La Guerra Biológica desconocida detrás del proyecto MK Ultra

HABITACIÓN 101 26 de febrero de 2021 Por Exégesis Diario
I will (2)

Por Jack Heart & Orage

En 1922, el gran novelista irlandés James Joyce publicó su obra histórica Ulises. Se dice que había estado comentando las veces en las que escribió "Tengo que volver la cabeza hasta que desaparezca la oscuridad".

En 1966, en homenaje a esa línea, la icónica banda británica de rock and roll The Rolling Stones suplicaría “see the sun blotted out from the sky” (ver el sol borrado del cielo). Exhortaron a los niños del imperio a “Paint it Black!” (¡Píntalo de negro!).

Sin duda, en 1944, cuando vieron en qué dirección soplaba el viento, el imperio ya había decidido pintarlo de azul, todo. Esta es una historia sobre Bluebirds y Bluebooks, Have Blue, Project Blue Beam y un Blue Planet Project. Pero como todo lo demás, tiene un comienzo.

En 1947, Andrija (Henry) K. Puharich recibió su doctorado médico de la Universidad Northwestern a través del Programa de Entrenamiento Especializado del Ejército. Mientras todavía estaba en la escuela, irrumpió en el campo de las ciencias cognitivas con su artículo innovador: Teoría de la conducción nerviosa. El artículo postuló que las unidades neuronales irradian y reciben ondas de energía en las bandas de onda ultracorta por debajo del infrarrojo y por encima del espectro del radar; convirtiéndolos efectivamente en una radio biológica, un receptor-transmisor.

La teoría de Puharich fue una epifanía para José Manuel Rodríguez Delgado, quien tenía una beca en Yale en el momento en que Puharich publicó su teoría, y se cree que fue el científico técnico principal en el infame proyecto MK Ultra de la CIA. Aproximadamente media década después, Delgado sería coautor de su primer artículo sobre la implantación de electrodos en cerebros humanos. Sería el autor de 134 publicaciones científicas durante las próximas dos décadas sobre la estimulación eléctrica de gatos, monos y humanos.

Un showman nato, Delgado una vez tuvo un toro con uno de sus 'stimoceivers' (estimulantes cibernéticos) patentados implantado en la carga cerebral en medio de una plaza de toros en Córdoba, España. Sin inmutarse, presionó un botón en su control remoto de mano y detuvo a la bestia en medio de la carga.

Era un defensor abierto de un mundo mejor a través del control mental cibernético. Incluso escribió un libro sobre el tema titulado Control físico de la mente: hacia una sociedad psicocivilizada. Era el villano ideal, mientras Puharich trabajaba desde las sombras.

Durante su pasantía Puharich llevó a cabo experimentos con medicamentos que fueron patrocinados por Sandoz Chemical Works, la empresa farmacéutica que desarrolló el LSD. Además, en ese período, fue influenciado por el trabajo pionero de Joseph Banks Rhine, el fundador de la parapsicología; una vez copletado la pasantía, Puharich estudió ESP como una extensión de su trabajo con la conducción nerviosa en la universidad.

Siempre con ganas de 'explicaciones', una vez comentó que lo que estaba “tratando de establecer es que el cerebro es un área donde se localiza la energía celular del cuerpo. Etiquetaré esta energía celular como "dinámica". Además, me atrevo a decir que la transferencia de dinámicas de una persona a otra es posible".

Puharich señaló que era de conocimiento común “que hay personas que pueden emocionar y alegrar a uno, mientras que hay otros que simplemente aburren y fatigan. Esto implica que hay una transferencia inalámbrica y sin contacto de esta sustancia vital. Si la dinámica se puede transferir de un organismo a otro, ¿por qué esa otra función de la mente, el pensamiento, no se puede transferir también de una mente a otra? También es concebible que la dinámica no sólo pase libremente entre las personas, sino que también se disipe en la atmósfera ”.

En 1949 Puharich conoció a Eileen Garrett, la fundadora de la Parapsychological Foundation en la ciudad de Nueva York (NYC). Ella le presentaría a John Hays Hammond Jr., el hombre que sería su mejor amigo durante la próxima década y, en palabras del propio Puharich, su "mentor".

Wikipedia aclama a Hammond como "El padre del control de radio". Eso es enviar señales a dispositivos controlados a distancia. Hammond, un producto de Yale y muy rico desde su nacimiento, falleció en 1965 a los setenta y seis años, poseyendo 800 patentes extranjeras y nacionales sobre más de 400 invenciones, principalmente en los campos de control de radio y armamento naval.

En 1929, Hammond había construido su propio castillo con un puente levadizo con vistas al puerto de Gloucester en Massachusetts. Ahora es un museo que ofrece visitas guiadas a su legendaria colección de arte romano, medieval y renacentista.

La mayoría de los hechos sobre MKUltra provienen de declaraciones juradas y testimonios dados a la Comisión Rockefeller, luego al Comité de la Iglesia y al único informe oficial sobreviviente que lograron tener en sus manos. El informe fue preparado por la oficina del Inspector General en 1963 cuando supuestamente se puso fin a la administración subrepticia de medicamentos a sujetos de prueba involuntarios en el Programa MKUltra.

El informe define MKUltra como “investigación y desarrollo de productos químicos, biológico y materiales radiológicos capaces de emplearse en operaciones clandestinas para controlar el comportamiento humano”. Continúa diciendo que “se han designado vías adicionales para el control del comportamiento humano según corresponda a la investigación en virtud de la carta MKUltra, incluida la radiación, electrochoque, diversos campos de la psicología, sociología, antropología, grafología, sustancias de acoso y dispositivos y materiales paramilitares”.

Cualquier otra información confiable sobre MKUltra se obtiene del testimonio dado durante las audiencias del Senado en 1977. Las audiencias fueron impulsadas por las siete cajas de documentos que contenían unas ocho mil páginas que la CIA había presentado ese mismo año en respuesta a una solicitud de la FOIA.

Los documentos fuertemente censurados aparecieron a principios de 1977, incluso cuando Richard Helms, director de la CIA desde el 30 de junio de 1966 hasta el 2 de febrero de 1973, ordenó que se destruyera toda la documentación relacionada con MKUltra durante su mandato.

Los nuevos documentos sobrevivieron sólo debido a un error administrativo. Son datos presupuestarios y dan poca información adicional de lo que ya había sido obtenido por la Comisión Rockefeller y el Comité de la Iglesia. Alguna información sobreviviente perteneciente a MKUltra fue desclasificada oficialmente en julio de 2001.

La leyenda de MKUltra comenzó a fines de 1974, cuando el periodista Seymour Hersh, en un artículo publicado en el New York Times, acusó a la CIA de realizar experimentos con ciudadanos estadounidenses y de varios otros actos nefastos en suelo estadounidense durante los años sesenta. A principios de 1975, respondiendo a la indignación nacional, el presidente Gerald Ford convocó a la Comisión de Actividades de la CIA en los Estados Unidos. La comisión de Ford se conocía como la Comisión Rockefeller porque estaba encabezada por el entonces vicepresidente Nelson Rockefeller.

