El ritual luciferino según Kerth Barker

RETAZOS 09 de agosto de 2020 Por Exégesis Diario
RITUAL

Kerth Barker fue víctima de abuso ritual y un controlado mental desde la infancia. Como niño transexualizado en Kathy, su deber era atender las necesidades sexuales de importantes luciferinos pederastas como el denominado Barón. A continuación, desde Exégesis Diario, compartimos un fragmento de su autobiografía donde se exponen algunas brutales prácticas de los rituales satanistas.

Eventualmente los Fabian me entrenaron para hacer algunas de sus técnicas de terapia. Había víctimas del control mental basado en trauma con las que los Fabian no querían trabajar. Tenían que ser selectivos acerca de con qué clientes trabajaban porque su tiempo era valioso y limitado. Además, no querían trabajar con clientes que tenían una alta probabilidad de volverse violentos durante la terapia -éstas eran las víctimas de los experimentos MK Ultra y Abuso Ritual Satánico que crecieron hasta convertirse en adultos inestables-. Algunas víctimas MK Ultra habían sido entrenadas para tener personalidades álter que eran asesinos violentos. Los Fabian no querían trabajar con estas víctimas, pero yo estaba dispuesto a hacerlo. A veces Ole Jack, junto con algunos de sus hombres, me apoyarían cuando trabajaba con clientes inestables. Incluso usando las técnicas de los Fabian, a veces un cliente con múltiples personalidades cambiaría repentinamente a una violenta personalidad álter. Así que al hacer este tipo de terapia, yo siempre tenía personas conmigo que podrían protegerme. Yo también estaba dispuesto a trabajar con personas que estaban tratando de recuperarse de una adicción a beber sangre con adrenalina. A los Fabian no les gustaba trabajar con los bebedores de sangre. Así que ocasionalmente yo les ayudaba a hacer el trabajo que no podían o no querían hacer.

La cantidad de tiempo que yo pasaba trabajando para la resistencia y el tipo de trabajo que hacía, variaba. Pero en general no pasé demasiado tiempo en terapia o trabajando para la resistencia. Más que nada yo sólo intentaba vivir una vida normal. Estuve en trabajos ordinarios. Tenía amigos corrientes. La mayoría de mis amigos no-Luciferinos eran personas con las que yo andaba de fiesta. Cuando yo estaba en terapia no bebía ni fumaba marihuana, pero cuando no estaba en terapia, me divertía mucho. Mis relaciones tendían a ser impersonales. Yo disfrutaba salir con mujeres, pero las relaciones no duraban mucho tiempo. Yo no quería acercarme demasiado a nadie. Tenía demasiados secretos que debían ser guardados.

Con el tiempo mejoró mi relación con mi familia. Mi trabajo con los Fabian me hizo enfocarme en esos momentos felices que tuve con mi familia. Y llegué a darme cuenta de que tenía muchos recuerdos felices de momentos pasados con mi familia. Aprendí a dejar ir los problemas que tuve con mi familia cuando era niño y enfocarme en las experiencias positivas. Siempre mantuve mi relación con mis amigos y mi familia separada de mi relación con los Luciferinos reformados de la resistencia.

Mi contacto primario con la resistencia fue Bob. Yo siempre tuve sentimientos encontrados acerca de él. Él me había rescatado de Shotzy, lo cual probablemente me salvó la vida. Pero luego él me entrenó para ser lo que era esencialmente un prostituto infantil, lo cual era increíblemente humillante y doloroso. Quería matarlo por eso. Pero luego, con la ayuda de James y una copia de un raro libro sobre satanismo, él respondió por mí (con su vida) y me ayudó a escapar del Barón. Así que durante mi tiempo con este movimiento de resistencia, yo constantemente cambiaba de idea entre no confiar en Bob y apreciar el hecho de que él estaba tratando de hacer expiación por haber hecho algunas cosas terribles a un montón de niños. Yo no era el único niño que él entrenó y explotó sexualmente, y no quiero ni pensar en lo que pasó con los otros. Pero finalmente él jugó un papel importante en socavar el Comité. Así que la historia de su vida fue una de terrible pecado y poderosa expiación.

