro con estos satanistas de Asheville surgieron cosas extrañas. Mi amiga Cindi se vio obligada a ir a una casa de seguridad para evitar un ataque en un momento dado. Y mientras estaba allí, conoció a la novia del jefe de los satanistas, "King One", que había dirigido el aquelarre para acosarla. Su novia estaba allí con su bebé. Ella le confesó a Cindi: "Este hombre es tan malvado que no hay nada que no sea capaz de hacer. Incluso me forzaría en el altar satánico e invocaría a los demonios para tener sexo conmigo...". Admitió que se vio obligada a huir a esta misma casa de seguridad para protegerse de él, ¡porque exigía a su hijo recién nacido para sacrificarlo! Así que ella admitió muchas cosas a mi amiga Cindi con respecto a que estaba siendo acosada.

Recé mucho durante los años siguientes para averiguar quién era este satanista aterrorizante. Mi viaje para descubrir la verdad me llevó a California, a Florida y a todo el país. Finalmente, en California, en 1998, conocí a dos hombres que eran antiguos miembros del aquelarre de Asheville. Uno de ellos había estado casado con la exnovia de "King One". Me contó todo sobre este satanista.

¿Su nombre? Tony Richards, originalmente un indio Lakota de la Reserva Pineridge, SD. Tenía un hermano, Woody, y la esposa de Woody, Yolanda Martínez. Estos dos hombres admitieron que mis investigaciones eran precisas en cuanto a los nombres y ubicaciones de los satanistas y sus actividades en Asheville, NC.  Desde allí, viajé a Florida, donde en un retiro cristiano, me encontré con dos antiguos satanistas que habían formado parte del aquelarre de Asheville. Uno era ahora un evangelista, el otro estaba siendo discipulado. El que ahora era un evangelista activo y un cristiano fuerte me confesó todo sobre Tony Richards. "Oh, él es lo peor de lo peor", admitió mientras me miraba y sacudía la cabeza. Su primo me admitió lo mismo mientras yo estaba allí.

Extrañamente, después de este tiempo me fui con un camión y una casa rodante a través de América, y terminé en Rapid City, SD. Me habia olvidado que Tony habia venido de esta area. Todavía rezando para encontrarlo y poder confrontarlo, hice una visita a Custer, SD, para comprar algunos artículos de joyería. Al entrar en una tienda de suministros para los nativos americanos, me encontré con un lakot alto y de piel oscura, con pelo largo y negro, y con una especie de barriga. Empezó a animarme a comprar sus abalorios, cosa que finalmente hice. Cuando ya me iba, me dijo: "¡Oh, tal vez quieras comprar también esta cinta musical de Yolanda Martínez, una cantante nativa americana!".

Me quedé helada, sin poder moverme. Le miré y dije: "Un momento... ¿no es ella la esposa de Woody Richards... y no es él el hermano de Tony Richards?". Al decir esto, el lakota esbozó una amplia sonrisa y respondió: "Sí, ¡y yo soy TONY RICHARDS!".

Me quedé de piedra. ¡Mis 7 años de investigación, oración y viajes a través de América en busca de este terrorista satanista finalmente habían dado sus frutos! No, no lo reconocí, porque se las arregló para ocultarse bien en Asheville. Mi amigo acosado lo había vislumbrado a menudo, describiendo el largo cabello negro recogido en una cola de caballo o colgando suelto.

Todavía sorprendido, me pregunté qué hacer...

Parte VII

"...¡Y yo soy Tony Richards!" El sólo hecho de escuchar estas palabras evocó recuerdos de los meses en que yo y mi amigo fuimos acechados en Carolina del Norte por miembros de su aquelarre... las noches sin dormir... el terror... el preguntarnos si alguno de nosotros saldría vivo... y el preguntarnos cuántos otros desafortunados habían terminado en sus altares en el pasado.

De repente, el poder de Dios se apoderó de mí con audacia. Me acerqué a Tony y le miré directamente a los ojos. "Tony, tienes una casa en Asheville, ¿verdad?". Admitió que sí y una en Tampa, FL, además de su casa allí en Hot Springs, SD, que estaba impresa en su tarjeta de visita que me había entregado antes. Entonces le recordé a su antigua esposa, JoAnne, y al bebé, Chepaw, que les había nacido 7 años antes... el mismo que quería sacrificar.