Teniendo en cuenta la conocida relación de la Fundación Rockefeller con Ira Einhorn, autoproclamado "catalizador planetario" y sin duda el chico del cartel de MKUltra, si no el propio Puharich, una investigación de Rockefeller no iba a complacer a los diversos senadores y congresistas que tenían alguna idea de que lo que había sucedido, seguía sucediendo.

Lanzaron su propia investigación formalmente titulada El Comité Selecto del Senado de los Estados Unidos para estudiar las operaciones gubernamentales con respecto a las actividades de inteligencia, conocido simplemente como el Comité de la Iglesia, porque estaba presidido por el senador Frank Church.

El almirante Stansfield Turner se desempeñó como director de la CIA de 1977 a 1981. Su trabajo era dirigir el control de daños durante el reformismo de la administración Carter. Científico cristiano y él mismo un reformista, fue muy crítico con la cultura del secreto dentro de la Agencia.

Turner eventualmente abogaría por el desmantelamiento de la CIA en el libro de 2005 titulado Quemar antes de leer: presidentes, directores de la CIA e inteligencia secreta.

Como director interino de la CIA en las setenta y siete audiencias del Senado, Turner testificó que había "149 subproyectos MKULTRA, muchos de los cuales parecen tener alguna conexión con la investigación sobre modificación del comportamiento, adquisición y prueba de drogas o administración subrepticia de drogas".

Aparentemente perdido en las ramificaciones de los experimentos de control mental estaba lo que Turner dijo unas pocas frases más tarde acerca de que también hubo “33 subproyectos adicionales relacionados con ciertas actividades de inteligencia previamente financiadas por MKULTRA pero que no tienen nada que ver con modificaciones de comportamiento, drogas o toxinas o cualquier otro asunto relacionado".

Turner continúa testificando que había "80 instituciones donde se trabajó". Las instituciones incluían “44 colegios o universidades, 15 fundaciones de investigación o empresas químicas o farmacéuticas o similares, 12 hospitales o clínicas, además de las asociadas con las universidades, y 3 instituciones penales”.

Aparentemente, el resto de las audiencias consistió en un Turner visiblemente arrepentido y su séquito de la CIA siendo castigados por un fanfarrón del senador Ted Kennedy y otros abanderados políticos. Como había sucedido en el setenta y cinco y el setenta y seis, la experimentación humana, voluntaria y de otro tipo, fue atribuida al Dr. Sidney Gottlieb y al personal de servicios técnicos de la CIA (TSS).

Gottlieb se había jubilado en 1972 y resultó que tenía muy mala memoria. No estaba en el séquito de Turner. Todo lo que Turner pudo hacer es parecer arrepentido, ya que el incrédulo Kennedy le preguntó porqué: "cada documento que el personal revisa tiene el nombre del Sr. Gottlieb en él, y usted viene a decirnos que no tenemos que preocuparnos más, tenemos estos otros hechos finales, y el Sr. Gottlieb no ha sido comunicado?" Gottlieb nunca hablaría; tipos como Gottlieb nunca lo hacen.

Gottlieb, cuyo verdadero nombre era Joseph Scheider, era un judío de pies torcidos del Bronx. Su título en química fue del Instituto de Tecnología de California, más conocido como Caltech; el progenitor del Jet Propulsion Laboratories (JPL). Caltech continúa administrando y operando JPL hasta el día de hoy, de la misma manera que JPL administra y opera la NASA.

Gottlieb habría estado asistiendo a Caltech justo cuando Jack Parsons estaba preparando el JPL con Theodore von Kármán, el genio de la aerodinámica judío, que huyó de Alemania a principios de los años treinta para asumir la dirección del Laboratorio Aeronáutico Guggenheim en Caltech. Kármán era descendiente directo del Maharal de Praga; Judah Loew ben Bezalel, un legendario maestro cabalista del siglo XVI.

Como Delgado, Gottlieb había nacido para desempeñar su papel. Cuando apareció en su puerta en 1951 a la edad de treinta y tres años en busca de un empleo remunerado como experto en venenos, la CIA debió haber pensado que había sido enviado por casting central. Pálido, demacrado e inexpresivo, Gottlieb podría haberle enseñado a Peter Lorre un par de cosas sobre lo espeluznante. Si hubiera nacido una o dos décadas antes, habría estado sentado en la tienda de dulces de Rosie Gold en la esquina de Saratoga y Livonia Ave en Brooklyn, jugando a las cartas mientras tocaba el picahielos en su bolsillo, esperando una asignación de Murder Incorporated.

Según Wikipedia, Gottlieb era conocido en TSS como el "Hechicero Negro" y el "Tramposo Sucio". Otros dicen que sus amigos lo conocían cariñosamente como 'El Gimp'. Cuando se retiró, se volvió muy esquivo y durante un tiempo dirigió una colonia de leprosos en la India con su esposa. Murió en 1999 y pasó los últimos años de su vida cuidando a pacientes terminales en un hospicio.

Más temprano, durante la Comisión Rockefeller y el Comité de la Iglesia, como la la CIA no podía culpar a Gottlieb, había culpado al Dr. Ewen Cameron. Cameron era un fanático anglófilo y escocés. Asistió a los Senderos de Nuremberg y tenía un odio patológico hacia los alemanes, que justificó a través de sus teorías pseudocientíficas.

En su libro de 1948 La vida es para vivir, Cameron abogó por evitar que los alemanes tuvieran hijos o que ascendieran a cualquier tipo de posición de autoridad porque tenían una predisposición genética y cultural a la guerra. Irónicamente, considerando las acusaciones que se han formulado contra el nacionalsocialismo, las ideas de Cameron se basaron en la eugenesia. Cameron imaginó un imperio anglosajón libre de alemanes y estrictamente regulado por la ciencia del comportamiento.

Sus técnicas de "conducción psíquica", con el fin de producir escisiones de personalidad, redefinen la tortura como un arte. Es descrito como un sádico entusiasta y médico generalista de todas las formas imaginables de malevolencia médica por cualquiera que alguna vez lo haya visto 'trabajar', y mucho menos sufrió la desgracia de estar bajo su 'cuidado'. En realidad, Cameron ya estaba bastante loco y considerando que la Operación Paper Clip debe haber sido un gran éxito en los círculos sociales de la CIA, cuando Cameron murió abruptamente en 1967, escalando una montaña, se lo convirtió en el chivo expiatorio ideal; probablemente debería haberse realizado una autopsia.

Gran parte de lo que se obtuvo a través de la FOIA se había borrado, y Turner se negó a nombrar al menos a veintiuna de las instituciones y muchos de los nombres de los investigadores individuales involucrados en MKUltra.