Bob había sido un satanista entusiasta, así que su eventual rechazo del satanismo fue extraordinario. Lo que pasó fue que en nombre del Comité, el Barón envió a Bob alrededor del mundo para filmar los rituales de los diversos satanistas que estaban conectados de alguna manera con el Comité. Se suponía que él solamente tenía que hacer las películas y luego entregarlas al Comité en Europa. Pero secretamente hizo copias, pensando que al Barón le agradaría tener copias de todo esto también. Pero algunas de las prácticas rituales de algunos de estos grupos satánicos eran tan extremas que incluso Bob se sintió horrorizado cuando las vio.

Incluso tan insensible como él era, cuando Bob vio los niveles de locura y violencia en estos grupos satánicos, fue perturbado por eso. De hecho él estaba escandalizado a raíz de esto. Habló en confianza con otro amigo satanista que le habló de un lugar llamado "El Retiro". Este era un lugar donde las personas que habían sido sometidas a Abuso Ritual Satánico podían sanarse, desprogramarse y recuperar su cordura. Bob fue allí con su hermana Betsy durante varios meses. Para el momento cuando Bob y su hermana partieron, estaban muy cambiados. 

Su hermana tenía originalmente múltiples personalidades. Incluso después de que dejó El Retiro, ella estuvo entrando y saliendo de la terapia con los Fabian durante muchos años. Con los métodos de terapia de los Fabian, ella finalmente se integró en una sola personalidad dominante que podía recordar todo. Pero esta personalidad dominante no se llamaba a sí misma Betsy, así que en cierto sentido, Betsy dejó de existir.

Bob realmente no sufría del síndrome de personalidad múltiple, pero claramente tenía una profunda crisis de identidad. Fue durante terapia intensiva que Bobby y Roberta desaparecieron completamente dejando sólo a Bob y un armario de ropa de mujer que él ya no usaba. Y fue en El Retiro que Bob llegó a darse cuenta de lo extraña que había sido su infancia. Llegó a sentirse culpable por el hecho de que él había entrenado y explotado a niños para que sirvan sexualmente a pedófilos. Él quería hacer expiación por todo lo que había hecho mal, así que Bob secretamente se unió al movimiento de resistencia Júpiter.

Según lo que me dijeron sobre El Retiro, los pacientes allí estaban bajo constante supervisión y vigilancia. El problema es que muchos de ellos tenían personalidades múltiples y todos ellos tenían problemas de identidad graves. Si una peligrosa personalidad alter se activaba, los directivos de El Retiro tenían que saber esto inmediatamente. A los pacientes no se les permitía escuchar radio o ver televisión mientras estaban allí. Sólo se les daban algunos artículos de periódicos para leer para que pudieran mantenerse al día sobre lo que estaba pasando en el mundo exterior. Durante esas épocas en El Retiro cuando no estaban trabajando en la terapia, a los pacientes se les permitía relajarse y leer ciertos libros y novelas. Y había actividades recreativas en las que podían participar. Pero la terapia era intensiva.

Cuando los pacientes llegaban a ser lo suficientemente estables, eran alentados a trabajar en El Retiro haciendo tareas. Estas serían cosas como limpieza de los edificios o trabajar en los amplios jardines e invernaderos. Los pacientes que acudieron allí estaban desesperados por ayuda. Y la curación que tuvo lugar allí era poco menos que milagrosa. Una vez que sus personalidades se habían reintegrado, fueron asistidos a regresar a la sociedad normal.

El Barón no sabía nada de este movimiento de resistencia. No tenía ni idea de que Bob y Betsy habían ido a El Retiro. Después de que volvió de El Retiro, Bob continuó trabajando para el Barón como cineasta. En nombre del Comité, Bob continuó viajando a distintos grupos de satanistas donde filmó sus prácticas. Pero secretamente hizo copias de todas estas películas. Y empezó a mostrar estas películas que él había hecho a personas que no estaban autorizadas a verlas. Él hizo esto para crear la desilusión en globalistas aristocráticos que no tenían ni idea de los extremos del satanismo. Yo personalmente vi muchas de esas películas, y algunas de ellas eran abrumadoramente estremecedoras.

