Círculo de Periodismo Hierofante

BLOG 26 de agosto de 2019 Por Exégesis Diario
El Hierofante en el tarot, que no es otra cosa que un puente hacia los diferentes arquetipos interiores del ser humano, es el comisionado a revelar la verdad sagrada. Esta manifestación de lo verdadero no es aparente ni es artificiosa, sino que es trascendente y elemental.
20190826_035233
El Sumo Sacerdote

Exégesis Diario: Círculo de Periodismo Hierofante es una manera diferente de abordar la actividad periodística. Esta óptica se propone levantar el velo de la zoé (Isis), ver tras él y develarlo para beneficio del prójimo. Entendemos que el propósito es, en sí mismo, una quimera, un imposible, pero que también es el más alto grado al que puede aspirar un buscador de la verdad.

El periodismo hegemónico de los grandes multimedios no busca revelar una verdad sagrada, sino que al contrario, lo que persigue es confundir al individuo y alejarlo del origen de la zoé. Esto se logra a través de una compleja red de engaños, manipulación y mediante un sofisticado uso del lenguaje, manipulando los arquetipos elementales que representan significados poderosos y volteándolos hasta su degeneramiento; esta técnica de manipulación dialéctica es capaz de enfermar el inconsciente colectivo de cualquier sociedad que se quiera atacar. Esto sucede puesto que la humanidad, por trascendencia, está sujeta al contacto de los símbolos arcanos, a relacionarse con ellos y enlazar con sus múltiples significados. Las operaciones psicológicas, juegos políticos, disidencia controlada y uso del lobby científico (que no es más que la religión del siglo XXI) son, por otra parte, fundamentales para hacer avanzar una perversa agenda. La Masonería tiene un nombre para esto: Ordo ab Chao. Es la principal leyenda escrita en latín del grado 33º del Rito Escocés Antiguo y Aceptado. Esto podría traducirse como "Orden desde el Caos”. En otras palabras; el orden viene del caos. Es por esto que el arma más poderosa para que un pequeño grupo de personas predonime sobre el resto, además de atesorar el conocimiento, es dividir a las masas para obtener el control sin oposición.

En Exégesis Diario entendemos que el símbolo es la piedra angular para comenzar a desentrañar y comprender la naturaleza de lo real. Los símbolos no son propiedad de ninguna sociedad o logia, son representaciones que gobiernan el inconsciente de cada ser humano que camina sobre la tierra. Dominarlos hace que sea posible comenzar a desprogramar la mente y reconectar la materia con el self para que de esta forma puedan confluir en un equilibrio que podría definirse como armonía holística.

Círculo de Periodismo Hierofante podría tener muchos significados y connonatociones, puesto que los símbolos se distinguen precisamente por poseer la capacidad de la dualidad. Pero en este caso, tanto los símbolos utilizados en su emblema como en la leyenda, se utilizaron para darle vigorocidad y cargar de buenaventuranza el recorrido de Exégesis Diario.

El círculo representa la fraternidad y la igualdad entre sus miembros, así mismo el Ouróboros (la serpiente que, devorando a sí misma su cola, conforma un anillo). El círculo manifiesta el ciclo natural de vida, muerte y renacimiento o reencarnación. A su vez se traduce como el devorador del YO, del ego, que en la alquimia podría interpretarse como la transmutación de metales base (como el plomo) en oro, de la materia en espíritu. Representa, en definitiva, la perfecta comunión de lo espiritual encarnado en la materia; El Sí Mismo.

El logo de Exégesis Diario es un ojo en medio de una pirámide invertida, esto quiere decir, que observa lo terrenal o lo guía. Esta representación triangular -y femenina- hace remisión a la fecundidad. En el plano periodístico la pirámide hacia abajo hace referencia directa a las cinco "W" o preguntas fundamentales sobre las que se yergue cualquier trabajo periodístico y que se conoce como La pirámide invertida del periodismo (donde la información más importante está arriba y la menos relevante abajo). Pirámide significa "en medio del fuego" y su forma común (una pirámide asentada en la tierra cuya punta mira en dirección hacia el cielo) representa la armonía de lo terrenal con lo divino o que busca o hace hincapié en el contacto con lo sagrado. El horizonte en cuyos extremos hay un sol y una luna simbolizan las dos columnas que en la antigüedad decoraban el gran salón de las escuelas de misterios egipcias. El horizonte plano representa el reino o tercera dimensión que experimentamos a través de los cinco sentidos y el sol y luna (además) los antiguos dioses que han adorado las diferentes civilizaciones a lo largo de la historia así como los géneros macho y hembra que, en conjunto, fusionados, dan lugar al acto divino de la creación -tanto interior como exteriormente-. Los astros tienen el mismo tamaño siendo así fiel a sus avatares en la realidad holográfica que experimentamos los seres humanos (con un sol y una luna cercanos). Por último, el punto que se observa en el medio del horizonte, simboliza la tercera columna de las escuelas de misterio que es encarnada en este caso por el hierofante -el éter o quintescencia-. Hay que tener presente que la tercera columna del gran salón era simbólica y por lo tanto no era observable. Este poderoso símbolo representa la entelequia inagotable que dormita en el cuerpo secular del profano y que es despertada por el soplo inmortal de Sophia a través de Kundalini, abriendo así las puertas de la sabiduría -por eso los tres pétalos-rayos que se abren encima del punto; simbolizan la iluminación crística encarnada en la tercera dimensión donde se manifiesta la humanidad-, dando de esta manera comienzo al camino iniciático.

Exégesis Diario es, en conclusión, una comunión, es un sendero común disponible para cualquiera que esté del otro lado dispuesto a dejar arrastrase por el soplido:

bienaventurados sean quienes transiten el camino de la verdad y compartan los frutos de sus experiencias.

Exégesis Diario

Redacción de Exégesis Diario

Te puede interesar