Citó la Exención 3 de la FOIA, que estipula que la agencia no tiene que revelar “asuntos que son específicamente exentos de divulgación por ley… siempre que dicho estatuto se refiere a tipos particulares de asuntos que se retendrán". La CIA sostuvo que la información solicitada estaba incluida en la Exención 3, 102 (d) (3) de la Ley de Seguridad Nacional de 1947, que establece que "el Director de Inteligencia Central será responsable de proteger las fuentes y métodos de inteligencia de la divulgación no autorizada".

La disputa legal continuó hasta bien entrado 1985, cuando la Corte Suprema finalmente tomaría una decisión en el caso CIA v. SIMS No. 83-1075. El tribunal dijo: “Sostenemos que el Director de Inteligencia Central invocó adecuadamente 102 (d) (3) de la Ley de Seguridad Nacional de 1947 para retener la divulgación de las identidades de los investigadores individuales de MKULTRA como 'fuentes de inteligencia' protegidas. También sostenemos que la FOIA no requiere que el Director divulgue las afiliaciones institucionales de los investigadores exentos a la luz del registro que respalda la determinación de la Agencia de que dicha divulgación conduciría a un riesgo inaceptable de divulgar las identidades de las fuentes".

Teniendo en cuenta la decisión de la Corte Suprema, se puede concluir con seguridad que los memorandos internos de la CIA sobre MKUltra no se han revelado hasta el día de hoy, excepto los que quieren que se revelen.

En un memorando interno al Director, publicado con los documentos FOIA en el setenta y siete, la CIA evalúa la documentación en sí misma como inofensiva. David S. Brandwein, el entonces director del TSS, le dice a su director que no había nada en los “archivos recién ubicados que indicaran que las actividades de MKULTRA eran más extensas o más controvertidas de lo que indicaba el Informe del Comité Senatorial Selecto (de la Iglesia).

En todo caso, lo contrario es cierto. Un Brandwein presumido luego prosigue en el memorando para instar a su Director a "Divulgar material debidamente desinfectado", primero al Senado y luego a los abogados.

Alfred W. McCoy, reconocido por Wikipedia y prácticamente todos los demás como la principal autoridad mundial en "organizaciones criminales del hampa y vigilancia política internacional", insiste en que la CIA desvió deliberadamente la atención de las investigaciones de MKUltra hacia sus programas más "ridículos". En opinión de McCoy, esto se hizo para distraer el escrutinio no deseado del enfoque principal del proyecto, que él siente que eran técnicas de tortura.

Independientemente de sus verdaderas intenciones, lo que parece haber sido alimentado con cuchara por la CIA a quienes preguntan sobre MKUltra, es la impresión de que los agentes de inteligencia se comportan como chicos de fraternidad en las vacaciones de Pascua. La premisa es que los espías profesionales, los mejores del mundo, muchos con décadas de servicio en zonas de guerra, se estaban dosificando indiscriminadamente unos a otros y a todos los demás en su vecindad con su nuevo juguete del Laboratorio Sandoz; LSD. Sólo un caso clásico de Spooks Gone Wild y los niños serán niños.

Inicialmente, todos en el TSS debían tomar LSD. Dos agentes se administraban la droga a sí mismos, luego se sentaban en una habitación cerrada y cada uno tomaba notas sobre cómo la droga afectaba al otro. Esto progresó rápidamente hasta que los agentes se dosificaron subrepticiamente el café de la mañana.

Se sabe que un agente corrió por las calles de DC gritando de terror mientras huía de los monstruos que veía en cada automóvil. Con mucho, el caso más notorio fue la extraña muerte del Dr. Frank Olson.

November-29-1953-NY-Times

Recorte del periódico Th New York Times sobre la muerte de Olson.

En las primeras horas de la mañana del 28 de noviembre de 1953, Olson, un bacteriólogo y especialista en guerra biológica de Fort Detrick (entonces llamado Camp Detrick) y desplegado en el proyecto MKUltra a través del TSS, se precipitó desde el decimotercer piso del Hotel Statler, salpicando el pavimento de abajo como un insecto en el parabrisas de un automóvil. El espectáculo macabro, quizás una declaración, se desarrolló justo en frente del Madison Square Garden en el centro de Manhattan. Estaba bajo la supervisión de su subdirector de TSS, Robert Lashbrook, quien era el único en la sala cuando llegaron las autoridades locales. Había estado compartiendo la habitación con Olson.

Lashbrook afirmó haber estado durmiendo cuando Olson dio el paso. Cuando el gerente del hotel, quien subió primero a la habitación, le dijo a Lashbrook que su amigo ahora era una mancha en el pavimento, Lashbrook fue al teléfono, llamó a un número y dijo "Olson se fue". Luego colgó, fue al baño y se sentó en el inodoro con la cabeza entre las manos. Olson, como la historia eventualmente resultaría, había sido deslizado con un poco de LSD por el entonces director de TSS, Gottlieb, en una reunión en una granja de Maryland nueve días antes. Olson sufrió una crisis nerviosa. Aunque parezca absurdo, Lashbrook lo llevó a la ciudad de Nueva York para recibir tratamiento del Dr. Harold Abramson, un alergólogo y pediatra que trabajaba para la CIA.

No es de extrañar que la muerte fuera declarada suicidio. Cuando el incidente fue llamado la atención pública por la Comisión Rockefeller en el setenta y cinco, quizás como un ejercicio compensatorio, la familia de Olson fue invitada a la Casa Blanca para una disculpa personal del presidente Ford y recibió 750.000 dólares, la cantidad máxima permitida bajo la ley de los Estados Unidos.

En 1988, la CIA pagaría la misma suma a las víctimas canadienses de Cameron. Ese dinero fue entregado a pesar de las objeciones del gobierno rabiosamente conservador del primer ministro canadiense Brian Mulroney que aparentemente tenía toda la intención de arrastrarlo a los tribunales canadienses hasta que los litigantes murieran de viejos. Se cita al director de la CIA William Webster diciendo: "A veces ves lo correcto y lo haces".

El dinero en efectivo no fue lo suficientemente bueno para el hijo de Olson, quien a mediados de los noventa, después de la muerte de su madre, hizo exhumar el cuerpo de su padre para hacerle una autopsia. La autopsia fue realizada por el Dr. James Starrs, profesor de derecho y ciencias forenses en el Centro Nacional de Derecho de la Universidad George Washington.

Contrariamente al informe médico original, Starrs no encontró cortes ni abrasiones en el cuerpo como los que se habrían causado al zambullirse a través de una ventana. Lo que Starrs encontró fue un hematoma en el lado izquierdo del cráneo de Olson, que especuló, fue causado por un martillo, el mismo martillo que se habría usado para romper la ventana en preparación para la lección de vuelo matutina de Olson. Llegó a la conclusión de que los forenses eran "contundente y descaradamente sugestivos de homicidio".