Tengo que decir que no todas las películas eran violentas o sexuales. Muchos grupos satánicos tienen rituales que son dignos y en algunos casos muy estéticos. Muchos de estos Luciferinos parecían racionales y sinceros. La mayoría de las películas que Bob había hecho de estos grupos eran como que aburridas. Muchas de ellas eran películas de ricos Luciferinos cantando encantamientos, haciendo afirmaciones y representando rituales rutinariamente.

Y algunas eran así como graciosas. Había una película de una aristócrata adinerada dando una conferencia a un grupo de sus seguidores satánicos. Estaba desnuda al igual que todas las personas en la habitación con ella. Pero no había nada realmente sexual sobre esto. Muchas de las personas en la habitación eran ancianas y así era su líder. Ella no tenía nada puesto salvo maquillaje, zapatos, guantes largos y joyas. Estaba bebiendo un Martini mientras sostenía un libro en su otra mano. Se titulaba Más Allá del Bien y del Mal (Beyond Good and Evil). La mujer estaba citando periódicamente partes de él mientras ella daba una conferencia a su grupo sobre los defectos de la filosofía cristiana. Estaba ligeramente mareada por el alcohol y arrastraba las palabras de su discurso de vez en cuando, pero toda la gente desnuda en la habitación parecía seguir atentamente cada palabra suya. Era todo tirando a cómico.

Pero algunas de las películas eran escandalosamente violentas. Algunas eran tan grotescas que no pude mirarlas completamente hasta el final. Cuando se trataba de los aspectos técnicos de la realización de películas, Bob era muy hábil. Siempre tenía la iluminación correcta y siempre posicionaba bien la cámara. Esto fue en la década de 1970 y principios de los 80 antes de que la tecnología digital hiciera posible los efectos especiales realistas. Estábamos mirando estas películas en una época cuando hubiera sido imposible falsificarlas. Y todos los que vieron estas películas lo sabían.

Una de estas películas violentas era de un joven trabajador inmigrante mexicano siendo violado y torturado hasta la muerte por un grupo de satanistas en California. Todo esto tuvo lugar en el sótano de una gran mansión. La víctima había estado atada desnuda sobre una mesa de madera robusta. Sus pies estaban en el suelo, atados a la parte inferior de las patas de la mesa. Estaba boca abajo arriba de la mesa y totalmente inmovilizado.

Los hombres y mujeres en este grupo satánico iban de veinte a cuarenta años de edad. Y había algunos niños presentes. La víctima estaba hablando en español y algunos de los satanistas estaban hablando con él en español. Cuando vi esta película con él, Bob la tradujo para mí. Algunos de los hombres y las mujeres estaban usando sombreros con cuernos en ellos, pero aparte de eso, todo el mundo estaba desnudo.

La película comenzaba con los satanistas varones violando analmente al hombre mientras las mujeres satanistas los alentaban. Al principio la víctima estaba enojada, pero luego empezó a suplicarles que se detengan. Entonces una mujer consiguió una botella de refresco de vidrio y un martillo y se los mostró a la víctima. Ella le dijo que le iba a meter la botella en el ano y a romperla con el martillo. Entonces ella comenzó a violarlo con la botella. Él gritó fuerte rogándole que no rompa la botella. Entonces ella sacó la botella y dejó el martillo. Tomó una fusta y andaba por ahí donde él pudiera verla. Ella levantó la fusta y la botella. Ella le dijo que escogiera una. Ella lo golpeó en la espalda un par de veces con la fusta, pero no demasiado fuerte. Le dijo que eligiera una o la otra. Él no respondió. Ella le dijo que si él no elegía, ella escogería algo peor. La víctima indicó la fusta. La mujer le preguntó si él quería ser azotado. Él dijo: "Sí", suavemente. Ella le exigió que hable más fuerte. Exigió que él le dijera claramente lo que él quería que ella hiciera. Finalmente en español, en voz alta, él dijo: "Azóteme", una y otra vez. Todos los del grupo se rieron de esto. Entonces la mujer dejó la fusta y la botella y recogió un látigo hecho de un manojo de alambre de púas. Tenía un mango de madera en el extremo que ella sostenía. Ella se rió de él diciendo que él había pedido ser azotado y ahora ella iba a darle lo que él pidió. Ella y las otras mujeres allí lentamente lo desollaron con este látigo de alambre de púas. Algunas de ellas se estaban masturbando mientras lo azotaban. Esto tomó algún tiempo. Mientras esto sucedía, las otras personas en la habitación estaban fumando marihuana y bebiendo de botellas de vino. La víctima aullaba en agonía absoluta mientras lo torturaban. Eventualmente su piel empezó a verse como hamburguesa sangrienta. Pero en un punto de repente dejó de gritar como si él ya no pudiera sentir más el dolor. Él cerró sus ojos y en Español dijo: "Alabado sea Cristo", tres veces. Después de eso se desmayó. Luego ellos le cortaron la garganta y recolectaron su sangre en un recipiente grande. Lo desataron, arrojaron su cuerpo muerto a un lado y pusieron el recipiente lleno con su sangre cuidadosamente sobre la mesa. Consiguieron cálices y todos empezaron a beber con avidez la sangre. Finalmente tuvieron una orgía mientras escuchaban una grabación de una Misa Satánica realizada por Anton Szandor LaVey.