Entonces le refresqué la memoria de Cindi y su acoso por parte de su aquelarre en 1992. Fue su turno de quedarse atónito. Entonces le dije:

"Sabes, Tony, he estado rezando por ti durante mucho tiempo. Muchos de tus compañeros satanistas han salido ahora del aquelarre y han encontrado por fin al verdadero Dios y se han convertido en cristianos. Dios te está llamando para que te arrepientas...".

Era cierto. Había pasado incontables horas a lo largo de los años rezando por la salvación de él y su familia, y también por los muchos satanistas de todo el oeste de Carolina del Norte. Y también por sus víctimas. Y con frecuencia había recibido noticias de que muchos de ellos ESTABAN saliendo del satanismo y convirtiéndose en cristianos como una salida del atormentador mundo de las tinieblas del satanismo. Uno que había operado anteriormente con él era ahora un evangelista activo. Otro, el antiguo sumo sacerdote de mi padre antes en VA Beach, que también pertenecía a los aquelarres de WNC, también se había convertido en cristiano. Incluso la hija de uno de los jueces más poderosos de Asheville, un conocido satanista de alto nivel (me lo confirmaron numerosos policías cristianos y antiguos miembros de aquelarres) también se había convertido en cristiana. (Este juez me había condenado anteriormente en numerosas ocasiones a su cárcel en Asheville por actividades cristianas provida, y había llegado a condenar a un grupo provida de fuera del estado a un año y medio de prisión en Carolina del Norte por una protesta provida. Una poderosa secretaria legal con un pariente en lo alto del sistema legal me había advertido:

"¿No sabes por qué esta jueza condenó a tu grupo cristiano a un año y medio? Ella es muy alta en el aquelarre satanista de aquí, y tus pro-vida cristianos fueron condenados por ¡Una VENDETTA CONTRA LOS CRISTIANOS!".

Así que, ella lleva la túnica negra de un juez durante el día... y la túnica negra de un satanista que sacrifica humanos por la noche... ¿Qué clase de justicia puede ella POSIBLEMENTE dispersar... excepto en los términos de Satanás! Trágicamente, he descubierto a lo largo de América que los satanistas han estado activos en infiltrar a su gente en los roles de juez con bastante frecuencia. No es sorprendente... y es parte del "sistema de redes y encubrimiento de los buenos muchachos", muy parecido al que utiliza la Mafia).

Tony pareció ponerse muy nervioso. Salió rápidamente por la puerta principal de esta tienda de suministros de artesanía india en Custer y se sentó en el banco del exterior. Al parecer, al darse cuenta de que su pasado le había alcanzado, se aterrorizó. Pero el mensaje de venganza no estaba en mi lista. Salí y le repetí con calma que Dios le llamaba a arrepentirse, y luego me alejé.

Mucha más investigación confirmó que Tony estaba involucrado en el lado oscuro en esta área de SD también, y aparentemente muchos de los miembros de su familia extendida de Richards también, como Lakotas que entrevisté me confirmaron personalmente.

Y no es de extrañar que poco después de eso, yo estaba una vez más siendo acosado por camiones satanistas y mis movimientos siendo abiertamente monitoreados... esta vez por los cohortes de Tony en la Colina Negra de SD. (Hay muchos aquelarres activos en la Colina Negra de SD, y en la mayoría de las reservas también, como los nativos americanos han admitido a mí. Sabía que esta vez querían matarme. Incapaz de mover mi vehículo recreativo de 35 pies a través de las llanuras en las nieves del invierno por seguridad, opté por salir del país, a Alemania, para hacer la investigación. Parece que la batalla nunca termina).

¡Pero la victoria se había conseguido en lo que respecta a mi amiga Cindi! Sólo por la gracia de Dios había sobrevivido, y yo también. ¿Pero cuántos otros NO? Más de los que nunca sabrán. He compartido este relato real, muy editado, para que puedas entender la naturaleza de las batallas ocultas que se libran en todo el país de forma continua, pero que tus noticias locales NUNCA mencionan al público. Y esto es sólo un pequeño segmento del SATANISMO EN AMÉRICA HOY.

(Nota: Tony Richards sigue en libertad, a pesar de la información que se entregó a las autoridades policiales locales con respecto a sus antecedentes).

Pam Schuffert informando.

Fuente: Educate your self

Exégesis Diario

Redacción de Exégesis Diario
Invitame un café en cafecito.app

Te puede interesar