Olson obtuvo su Ph.D. en Bacteriología en 1938 a través de la Universidad de Wisconsin (UW). Posteriormente se desempeñó como capitán en el Cuerpo Químico del Ejército. Aquellos que ahora sirven en el Cuerpo Químico se llaman Soldados Dragón, por su insignia de regimiento azul y oro aprobada en 1986 para reemplazar la antigua de un anillo de benceno de esmalte azul cobalto superpuesto sobre dos réplicas de oro cruzadas. El viejo había estado en servicio desde la Primera Guerra Mundial.

La nueva insignia del regimiento está adornada con el lema latino Elementis Regamus Proelium: "Vamos a gobernar la batalla por medio de los elementos."

La esquina inferior izquierda de la insignia muestra un tronco de árbol retorcido como los que se encuentran en las tierras de nadie de los campos de batalla de la Primera Guerra Mundial. La esquina superior derecha representa al Dragón Verde de los Alquimistas que respira cloro desenfrenado, del cual los soldados dragón toman su nombre.

En 1943, Olson era un civil. Fue como civil que Ira Baldwin lo reclutó para trabajar en los Laboratorios de Guerra Biológica del Ejército en Camp Detrick. Baldwin había sido el asesor departamental de Olson en la Universidad de Washington y estaba trabajando en estrecha colaboración con el ejército y George W. Merck para establecer un programa de armas biológicas de alto secreto para Estados Unidos. Merck, alumno de Harvard, era hijo y heredero de Friedrike Merck, quien emigró de Alemania en 1891 para establecer E. Merck and Company en 62 Wall Street. Antes de la Primera Guerra Mundial, E. Merck and Company era una subsidiaria del coloso químico alemán Merck KGaA. Después de diez años, Olson era bacteriólogo principal de los Laboratorios de Guerra Biológica del Ejército. En algún momento durante todo esto se convirtió en empleado de la CIA en el TSS.

La historia oficial de la muerte de Olson fue vaga, por decir lo menos. La CIA incluso le dio un funeral con ataúd cerrado, aparentemente porque su cabeza estaba muy lacerada. Lashbrook, aunque asistió al funeral, ni siquiera se molestó en decirle a la familia de Olson que él estaba en la habitación la noche en que Olson salió por la ventana.

Desde 1950 hasta los cincuenta y tres, Olson había estado viajando regularmente a Inglaterra, colaborando con microbiólogos británicos en Porton Down. Cerca de Salisbury en Wiltshire, Porton Down es la respuesta de la vida real de Inglaterra a las ficciones El castillo de Frankenstein. Allí, los científicos locos locales del imperio jugaron con sus juguetes más nuevos adquiridos como dividendos del Tercer Reich después de la Segunda Guerra Mundial. Entre este tesoro de horrores estaba; tabún, sarín y soman; en ese momento los agentes nerviosos más letales conocidos por el hombre.

Experimentos terminales

Durante el tiempo que pasó con ellos, Olson fue testigo de cómo los británicos llevaban a cabo lo que la CIA denominó, no tan eufemísticamente, experimentos terminales.

En al menos un caso conocido, los británicos asesinaron a uno de sus propios soldados, un voluntario involuntario que pensó que participaba en una investigación para curar el resfriado común. Según testigos, murió horriblemente echando espuma por la boca y retorciéndose de dolor como una babosa bañada en sal. Estaban tratando de determinar la cantidad de agentes nerviosos alemanes que se necesitarían para matar a un hombre.

Olson informó de las inquietantes impresiones que le dejó lo que había visto en Porton Down al psiquiatra de Harley Street; el Dr. William Sargant, el mejor psiquiatra de toda Inglaterra. Por supuesto, Sargant también estaba bajo los auspicios de la inteligencia británica. Sargant, en su calidad de operativo del MI 6, evaluó diligentemente a Olson como un riesgo de seguridad en ese mismo momento.

En algún momento del verano del cincuenta y tres, Olson realizó uno de sus frecuentes viajes a Alemania. Lo que vio allí lo cambió, lo asustó mucho… las personas que lo conocieron dijeron que era un hombre diferente cuando regresó a Inglaterra. Ya no podía continuar como el bacteriólogo principal en el Programa MKUltra. Volvió con Sargant y le dijo que quería salir de la CIA. Sargant, siempre un leal soldado del imperio, inmediatamente reportó a Olson a su controlador del MI 6.

Es una conclusión inevitable pensar que Olson era un hombre muerto que caminaba después de eso.

Olson, que obviamente no era un diplomático, había recibido sin embargo un pasaporte diplomático en abril de 1950. Esto le permitió llevar valijas que no estaban sujetas a registros aduaneros. Annie Jacobsen ha insinuado recientemente en su libro Operation Paperclip que Olson había estado aprovechando al máximo "volar a Frankfurt y hacer el corto viaje en coche hasta Camp King".

Allí, según documentos obtenidos a través de la FOIA y entrevistas con el exsocio de Olson, Norman Cournoyer; Olson, como agente del imperio, utilizó “técnicas de interrogatorio no convencionales en prisioneros soviéticos”.

Siempre se ha asumido, porque la CIA siempre ha insinuado, que Olson estaba usando drogas que alteran la mente en experimentos terminales con espías soviéticos capturados por la Organización Gehlen, precursora y progenitora de la agencia federal de inteligencia alemana Bundesnachrichtendienst (BND). Pero Olson habría estado actuando bajo las instrucciones del exCirujano General Adjunto del Tercer Reich; el famoso Dr. Kurt Blome. El campo de experiencia de Blome en tiempos de guerra era bien conocido por ser la bacteriología.

Una y otra vez en lo que se ha convertido en la tradición académicamente ortodoxa de MKUltra está el tema repetitivo de "Acid Dreams" (Sueños Ácidos). Está bien documentado que el LSD se usó en Camp King, pero hubo otras cosas mucho más nefastas y terribles que ocurrieron allí y que el personal de Porton Down, Fort Detrick y Edgewood trasnplantaron de regreso al imperio.

Olson era bacteriólogo, el principal del programa. Si alguien estaba dosificando a alguien con LSD a un nivel tan alto para la CIA en ese momento, habría sido Puharich, su principal experto en esos asuntos. A principios de 1953, Puharich había sido "rediseñado", después de presentar un artículo al Pentágono sobre la clarividencia en nombre de Essentia Research Associates. Él estaba sirviendo en el rango de Capitán del Army Chemical Center en Edgewood en Maryland.

Edgewood Arsenal, parte de Aberdeen Proving Ground, es una de las bases militares más secretas de Estados Unidos y lo ha sido durante mucho tiempo. La valla alta y premonitoria que se extiende alrededor de sus aproximadamente trece mil acres atestigua eso desde la primera impresión.