Bob me dijo que éstas eran personas bien educadas de familias ricas. Estaban muy bien relacionados con las personas en la política y el comercio. Bob dijo que antes de este ritual de sangre, él se había sentado en la sala de estar de su mansión y había tenido una agradable charla con ellos. Dijo que eran educados y bien hablados. Le dijeron a Bob que ellos estaban deseando que su ritual fuese filmado y esperaban que el Comité disfrutara viéndolo.

Y lo que tienes que entender es que esta película en particular hecha por Bob no era la más perturbadora que él alguna vez me mostró. Algunas eran mucho peores. Y los satanistas realizando estos locos rituales de sangre a menudo eran personas muy ricas, bien educadas y con buenos modales -excepto durante los rituales cuando ellos actuaban como si estuvieran poseídos por demonios-.

Las películas de Bob fueron utilizadas para intentar reclutar gente para el movimiento de resistencia Júpiter. Los Fabian tenían muchas amistades con aristócratas idealistas que eran ya sea iniciados Luciferinos o bien miembros de la élite mundial. Las películas de Bob fueron mostradas a personas que trabajaban para las Naciones Unidas, líderes corporativos, inversionistas poderosos y otros líderes mundiales. Pero éstas eran todas personas que en algún momento habían creído en el mito del gobierno utópico del Nuevo Orden Mundial. Pero cuando estos aristócratas ingenuos vieron la realidad de la locura en algunas de estas sociedades secretas luciferinas, se desilusionaron con el Comité y los Iluminati. 

Bob y los Fabian pensaron que podrían conseguir que los aristócratas influyentes se desilusionaran con la aceptación pasiva del satanismo violento por parte del Comité. Los Fabian esperaban que luego pudieran obligar al Comité a introducir reformas. Estas reformas detendrían esas prácticas como rituales de sangre, sexo pedófilo y control mental basado en trauma. Nunca confié completamente en el juicio de Bob. Pero los Fabian eran bastante inteligentes, así que pensé que su plan podría funcionar. Pero en retrospectiva, debería haber sido obvio que los satanistas ultraviolentos eran realmente el corazón del Nuevo Orden Mundial. Con una visión retrospectiva de 20/20 ahora puedo ver que yo era un tonto por creer que los satanistas alguna vez se reformarían. Es claro para mí ahora que este movimiento de resistencia estaba destinado a caer desde su comienzo. Y eso es lo que finalmente ocurrió.

Los Fabian eran brillantes terapeutas pero ingenuos sobre la política interna de los Iluminati. Alguien a quien intentaron reclutar para el movimiento los traicionó ante el Comité. El Comité envió agentes para estudiar el movimiento y sus miembros en secreto. Cuando el Comité reunió suficiente información abatieron el movimiento con fuerza brutal. Mataron a los Fabian, a Bob y a su hermana. Mataron a muchos otros y algunos de nosotros sobrevivimos.

Kerth Barker, autobiografía (PDF)

Los círculos pederastas en la Doctrina Luciferina según la víctima de abuso ritual Kerth Barker

Exégesis Diario

Redacción de Exégesis Diario

Te puede interesar