Es el patio de recreo del Cuerpo Químico del Ejército. Ubicado en una zona apartada de la bahía de Chesapeake, está a veinte millas de Baltimore y a unos setenta de Fort Detrick.

A finales de los años cuarenta y cincuenta, Edgewood, a través de la Operación Paperclip, fue el destino de una variedad ecléctica de los científicos locos más malévolos del Reich.

Gran parte de la experimentación humana para MKUltra se estaba llevando a cabo allí bajo la orquestación del Dr. Ray Treichler, director asistente de los laboratorios médicos de Edgewood y empleado del TSS. El Dr. Harold Abramson, el alergólogo que está registrado como el “terapeuta” de Olson en Nueva York y, como resultaría ser instructor de vuelo, estaba trabajando en Edgewood.

Ira Einhorn, ahora condenado por el asesinato y la vida de Holly Maddux, insiste en que Puharich, su antiguo mentor y benefactor, era Gottlieb o el hombre al que acudía Gimp con los alucinógenos. Einhorn ahora afirma que Puharich estuvo involucrado hasta el cuello en la última sesión de vuelo de Olson antes del amanecer.

Ni siquiera la Agencia de Objetivos Conjuntos de Inteligencia (JIOA) encargada durante Paperclip y el Proyecto 63 de traer científicos nacionalsocialistas a Estados Unidos a toda costa pudo hacer entrar al Dr. Kurt Blome. Hollywood no podría haber inventado un genio nazi malvado mejor.

Blome en realidad se jactó ante los agentes de Alsos de cómo había tenido la intención de permitir que los soviéticos lo tuvieran con la peste bubónica bajo una directiva de 1943 de Heinrich Himmler que planeaba ignorar la moratoria de Adolf Hitler sobre armas biológicas y químicas en el Tercer Reich. Los soviéticos invadieron el laboratorio de Blome antes de que pudiera ponerlo en marcha; fue lo único que lo detuvo.

Es una cuestión de conocimiento público -y aún lo es- que Blome dirigió todo tipo de atrocidades contra los polacos mientras experimentaba con la guerra biológica a espaldas de Hitler en el frente oriental. El método de Blome para tratar a los polacos incapacitados por tuberculosis era matarlos. A veces, incluso había usado la plaga para "sacrificar" a aquellos que estaban demasiado enfermos para trabajar en los campos.

Sin embargo, Blome fue absuelto de todos los cargos en su juicio de Nuremberg de 1947, y dos meses después, cuatro representantes de Fort Detrick y el programa de guerra biológica de la CIA se presentaron en Alemania para entrevistarlo. Lo que les contó sobre la guerra biológica sin duda los hizo desmayarse, pero por las declaraciones que le hizo a Alsos era “inadmisible para la inmigración” a Estados Unidos. En cambio, después de que fracasaran todas las disputas legales, Blome fue puesto a trabajar en 1951 para el Cuerpo Químico del Ejército como médico principal en Camp King.

Hasta el día de hoy, la CIA da rutinariamente la Respuesta de Glomar a las solicitudes de  documentación de la FOIA  sobre lo que Blome les dijo a los agentes de Fort Detrick, y exactamente lo que estaba supervisando para el Cuerpo Químico del Ejército en Camp King.

Después de largas batallas legales, en 1976, la Corte de Apelaciones de Distrito de EE. UU. Confirmó el derecho de la CIA a responder a la solicitud de información de FOIA de la periodista Harriet Phillippi sobre el barco de investigación Glomar Explorer simplemente diciendo que “no puede confirmar ni negar la existencia de los documentos solicitados". La CIA ahora hace un uso estándar de esta oración para ignorar legalmente las solicitudes de la FOIA que no quiere cumplir, sin invocar la Exención 3, 102 (d) (3) de la Ley de Seguridad Nacional.

Se sabe por una entrada del 18 de abril de 1944 en los diarios del ejecutado Wolfram Sievers; Reichsgeschäftsführer o director gerente de Ahnenerbe, que Blome estaba llevando a cabo experimentos con radiación de neutrones. Una entrada del 26 de abril de 1944 muestra que Blome también estaba contemplando la experimentación humana con patógenos bacterianos, aunque no dice qué patógenos, ni da ningún detalle sobre qué estaba haciendo exactamente Blome con la radiación de neutrones.

Pero se sabe que durante su entrevista con los agentes de Fort Detrick, Blome recomendó el uso de Serratia marcescens; una Enterobacteriaceae, al igual que Yersinia pestis, el patógeno bacteriano que causa la peste bubónica y un favorito perenne de Blome.

En septiembre de 1950, un dragaminas de la Armada vagó silenciosamente a un par de millas de la costa de San Francisco durante seis días. Roció nubes de Serratia marcescens en la legendaria niebla de la ciudad, ambas mezcladas y rodando tierra adentro para saturar a sus desprevenidos residentes.

Operación Sea Spray

Apodada Operación Sea Spray por la Marina y etiquetada como una 'prueba de vulnerabilidad', esta primera incursión registrada en la locura por las fuerzas armadas de Estados Unidos es poco conocida hasta el día de hoy. Una semana después, once pacientes estaban siendo tratados en el Hospital de la Universidad de Stanford por infecciones graves del tracto urinario resistentes a todos los antibióticos conocidos. Uno moriría cuando los S. marcescens colonizaran su corazón.

La Marina, bastante satisfecha de sí misma, consideraría que había infectado no sólo a todo San Francisco, sino también a Albany, Berkeley, Daly City, Colma, Oakland, San Leandro y Sausalito. Se estimó que unos ochocientos mil residentes, muchos de ellos las personas más importantes en la floreciente industria de defensa de Occidente, inhalaron -cada uno- millones de las bacterias insidiosas durante el período de prueba.

Un informe de 1951 dice: "Se señaló que un ataque BW [guerra biológica] exitoso en esta área puede lanzarse desde el mar, y que se pueden producir dosis efectivas en áreas relativamente grandes". En una película de entrenamiento naval de 1952 recientemente desclasificada, se muestra a la Armada atacando con entusiasmo la costa de San Francisco con lo que lamenta ser "un sistema de fumigación bastante tosco".

Más adelante, en la misma película, la marina usa "partículas trazadoras fluorescentes" para atacar la costa sureste de los Estados Unidos por mar; cubriendo lo que se estimó en unas veinte mil millas cuadradas del interior de Georgia, Carolina del Sur y Carolina del Norte aprovechando las condiciones favorables del viento frente a la costa.

Las partículas trazadoras fluorescentes eran un eufemismo, en ese momento utilizado por Estados Unidos e Inglaterra, para el sulfuro de zinc y cadmio. El cadmio había sido clasificado por británicos y estadounidenses como un arma química desde la Segunda Guerra Mundial.

Recién estaban comenzando. En 1962, la Administración Kennedy, actuando sobre una directiva emitida en enero del 61 por el Secretario de Defensa Robert McNamara, autorizó al Departamento de Defensa de Estados Unidos (DoD) a lanzar el Proyecto 112; un programa de "pruebas" completo y altamente clasificado del que más de cincuenta años después los estadounidenses todavía no saben nada.

El Proyecto 112, junto con su derivado Proyecto SHAD (Peligro y Defensa a Bordo), autorizó oficialmente a los necrófagos de Fort Detrick y a sus homólogos soldados dragón a atacar a sus propios compañeros de armas y a los mismos ciudadanos a los que se suponía que debían proteger con armas químicas y bacteriológicas; eufemísticamente llamados simuladores.

El proyecto se ejecutó junto con otros similares que se están llevando a cabo a lo largo y ancho del imperio, desde Canadá hasta Australia, y desde Estados Unidos hasta Gran Bretaña. Sin el conocimiento de los marineros alistados a bordo, al menos trece buques de guerra estadounidenses fueron expuestos mediante un ataque simulado de armas químicas y biológicas sólo bajo el Proyecto Shad.

El Departamento de Defensa nunca consideró públicamente y mucho menos reconoció las consecuencias a largo plazo para la salud de los marineros a bordo de esos barcos. De hecho, los militares negaron categóricamente la existencia del Proyecto 112 y el Proyecto SHAD hasta mayo de 2000, cuando un informe de investigación de CBS Evening News los expuso.

Las 'pruebas' fueron globales, y gran parte del Proyecto SHAD tuvo lugar en el Pacífico Sur, pero fueron coordinadas y orquestadas por el Cuerpo Químico del Ejército que opera desde el Centro de Pruebas Deseret en Fort Douglas, Utah. El apoyo administrativo provino del Dugway Proving Ground, a unas 80 millas de distancia, sin pasar por los canales habituales del Departamento de Defensa y reportando directamente al Estado Mayor Conjunto y al Gabinete de los EE. UU. Compuesto por el Secretario de Defensa, el Secretario de Estado y, en mucho menor grado, el Secretario de Agricultura. Deseret Test Center estuvo en funcionamiento desde 1962 a 1973.

Los 'experimentos de simulación' con ciudadanos estadounidenses continuarían oficialmente hasta 1966. Con toda probabilidad, la carnicería continuó hasta 1969, cuando el presidente Nixon teóricamente le puso fin con una orden presidencial, que "inequívocamente" detuvo la investigación de la guerra bacteriológica y la acumulación de material biológico con agentes.

Hasta 1966, se sabe que las fuerzas armadas estadounidenses han atacado biológica y químicamente a sus propios ciudadanos al menos 239 veces en ocho ciudades estadounidenses, entre ellas la ciudad de Nueva York, el centro financiero mundial.

Para no ser superado por las payasadas de las colonias, el Ministerio de Defensa de Gran Bretaña (MoD) había desatado a los locos de Porton Down directamente en su propia sala de estar. Sólo un informe de sesenta páginas publicado a principios del siglo XXI enumera un centenar de ataques de este tipo, siempre llamados eufemísticamente experimentos, por parte del Ministerio de Defensa contra ciudadanos británicos. En los ensayos de partículas fluorescentes de 1955 a 1963, los residentes de Cornwall fueron bombardeados con aire y Somerset rociado en camiones, como mosquitos, con sulfuro de zinc y cadmio, una causa conocida de cáncer de pulmón.

Al mismo tiempo que los británicos llevaban a cabo las pruebas de partículas fluorescentes, Estados Unidos realizaba los “experimentos” de cobertura de gran área conocidos como Operación LAC y se llevaron a cabo desde fines de 1957 hasta 1958.

Esta vez, el Cuerpo Químico del Ejército utilizó un C119 o un vagón volador prestado de la fuerza aérea para realizar recorridos repetitivos sobre el corazón de Estados Unidos, saturando la mayor parte de los Estados Unidos y una buena parte de Canadá con sulfuro de zinc y cadmio.

Avión Operación LAC

C-119 Flying Boxcar, el tipo de avión utilizado para liberar los productos químicos en la Operación LAC. Consejo Nacional de Investigaciones (EE.UU.) (1997). Evaluación toxicológica de las pruebas de dispersión de sulfuro de cadmio y zinc del ejército. Prensa de Academias Nacionales (EE. UU.). pp. Apéndice A: Ensayos de dispersión de sulfuro de zinc y cadmio. 

De 1961 a 1968 durante los Ensayos de Cobertura de Gran Área de Inglaterra, más de un millón de personas a lo largo de la costa sur de Inglaterra, desde Torquay hasta New Forest, fueron atacadas por mar con E.coli y Bacillus globigii, que se dice que imitan el ántrax. En un esfuerzo conjunto con sus homólogos estadounidenses, los científicos británicos rociaron a los desventurados residentes de South Dorset entre 1971 y 1975 con "cantidades masivas de serratia marcescens".

Hay muchas razones para creer que la pequeña mascota de Blome fue también la bacteria elegida en The Sabotage Trials, que tuvo lugar del cincuenta y dos al sesenta y cuatro. Con la más endeble de las excusas, nuevamente para verificar la vulnerabilidad del objetivo, los edificios gubernamentales y el sistema de metro de Londres, incluido el de Whitehall, fueron atacados con "marcadores" bacterianos por los locos de Porton Down.

A los pocos en Occidente que están al tanto de las modificaciones ambientales de Estados Unidos e Inglaterra en los treinta años posteriores a la Segunda Guerra Mundial y que no están clínicamente locos, se les dice que Serratia marcescens produce un pigmento tripirrol de color naranja rojizo brillante llamado Prodigiosina, que facilita su seguimiento cuando se usa como marcador en pruebas de guerra bacteriológica. La mayor parte de la literatura disponible para el público les dice que antes de los años cincuenta, S. marcescens se consideraba un "saprófito" no patógeno inofensivo. Pero esto es una tontería, ya que en 1896 ya se sabía en Alemania que el "organismo contribuía a más muertes que muchas bacterias patógenas". 

Es muy posible que Blome haya estado usando Serratia marcescens como marcador en formaciones de tropas enemigas y experimentos con soviéticos y polacos capturados, pero nunca hubiera recomendado que fuera usado como tal por sus nuevos benefactores dentro de sus propias fronteras y en sus propios ciudadanos.

Serratia marcescens es una bacteria Gram-negativa. Eso significa, simplemente, que la capa en forma de malla llamada peptidoglicano, que recubre la membrana plasmática de la célula, no retendrá la tinción violeta cristal utilizada en la prueba de tinción de Gram después de lavarse con alcohol. Las bacterias grampositivas tienen una capa de peptidoglicano mucho más gruesa que constituye alrededor del 90% de su peso seco en comparación con sólo alrededor del 10% en las bacterias gramnegativas. Las bacterias grampositivas son más sensibles a las radiaciones ionizantes que las bacterias gramnegativas, por lo que es mucho menos probable que sobrevivan a la mutagénesis por radiación; un proceso por el cual la información genética de las bacterias cambia a través de la exposición a radiaciones ionizantes.

En el caso de la radiación de neutrones, una forma de radiación ionizante indirecta con la que Blome sin duda trataba a sus mascotas, provoca una difusión mejorada de la radiación. Con el tiempo en sustancias inorgánicas como zirconia, urania, espinelas, piroclores y carburo de silicio; Cerámica utilizada en la construcción de reactores y aceleradores de partículas, la difusión mejorada conduce a lo que se llama "Evolución Microestructural".

Lo que está claro sobre la evolución microestructural, que en realidad es muy poco, es que la Oficina de Investigación Naval (ONR) está entregando las más selectas subvenciones del gobierno a los científicos atómicos más dotados que eligieron trabajar en ese campo. Llamada impresión 3-D o fabricación aditiva por la ONR, es la tecnología descrita por el discípulo de Puharich, Gene Roddenberry, en su histórica serie de televisión Star Trek. En lugar de construir, digamos una hélice como lo hace el ONR en su explicación, restando material, como se hace en el mecanizado; el material se superpone fusionándolo a nivel atómico. En Star Trek, cuando Scotty necesita una pieza nueva para su unidad warp, simplemente introduce un código de barras en la computadora de la nave y la pieza lo espera unas horas más tarde, construida a partir de átomos por la computadora. Según Roddenberry, esta tecnología tenía al menos 250 años en el futuro, pero el ONR es mucho más optimista.

Además de anticipar los “dividendos tanto en el mercado como en la modificación cultural” del futuro cercano, están prediciendo que “los próximos 30 años verán un aumento dramático en nuestra capacidad para crear piezas bajo demanda”. Roddenberry -quien además de su relación con el siempre dudoso Puharich- también estaba tomando consejos sobre sus guiones de la quizás aún más dudosa, si eso es posible, Rand Corporation.

Esto no comenzó en las entrañas de las ciudadelas subterráneas del nacionalsocialismo, ahora selladas para siempre, aunque sin duda fue allí donde tuvo lugar su metátesis. Todo comenzó en la Universidad de Wisconsin casi una década antes de la Segunda Guerra Mundial, aparentemente antes de que otra Guerra Mundial fuera un destello en los ojos de cualquiera.

Baldwin trajo las cepas bacterianas originales de UW a Fort Detrick. Con toda probabilidad, UW también es responsable de transportar su pequeño premio a través del océano hasta Porton Downs. El ejército ha destruido todos los registros de lo que estaba haciendo en Fort Detrick desde 1942 a 1955 y cualquiera que pudiera decir que está convenientemente muerto. Pero una nota encontrada en el archivo de los documentos de Baldwin, fechada el 19 de febrero de 1943, contenía un pedido de un Dr. Fildes de un lote de esporas de B. subtilis. Sir Paul Fildes fue el bacteriólogo principal del programa de Armas Biológicas Británicas.

La bacteria elegida originalmente por el imperio fue aparentemente B. subtilis var. niger, lo que llamaban "cepa roja". Este es un nombre inapropiado en la clasificación taxonómica, quizás deliberado. El nombre de la bacteria es más apropiado B. atrophaeus. var globigii, el pariente conocido más cercano de Bacillus subtilis.

B. subtilis también se llama bacilo de la hierba porque se encuentra comúnmente en el tracto gastrointestinal de rumiantes como el ganado; un animal que en América durante los últimos cincuenta años ha ido apareciendo con alarmante frecuencia muerto y mutilado quirúrgicamente. Nunca se ha sorprendido a nadie haciéndolo y a los animales se les suele extirpar la sangre, varios órganos internos y el ano.

Wikipedia se refiere a B. subtilis como "uno de los campeones bacterianos en la producción de enzimas secretadas". Fuera de un aluvión de pruebas microbiológicas extremadamente complicadas y del hecho de que no intercambiará fácilmente el ADN con ella, la 'cepa militar' sólo se puede distinguir de B. subtilis por su color negro, que recuerda al "aceite" sensible de los Expedientes X.

En lugar de los hechos, la información disponible al público les haría creer que el imperio estaba buscando una bacteria adecuada para ser utilizada como marcador de Bacillus anthracis para poder realizar experimentos de campo. Nada puede ser más absurdo. B. anthracis es una pistola pop. Fue utilizado por los japoneses contra los chinos en Manchuria durante los años treinta y principios de los cuarenta con poco o ningún efecto. Es mortal para los animales, no para los humanos. Al igual que Blome, con quien estaban intercambiando información, los japoneses encontraron que la plaga era mucho más efectiva.

En 1944, B. anthracis ya podía tratarse con penicilina. De hecho, Fildes había hecho pruebas en vivo con él en la isla de Gruinard, ubicada frente a la costa noroeste de Escocia, en el cuarenta y dos y cuarenta y tres. Tenía cinco millones de tortas de ganado mezcladas con B. anthracis y listas para ser lanzadas a Alemania. Se estimó que los pasteles matarían al 30% del ganado de Alemania. Pero Fildes nunca llegó a dejar caer sus tortas de ganado con ántrax sobre los alemanes. Sin duda, el alto mando aliado sabía muy bien que Blome habría respondido alegremente, esta vez con la bendición de Hitler, utilizando la plaga para matar a más del 30% de la población de Gran Bretaña.

La evidencia forense utilizada por los bacteriólogos para identificar la taxonomía de la cepa de Fort Detrick indica que la bacteria sufrió mutaciones una y otra vez en Fort Detrick, Porton Down, Edgewood y Dugway Proving Ground.

Los mejores bacteriólogos que Estados Unidos y Gran Bretaña tenían para ofrecer estaban trabajando día y noche en esto. Después de la guerra, la CIA terminaría arrojando a su propio bacteriólogo principal, Frank Olsen, por una ventana justo en frente del Madison Square Garden para mantener el secreto. Durante la guerra, el imperio estaba en medio de una lucha de vida o muerte con el nacionalsocialismo. Su Programa de Armas Biológicas era tan importante como el Proyecto Manhattan, si no más. Buscaban un arma que pudiera ganar.

Es un hecho documentado que los bacteriólogos del imperio cultivaban cepas que presentaban tasas elevadas de esporulación. Cuando ciertos tipos de bacterias, casi exclusivamente Gram positivas, son incapaces de tolerar su entorno y han agotado todas las opciones para adaptarse, producen endosporas. La bacteria se divide dentro de su pared celular. Luego, un lado absorbe al otro. Lo que queda es un recipiente de múltiples capas casi indestructible que contiene el material genético, el citoplasma, las enzimas necesarias y cualquier otra cosa que necesite para mantener la actividad que ahora es diez millones de veces más lenta que la tasa metabólica de una bacteria en crecimiento. Cuando la célula madre muere, la pared celular se degrada y se libera la endospora. A esto se le llama esporulación. Cuando las condiciones se vuelven más hospitalarias, la endospora, no completamente inactiva, detecta el cambio e invierte el proceso transformándose nuevamente en una célula vegetativa. Nadie sabe cuánto tiempo pueden sobrevivir las bacterias como endosporas. Se han hecho afirmaciones para la reactivación de endosporas que tienen cuarenta millones de años. B. subtilis es el campeón mundial indiscutible de esporulación.

Los bacteriólogos siempre han considerado a las bacterias gramnegativas incapaces de esporular porque carecían de la capa externa dura necesaria para producir endosporas. Pero recientemente se analizaron las aguas residuales de un tanque de tratamiento de aguas residuales en Saku, Japón, y se encontró que contenían una bacteria formadora de endosporas que producía el pigmento rojo Prodigiosin característico de S. marcescens.

La bacteria también pudo hidrolizar la carne cocida; en otras palabras, descomponerla y dividirla en otros compuestos al reaccionar con el agua. Estos son indicios reveladores de que se trata de S. marcescens, pero nunca antes se habían encontrado endosporas en ninguna Serratia. Son característicos del Bacillus, que siempre está presente en abundancia en los tanques de tratamiento de aguas residuales, en particular B subtilis, que se utiliza para normalizar el pH de las aguas residuales.

Usando S. marcescens y B. subtilis como controles, se realizaron pruebas de comparación y se descubrió que la misteriosa bacteria era una nueva subespecie de S. marcescens; apodado KREDT. Este es el primer caso registrado de Enterobacteriaceae, la gran familia de patógenos extremadamente peligrosos a la que pertenecen tanto S. marcescens como Yersinia pestis, que siempre producen endosporas. Se cree que, debido a la presencia de altas concentraciones de magnesio y silicato en el agua de tratamiento, S. marcescens pudo intercambiar genes con el Bacillus.

B. subtilis bien puede ser uno de los campeones bacterianos en la producción de enzimas secretadas, pero como bien sabía Blome, ni siquiera está jugando en la misma liga que S. marcescens. S. marcescens es la película aceitosa rosada que aparece en los baños que no se desinfectan con regularidad. Dondequiera que haya humedad, temperaturas adecuadas y falta de aire fresco, por muy extremas que sean otras condiciones ambientales, S. marcescens no sólo sobrevivirá, sino que crecerá. Se ha encontrado floreciente en desinfectantes, antisépticos, agua bidestilada y sangre humana. 

Cuando crece a temperaturas superiores a los 98° Fahrenheit, S. marcescens es de color blanco pálido. Cuando se cumplen sus requisitos de nutrientes, la intensidad de la prodigiosina pigmentada de rojo en las células individuales está regulada por la densidad de población, lo que convierte a la prodigiosina en sí misma en lo que los microbiólogos denominan autoinductores. En las bacterias, los autoinductores regulan la forma en que se expresan los genes. Se cree que las bacterias usan autoinductores de la misma manera que los insectos usan feromonas. Ambos constituyen un lenguaje expresado a través de la manipulación química a nivel molecular mediante el cual se coordina la inteligencia común de una colmena o colonia. La ciencia se refiere a esto como detección de quórum.

Se han escrito decenas de artículos académicos sobre el uso de la prodigiosina por S. marcescens como medio de detección de quórum. Se han escrito muchas más sobre los usos de la detección de quórum en robótica. En 2006, se realizó una presentación de ciento cuatro páginas en la Conferencia Bio Micro and Nanosystems en San Francisco titulada "Inteligencia de enjambre para la cooperación de robots bio-nano utilizando la detección de quórum".

Se sabe que los patógenos secuestran el cuerpo de su huésped mediante la manipulación molecular de sustancias químicas. En el caso más extremo, el hongo Ophiocordyceps Unilateralis, a veces denominado hongo Zombi, convierte a su huésped, una hormiga, en un zombi que vive sólo para servir al ciclo de vida de su parásito. La hormiga deja su vida con su colonia en el árbol para vivir en los lugares húmedos y oscuros del suelo de la selva como si fuera un hongo. Finalmente trepa y sale de una rama, sujeta sus mandíbulas a una hoja y muere cuando el hongo estalla a través de su cabeza y esporas.

En el caso de los gusanos parásitos Spinochordodes tellinii y Paragordius Tricuspidatus, obligan a su huésped grillo o saltamontes a saltar a un cuerpo de agua y ahogarse. El gusano luego emerge del cadáver flotante de los insectos para nadar y encontrar una pareja. Los estudios de P. Tricuspidatus han demostrado que produce moléculas efectoras que manipulan el sistema nervioso central del grillo. S. Tellinii reproduce proteínas utilizadas en las vías de señalización de los insectos. Estas señales químicas por las que el parásito secuestra el cuerpo de su huésped se denominan moléculas miméticas. 

Los estudios científicos han demostrado que los mosquitos portadores de Plasmodium falciparum, el protozoo parásito que causa la malaria, no sólo exhiben sentidos depredadores intensificados, sino que tienen tres veces más probabilidades de ser atraídos por los olores humanos. 

Toxoplasma gondii es el protozoo parásito que causa la toxoplasmosis; una enfermedad que se encuentra en todo el mundo. Las estimaciones sugieren que más del 30% de la población humana mundial está infectada. Se ha demostrado que T. gondii altera el comportamiento de los roedores infectados, su huésped intermediario, que utiliza como vector para aumentar las posibilidades de que los roedores sean devorados por un gato, su huésped objetivo y el único animal en el que puede reproducirse sexualmente. Los roedores infectados pierden todo el miedo a los gatos, su mayor depredador natural.

En los seres humanos, la infección por T. gondii es controlada por el sistema inmunológico y la toxoplasmosis suele ser asintomática. Pero los estudios han demostrado una fuerte correlación entre la esquizofrenia y la enfermedad. Algunos estudios han demostrado que las mujeres con toxoplasmosis son más propensas a engañar a sus maridos, los hombres más propensos a ser agresivos, y con tiempos de reacción más lentos para ambos sexos.

Las bacterias pueden ser incluso más sutiles en la manipulación de su huésped. Subtilis en latín significa ser finamente hilado, para ser exactos; ser meticulosamente minucioso, estricto y preciso. Los bacteriólogos ahora sospechan que el microbiota en el estómago de las personas en realidad puede dictar patrones de comportamiento en sus huéspedes humanos que probablemente resulten en que las bacterias obtengan los nutrientes necesarios.

Fuente: Vterans Today

Las torturas mentales de la CIA (Libro PDF)

Exégesis Diario

Redacción de Exégesis Diario

Te puede interesar